Síguenos
Luz, paisaje y retales,  la materia con la que  están hechos los sueños  de Ángeles Pérez Luz, paisaje y retales,  la materia con la que  están hechos los sueños  de Ángeles Pérez
‘La materia de la que están hechos los sueños’ es una fotografía de Ángeles Pérez que da título a la exposición. A. P.

Luz, paisaje y retales, la materia con la que están hechos los sueños de Ángeles Pérez

La fotógrafa turolense inaugura este sábado una nueva exposición en el Museo de Albarracín
banner click 244 banner 244

Tras el exitoso paso con Hacia la abstracción por el paisaje de Ángeles Pérez por dos de las salas de exposiciones más importantes de la Comunidad Autónoma, el IAACC Pablo Serrano en mayo de 2023 y el Museo Provincial de Teruel en mayo de 2022, la fotógrafa turolense regresa, también en mayo, a la actividad expositiva. Lo hará en el Museo de Albarracín con una nueva muestra titulada La materia de la que están hechos los sueños, que se inaugura en este espacio este sábado, en un acto que tendrá lugar a las 18.30 horas. La exposición permanecerá abierta hasta el 14 de julio.

La materia de la que están hechos los sueños es el título de una de las obras que vertebran y dan nombre a la exposición. Antes de ponerle ese nombre a una de sus fotografías más conocidas, Ángeles Pérez escuchó esa frase por primera vez en el Halcón Maltés (John Huston, 1941), en boca de Humphrey Bogart, aunque la expresión procede La tempestad de William Shakespeare, que la utiliza -”Somos la materia de la que están hechos los sueños, y nuestra breve vida se cierra con un sueño”- para describir de forma metafórica que el ser humano y sus propios anhelos no dejan de ser la misma cosa.

Espectacular tríptico perteneciente a la serie de ‘Paisajes’. A. P.

Esa pieza está constituida por un tríptico fechado en 2009, que se expuso por vez primera en junio de 2010 en la exposición colectiva Desde la sombra; una visión del arte turolense hoy que comisarió Ernesto Utrillas en el Museo Provincial de Teruel. Su mensaje sigue de plena vigencia aunque hayan pasado casi década y media.

La imagen está concebida “como un itinerario vital y creativo”, en palabras de Santiago Martínez, que vuelve a comisariar la exposición de la fotógrafa. “Muestra su autorretrato junto a diversos fragmentos fotográficos: un intenso cielo rojo, pigmentos, retales de tela, delicados grafismos que remiten al Kolam -símbolo hindú de la buenaventura-, pequeños cantos rodados y otros materiales encontrados y acumulados. De esta manera la autora alude a sus principales fuentes de inspiración”.

Ángeles Pérez vuelve a exponer, en esta ocasión en el Museo de Albarracín

En esa fotografía Pérez trata de sintetizar las diferentes esferas que en su opinión forman a la persona; desde lo más interno e íntimo hasta que lo que trasciende a la propia piel; sin olvidarse de la historia y el bagaje que va acumulándose sobre las espaldas con el transcurso de los años, en lo artístico y también en lo personal. Sin embargo todo forma parte de una especie de intangible, que tiene que ver con el concepto de sueño entendido como anhelo. Un mundo plagado de abstracciones, que es una abstracción en sí mismo, y que desde las bellas artes en general y la fotografía en particular Ángeles Pérez se atreve a indagar en su naturaleza para presentarla al público del modo más gráfico posible.

A partir de esa obra principal la exposición se articula en base a la selección de imágenes que caracterizan dos de las líneas creativas en las que la autora se ha volcado principalmente. Una de ellas va hacia lo general, hacia el concepto de paisaje que siempre ha orbitado en su trabajo. La otra desciende al detalle, a los retales de la existencia en la artista visual cambia el foco para aprehenderla.

‘Lluvia’ es un ejemplo de cómo la autora encuentra la abstracción en la naturaleza

El paisaje en su concepción metafórica pero también más academicista siempre ha estado en el universo de Ángeles Pérez, y de hecho ha fructificado en numerosos proyectos artísticos concretos, como Paisajes de interior, Interior bosque, Crash o Caligrafías, series en los que en mayor o menor medida se ha dejado llevar por cierto surrealismo y libertad formal mostrando, en más de una ocasión, cierto orientalismo.

Tanto le debe Pérez al paisaje algo que hizo central en la narrativa de su último proyecto, Hacia la abstracción por el paisaje: el paisaje es para ella el comienzo de todo.

La serie ‘Retales’ combina la textura de las telas con detalles vegetales

La turolense trata de llevar la fotografía de paisaje más allá de la simple imagen panorámica de un lugar, buscando dobles lecturas, lenguajes diferentes al puramente fotográfico y referencias artísticas externas que remitan a otros significados. En palabras de Santiago Martínez, esos paisajes son “fragmentos de una naturaleza sentida, remiten a las inquietudes propias de una aventurera que siente la necesidad de trasmitir lo esencial de algunos instantes vividos. Resulta fácil conectar su mirada con la de otros fotógrafos vinculados con el medio natural, que recurren a él para trascender más allá del referente, como así ocurre en los trabajos del fotógrafo Axel Hütte y su afán por atrapar lo intangible”.

La otra línea de trabajo en la que se articula la exposición se refiere a la serie fotográfica Retales. Por un lado remite a la visión fragmentada del mundo que necesariamente tiene el ser humano, y por otro, de forma más explícita, a los pedazos de tejido que su madre, dedicada a las labores de costura, guardaba cuidadosamente. Santiago Martínez denomina a estas imágenes “fotografías del silencio”, obtenidas gracias al absoluto dominio del control de la luz y el claroscuro que Ángeles Pérez imprime a sus imágenes, técnicamente impolutas.

La fotógrafa demuestra un gran dominio de las luces y el claroscuro

Es Retales, quizá, la serie más íntima y personal de la artista turolense. En ella las telas y sus texturas casi tangibles a través de la fotografía conviven con flores y plantas aromáticas, en referencia al sentido del olfato que dispara el recuerdo hacia el pasado, lo mismo que los pedazos de tela remiten directamente a la infancia de la autora. A propósito de ellos el comisario de la exposición cita al poeta Juan Lamillar cuando se refiere a las naturalezas muertas de Giorgio Morandi: "Estos son los objetos. Miradlos. Son sencillos. También está la luz y la quietud de las sombras. Y con ellos dibujo una frontera entre el tiempo y la nada, entre lo inmóvil y la vida que surge de lo inmóvil”.

El redactor recomienda