Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Los artilugios de la antigüedad compiten  en precisión con la ingeniería moderna Los artilugios de la antigüedad compiten  en precisión con la ingeniería moderna
El público asistente a la demostración comprueba cómo los romanos utilizaban el corobate, un instrumento de topografía empleado para la construcción de obras públicas en la antigüedad

Los artilugios de la antigüedad compiten en precisión con la ingeniería moderna

Isaac Moreno ofrece una demostración dentro de las Jornadas sobre Ingeniería de las Vias Romanas y dona varios reconstrucciones al Museo de Carreteras
Los antiguos romanos hicieron obras de ingeniería con una precisión increíble, que ha permitido por ejemplo que algunos de los puentes que construyeron todavía sirvan hoy día para soportar el tráfico de vehículos pesados. Lo lograron con unos artilugios que son capaces de competir  con la ingeniería moderna. Así lo constató  el ingeniero y divulgador Isaac Moreno, que ofreció este viernes una demostración práctica en el Centro de Conservación de Carreteras del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) en Teruel, donde mostró cómo nivelaban y proyectaban sus obras los romanos con instrumentos antiguos como el  corobate, la dioptra y la escuadra de agrimensor.

Los artilugios que empleó para hacerlo son reconstrucciones de instrumentos antiguos que él mismo ha hecho a partir de descripciones recogidas en documentos históricos y algunos hallazgos arqueológicos. Son piezas que reproducen con exactitud las mismas herramientas de topografía que empleaban los antiguos romanos en sus obras de ingeniería, y que ha exhibido en numerosos lugares. Esas tres reconstrucciones están depositadas en el Museo de Carreteras de Teruel, que acoge las instalaciones del Mitma en la capital turolense, después de que su autor las haya donado para su exposición.

La actividad, que contó con numeroso público, se enmarcó dentro de las Jornadas sobre Ingeniería de las vías romanas celebradas el jueves y el viernes en Teruel organizadas por el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y la Demarcación de Carreteras del Mitma, además de contar con la colaboración de Emipesa. El jueves, Isaac Moreno ofreció una conferencia en el salón de actos de la Cámara de Comercio, y realizó una demostración práctica con estos artilugios antiguos reconstruidos por él mismo.

Dentro de la actividad se inauguró también el nuevo espacio que se ha habilitado en el Museo de Carreteras dedicado exclusivamente a las calzadas romanas, en donde junto a paneles expositivos que explican cómo realizaban sus carreteras y los puentes los romanos, se muestran ya las tres reproducciones del corobate, la dioptra y la escuadra de agrimensor.

Isaac Moreno es un referente de la investigación sobre la ingeniería de las antiguas civilizaciones, en particular de los romanos. Ingeniero técnico de Obras Públicas en Aragón, es también un excelente y conocidísimo divulgador a través de documentales, como la serie de Televisión Española Ingeniería romana, y  las redes sociales, en las que muestra sus investigaciones a través de audiovisuales que tienen muchísimos seguidores. La demostración, que se prolongó durante una hora aproximadamente, fue grabada en vídeo para colgarla también y que se pueda ver en Internet.

El ingeniero José Miguel Galve explicó que estas jornadas están dirigidas a difundir el conocimiento sobre las obras públicas, y también a divulgar el trabajo que se hace desde el Centro de Conservación, donde se encuentra el Museo de Carreteras, que es único en España.

Galve incidió en la labor que el conferenciante, Isaac Moreno, viene desarrollando para la divulgación del conocimiento sobre la ingeniería y la construcción de las carreteras en la antigüedad. Trabajador de obras públicas en la Demarcación de Aragón, destacó de Moreno sus conocimientos como geógrafo e historiador y que se ha puesto de manifiesto en las numerosas publicaciones que ha hecho, aparte de los programas de televisión y a través de Internet.

Expectación


Las dos conferencias que impartió, la del jueves en la Cámara de Comercio, y la del vienes al aire libre con la demostración de los instrumentos antiguos de topografía, habían despertado mucha expectación en Teruel y no decepcionó por su gran capacidad comunicativa para transmitir los conocimientos con claridad y despertar la curiosidad.

Moreno incidió en lo complejo que era el trabajo de ingeniería incluso hoy con los medios modernos de que se dispone, y que sin ellos los antiguos romanos habían construido carreteras rectas y “cosas difíciles” como la traída de aguas a través de viaductos de recorrían largas distancias para llevar el agua.

Lo hicieron, explicó, con instrumentos que pueden competir con los actuales, y “con conocimientos de física práctica para llevarlo a efecto” porque conocían ya la trigonometría, al igual que civilizaciones mucho más antiguas.

Comentó que a los romanos les preocupaba mucho el reparto justo de las tierras, y que por ese motivo hacían replanteos muy precisos y exactos a pesar de que “hacían parcelaciones enormes” de hasta 80 kilómetros de largo. Hoy esas parcelaciones se han podido estudiar con instrumentos modernos y “se ve que son absolutamente precisas”.

Isaac Moreno hizo una exposición teórico práctica en el Centro de Conservación de Carreteras con la ayuda de los instrumentos antiguos que ha reconstruido, el primero de ellos una escuadra de agrimensor. Este aparato que permite establecer ángulos rectos se utilizaba en los siglos XVIII y XIX para hacer parcelaciones, e incluso hay documentación de que se usaba en el siglo XVI. La sorpresa llegó cuando en la realización de las obras de una autovía, apareció en las excavaciones una escuadra de agrimensor que fue datada en el siglo II, en época romana, luego ellos ya la utilizaban.

La réplica que ha hecho es de acero inoxidable y el viernes pudieron probar su eficacia los asistentes a la demostración, al igual que el corobate, un instrumento consistente en un brazo de seis metros colocado sobre un trípode que sirve para nivelar. La dioptra, otro artilugio más complejo hecho en metal y fabricado por Moreno siguiendo las explicaciones de textos antiguos, fue otro de los instrumentos que se utilizaron y con el que pudieron experimentar los asistentes a la charla. El ponente aseguró que estos instrumentos antiguos de nivelación “compiten” con el nivel óptico de hoy en día.

Tras la exhibición, los aparatos se colocaron en el museo, donde se expondrán a partir de ahora en una nueva sección en la que se da a conocer cómo se hacían las calzadas y los puentes romanos, y la avanzada tecnología que  emplearon en su construcción, con procedimientos como los actuales con la diferencia de que carecían de los medios mecanizados actuales.
 
Carlos Casas e Isaac Moreno durante la inauguración de la nueva sala del Museo de Carreteras de Teruel dedicada a las vías y puentes romanos


El ingeniero Carlos Casas ofreció también una visita guiada al museo, que ha desarrollado él junto con Modesto Pascual, y que se puede visitar de manera libre los sábados por la mañana.

Reconstrucciones basadas en piezas originales


Las tres reconstrucciones de instrumentos antiguos de topografía utilizados por los romanos están basadas en piezas originales, bien porque se han encontrado en excavaciones arqueológicas como es el caso de la escuadra de agrimensor, o porque han sido descritas en obras clásicas. En este último caso las reconstrucciones que se habían hecho hasta ahora, tanto del corobate como de la dioptra, se alejaban de lo que tuvieron que ser en su momento, pero Isaac Moreno ha aplicado sus conocimientos científicos para poder reconstruirlos a partir de la lógica y de los conocimientos de física y topografía.

Eso convierte a estas piezas reconstruidas en únicas, y al Museo de Carreteras de Teruel en un lugar de referencia que alberga una exposición igualmente única.

El redactor recomienda