Síguenos
Una acción artística visibiliza los trabajos domésticos en el Viaducto Una acción artística visibiliza los trabajos domésticos en el Viaducto
Los alumnos de Bellas Artes que participaron en la acción artística efímera realizada en el Viaducto

Una acción artística visibiliza los trabajos domésticos en el Viaducto

Alumnos de Bellas Artes de Teruel realizan una instalación efímera reivindicativa

El Viaducto Fernando Hué de Teruel se convirtió ayer miércoles en el escenario de una acción artística reivindicativa llevada a cabo por alumnos del grado de Bellas Artes, a través de la cual visibilizaron el trabajo doméstico no reconocido como es el que hacen las amas de casa.

A lo largo de entre 40 o 45 metros, los estudiantes colgaron trapos con mensajes como “Trabajo mal pagado”, “Esclavitud”, “Injusto” o “Inviable”, para llamar la atención de los viandantes que cruzaban el Viaducto, que podían participar escribiendo también sus mensajes para llamar la atención sobre la realidad del trabajo doméstico y la falta de reconocimiento que hay sobre el mismo.

La profesora de Bellas Artes, Bia Santos, explicó que se trataba de una acción desarrollada dentro del programa de arte y entorno en espacios públicos, para que los alumnos pudiesen planificar una actuación de este tipo teniendo en cuenta no solo el hecho artístico, sino también todos los trámites que tuvieron que realizar, como los permisos municipales para hacerla, o la colaboración con la Federación de Asociaciones Vecinales y Culturales de Teruel.

Marta Burriel, una de las alumnas del grupo de ocho alumnos que organizó la acción, que están en cuarto curso de la carrera, explicó que para ello habían contado con la colaboración de otros estudiantes, alrededor de una veintena. Indicó que era un proyecto de “visibilización” de una realidad, como es la falta de reconocimiento que se tiene hacia el trabajo doméstico, a través de una instalación artística al aire libre.

La misma consistió en la colocación de trapos domésticos colgados en cuerdas a lo largo de un gran tramo del viaducto, con lemas reivindicativos y de denuncia sobre esa realidad oculta de los trabajos domésticos.

La acción artística lo que buscaba, mediante la imagen del trapo, era reivindicar las labores domésticas que han estado ocultas e invisibilizadas en todos los estamentos sociales. El colectivo que llevó a cabo la acción explicó que pretendían no solo visibilizar un acto cotidiano y fundamental, sino también “reivindicar el trabajo doméstico no reconocido como es el de las amas de casa”.

Los trapos los colgaron en cuerdas como si se tratase de un tendedero, y explicaron que “tender en un espacio público reivindica lo oculto, lo que no se ve”. De esa forma, precisaron, “la obra intenta actuar como nexo de identidad, pues ese pedazo de tela es donado por alguien relacionado con estos cuidados”, de manera que el trapo “cuenta una historia singular y propia del donante”.

La acción fue efímera y la instalación estuvo unas dos horas, durante las que se pidió a quienes pasaban por el Viaducto que escribiesen sus mensajes.

El redactor recomienda