Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

¿Nació en Teruel uno de los mayores genios militares del Renacimiento español? ¿Nació en Teruel uno de los mayores genios militares del Renacimiento español?
Rubén Sáez señala la posición de una de las troneras redondas que se artillaban con cañones

¿Nació en Teruel uno de los mayores genios militares del Renacimiento español?

Una investigación de Arcatur revela que el Torreón de Ambeles es la primera obra documentada de Ramiro López

Es probable que el nombre de Ramiro López no le diga gran cosa al publico en general, pero si le preguntamos a un experto en historia militar o en poliorcética- así se denomina la disciplina que trata del asalto, asedio o defensa de ciudades, castillos o plazas fuertes-, la cosa cambia. Ramiro López fue el mayor genio español, en el cambio del siglo XV al XVI, en la construcción de enclaves fortificados. Su obra magna es la fortaleza de Salsas, en el Rosellón francés, aunque dejó su sello en castillos de toda España y dotó de sus inventos artilleros y tácticos a la Alhambra de Granada una vez que entró al servicio de los Reyes Católicos, y que inspiraron a artistas como Durero o a ingenieros como el mismísimo Leonardo Da Vinci.

Se sabía que los Reyes Católicos contrataron a Ramiro López y lo convirtieron en su lombardero, quien construía los baluartes defensivos y dirigía los asedios de artillería, en 1483, poco después de que estos visitaran Teruel y se alojaran en su Alcázar Real, situado en lo que hoy es la Judería.

Lo que no se sabía es un trascendental descubrimiento que acaban de hacer público los investigadores turolenses Rubén Sáez, José Francisco Casabona y Javier Ibáñez, y es que el Torreón de Ambeles, un baluarte defensivo que por sus características no tiene paragón en España y acaso en Europa, fue diseñado y construida por Ramiro López, en 1475.

Probablemente Fernando e Isabel quedaron tan impresionados por esa infraestructura durante su visita que decidieron contar con sus servicios para dirigir los asedios a ciudades como Ronda o Málaga y en la campaña contra Granada, completando la expansión cristiana por la península Ibérica, y para fortificar posteriormente sus posiciones estratégicas más importantes. La investigación sigue su curso y en el futuro promete esclarecer interrogantes que siguen abiertos. Se sabe por las crónicas que Ramiro López era aragonés, ahora bien... ¿qué hacía en 1475 en Teruel? ¿Pudo uno de los mayores genios en la construcción de fortalezas, uno de los predecesores e inspiradores del Marqués de Vauban, considerado el padre de la poliorcética moderna cuyos principios se han aplicado hasta la Segunda Guerra Mundial, haber nacido en esta ciudad?

Una torre excepcional

Esa es una hipótesis que los investigadores turolenses esperan confirmar o descartar en el futuro, gracias a la investigación que lleva años desarrollando la Asociación para la Recuperación de los Castillos Turolenses (Arcatur), gracias en parte a las subvenciones en materia de fomento del asociacionismo y la participación ciudadana que concede el Ayuntamiento de Teruel.

De lo que no hay ninguna duda es de la autoría del Torreón de Ambeles. Los investigadores buscaban el año de construcción de la fortificación, que hasta ahora no estaba datada, y la encontraron en el Archivo Provincial de Teruel, en un documento fechado en 1475 en el que el Concejo de Teruel encarga la construcción de un torreón artillero, que entonces se llamó la Torre Nueva, para que junto a la Bombardera proveyera de fuego defensivo a lo largo del sector noreste de la muralla, en dirección a Zaragoza.

La sorpresa fue mayúscula cuando los investigadores leyeron en ese documento que el encargado para su construcción es nada menos que Ramiro López, que en 1475 debía de ser apenas conocido. Hasta ahora, las primeras obras que estaban atribuidas a López databan de 1483, cuando ya contaba con el reconocimiento de trabajar para la Corona. De hecho, el hallazgo “nos permite pensar que fue precisamente la construcción del Torreón Ambeles lo que hizo que fuera contratado por los Reyes Católicos, porque no puede ser casual que dicha contratación tuviera lugar justo después de la visita real a Teruel”, explica el historiador Rubén Sáez. Años más tarde, tras la toma de Granada, López fue nombrado Maestro Mayor de Artillería del Reino, siendo el responsable de todas las operaciones de este tipo y adquiriendo gran notoriedad.

Aún antes de relacionar el Torreón de Ambeles con Ramiro López los investigadores intuían que guardaba algún secreto, “porque siempre hemos pensado que ese torreón es especial”, asegura Sáez. “Yo no conozco ni en España ni en Europa otra torre defensiva en forma de estrella”, explica. Esa estructura y su colocación le permitía tener un rango de tiro de más de 180 grados, ya que sobresalía con respecto a la antigua muralla, muy desplazada hacia dentro con respecto a la actual línea de edificaciones de la plaza Domingo Gascón. Todavía pueden verse en la torre las troneras redondas por los que asomaban los cañones. Antiguamente no existía la pequeña puerta que da a la Ronda, y los agujeros sobre las troneras no son matacanes -no tienen sentido si no están colocados sobre puertas o zonas de paso de los eventuales enemigos, a quienes arrojar aceite o piedras- sino respiraderos diseñados para que el humo generado por los cañones escapara al exterior y no asfixiara a los artilleros. Esta configuración le permitía disparar en perpendicular a la muralla, en ángulo de 45 grados e incluso en paralelo a esta, de modo que entre el Torreón de Ambeles -comenzó a llamarse así a partir del siglo XVIII porque perteneció a la familia de los Ambel- y el de la Bombardera podían barrer a un enemigo situado a pocos metros de la puerta de la muralla que se abría hacia Zaragoza.

Javier Domingo, concejal de Turismo, y Rubén Sáez, ante el Torreón de Ambeles

“Este novedoso diseño en estrella se verá luego ya no en torres, sino en fortificaciones enteras”, explica Sáez, “y de hecho lo vemos repetido en el castillo de Salses”.

El investigador afirma que “tenemos en Teruel la torre más genuina del mejor ingeniero de asedios en tiempos de los Reyes Católicos, sobre la que comenzó a experimentar elementos que luego se copiaron en todo el mundo, y la que le hizo entrar al servicio de la Corona y obtener fama y prestigio”. López mejoró e inventó traverses, falsabragas, fosos y baluartes artilleros que cambiaron la guerra. Recurrió a las minas explosivas cuando los franceses tomaron su castillo de Salses y logró recuperarlo, e incluso creó un sistema de baluartes portátiles que se transportaban en barcos, y que se usaron para crear cabezas de puente en el norte de África, sentando las bases para los futuros desembarcos anfibios que marcaron el signo de la Segunda Guerra Mundial. “Creo que son razones de peso para reivindicarla y dar a conocer la importancia de esta torre”.

Jornadas divulgativas

Y ese es el objetivo de la jornada que se celebrará este sábado, 27 de noviembre. No serán en el propio torreón, porque no hay sitio aunque si un problema de humedades que antes o después habrá que solucionar, sino en el Casino de Teruel.

Entre las 10.30 horas y las 18 horas tendrán lugar una conferencia sobre las aportaciones de Ramiro López a la historia militar (Rubén Sáez, 10.45 horas); sobre la importancia del Torreón de Ambeles en Teruel y como obra de referencia en España (Javier Ibáñez, 11.30 horas), y sobre la revolución científica que ha supuesto el hallazgo en Teruel de nueva documentación sobre Ramiro López (José Francisco Casabona, 12.30 horas). A las 13.15 horas se celebrará una mesa redonda sobre el presente y el futuro del Torreón de Ambeles, en la que participarán los tres investigadores turolenses y el concejal Juan Carlos Cruzado. Y como colofón, a las 16.30 horas, se ofrecerá una visita guiada al Centro de Interpretación de la Muralla, la torre de la Bombardera y otros tramos de la muralla, poniéndola en relación con Ambeles.

Un buen momento para reacondicionar ese espacio

Además de organizar la jornada para divulgar el valor excepcional, militar e histórico, del Torreón de Ambeles, Rubén Sáez asegura que este es el momento adecuado para actuar sobre ella para, incluso, hacerla visitable. A este respecto, el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Teruel, Javier Domingo, aseguró que “este equipo de gobierno siempre ha apostado por la muralla como un recurso importante para la ciudad, y en este sentido vamos a hacer todo lo posible por hacer las actuaciones que sean necesarias”.

“Antes de eso”, matizó Domingo, “hay que hablar con el propietario del Torreón de Ambeles, que es la Diputación Provincial de Teruel”.

El Torreón de Ambeles forma parte de las instalaciones del Museo Provincial de Teruel. A principios de los 80 fue objeto de unos trabajos de consolidación, y entre 1983 y 1986 acogió una exposición de juguetes tradicionales, que hoy se encuentra en el Museo del Juguete de Albarracín de Eustaquio Castellano y Rosa Maciá. Finalmente se cerró por los problemas de accesibilidad que planteaba y por las humedades que se filtraban.

Un descubrimiento de calado en la historiografía militar

Más allá de la importancia que cobra el Torreón de Ambeles una vez atribuido “sin género de dudas” a Ramiro López, hay que destacar que la investigación de Sáez, Ibáñez y Casanova -algunos de cuyos frutos fueron publicados en el libro La muralla de Teruel, escrito por los tres además de Sergio García, José Ángel Gil, Chema López Ruiz, Beatriz Martín, Domingo Martínez, Miguel Sancho y Arturo Suárez-, proporciona datos inéditos sobre la vida y la obra del genio español de la poliorcética.

Hasta ahora las obras conocidas de López estaban documentadas entre 1483, ya al servicio de los Reyes Católicos, y 1510. Tras averiguar que en 1475 construyó el Torreón de Ambeles, queda por saber si esa fue su primera obra, o si ya había construido otras. “Es poco probable que tuviera obras anteriores, al menos por Teruel, porque ninguna se le parece”.

Sin embargo el que López gozara ya de cierto prestigio en 1475 explicaría algo que no deja de ser peculiar. Que el documento hallado en el Archivo Histórico Provincial en el que el Concejo le encarga las obras mencione su nombre. “Es difícil conocer la autoría de las torres construidas a lo largo de una muralla porque no eran obras de gran calado, ya que las murallas siempre tienen varios torreones, y no siempre se mencionaba a su autor en los documentos antiguos”, explica Sáez.

La otra hipótesis es que en 1475 Ramiro López no fuera especialmente conocido -aunque se ignora en qué año nació debía de ser relativamente joven- y su mención en el documento se deba simplemente a un escribano particularmente diligente. Eso colocaría al Torreón de Ambeles como la obra que catapultó la carrera de alguien llamado a hacer historia en el desarrollo de la poliorcética. Y abre un interrogante todavía más apasionante. ¿Qué hacía un joven y desconocido Ramiro López en Teruel? ¿Acaso nació aquí y, por tanto, era el ingeniero que más a mano tenía el Concejo de Teruel?

“Todo eso lo vamos a seguir investigando, porque todas las crónicas dicen que era aragonés pero nadie sabe dónde y cuándo nació”, asegura Sáez. “Seguramente nos llevará años la tarea de averiguar su verdadero origen, pero estoy convencido de que hemos dado un paso de gigante en este campo de la investigación”.

El programa

Sábado, 27 de noviembre. Todos los actos tendrán lugar en el Casino de Teruel

10.30 horas.-Inauguración de la Jornada sobre el Torreón de Ambeles, impartida por Javier Domingo, concejal de Turismo de Teruel

10.45 horas.- El Maestro Ramiro López, un ingeniero excepcional. Sus aportaciones a la poliorcética, impartida por Rubén Sáez, doctor en Historia Militar

11.30 horas.-El Maestro Ramiro López y la muralla de Teruel. El Torreón de Ambeles, una obra excepcional de las últimas décadas del siglo XV, impartida por Javier Ibáñez, doctor en Historia y Arqueólogo

12.15 horas.-Descanso

12.30 horas.- La figura de Ramiro López a través de la documentación inédita, impartida por

José Francisco Casabona, historiador del Arte

13,15 horas.-Mesa Redonda: La muralla de Teruel: presente y futuro. Intervendrán Juan Carlos Cruzado, concejal de Urbanismo, Rubén Sáez, Javier Ibáñez y José F. Casabona

16.30 horas.-Visita Guiada: los investigadores ofrecerán una visita por el Centro de Interpretación de la Muralla, la Torre de la Bombardera y otros tramos de la muralla.

El redactor recomienda