Síguenos
El Andorra avanza hacia la salvación económica con cautela El Andorra avanza hacia la salvación económica con cautela
Un jugador del Andorra cuelga un balón al área en el duelo de la primera jornada ante el Atlético Teruel. J.G.P.

El Andorra avanza hacia la salvación económica con cautela

El club reduce su deuda con Hacienda pero su situación sigue siendo límite
banner click 241 banner 241
El Andorra continúa con vida. Al menos de momento. El club ha conseguido reducir parte de su deuda con Hacienda después de que el ente del estado se haya quedado con una propiedad de la entidad andorrana. El club trató de paralizar la subasta de inmuebles a través de un crowfunding con el que se logró recolectar una cantidad cercana a los 230.000 euros, insuficiente para saldar una deuda que ascendía hasta los 540.000 euros con intereses incluidos. Por lo tanto, a pesar de haber conseguido un aliento de oxígeno que permite la continuidad del club, tal y como se decidió en la última junta directiva celebrada la semana pasada, la situación de la entidad sigue siendo preocupante y de no solventarse los problemas económicos durante esta temporada su desaparición podría ser una realidad.

Muchos años lleva el conjunto minero inmerso en una profunda crisis institucional que, por fortuna, no se refleja de manera notable en lo deportivo. Ese es el principal escollo para una directiva que trata de evitar el ahogamiento definitivo de un histórico del fútbol turolense. Su presidente, Antonio Donoso, confía en que la situación continúe mejorando poco a poco, pero reconoce que tienen que ir “con los pies en el suelo”, ya que la deuda viene de muchos años atrás: “Ese es el mayor de los males. Haciendo ha ido avisando y no hay una fecha real de inicio de la deuda. Se van sumando incumplimientos, pagos y aplazamientos  y ya son muchos episodios”.

La decisión de seguir adelante

Pese a ello, la junta directiva del cuadro minero decidió que el club debía seguir adelante a pesar de no poder cumplir todos los pagos que debe realizar a Hacienda para solventar su deuda. De tal manera, la Agencia Tributaria optó por ejecutar algunos de los bienes que posee el club para cobrarse parte de la cantidad que debe el club. Tras el crowfunding llevado a cabo el pasado verano y la primera subasta de Hacienda, la deuda del Andorra ronda los 215.000 euros en la actualidad, por lo que la entidad deberá ponerse manos a la obra para encontrar soluciones que permitan la viabilidad económica del club después de dar unos primeros pasos con cautela que pueden servir como guía para ejecutar acciones beneficiosas con el futuro del club sobre la cuerda floja.
En la actualidad, la junta directiva del Andorra se encuentra en negociaciones con la Agencia Tributaria para encontrar formas de pago que puedan facilitar la continuidad del conjunto minero con vida en las categorías más modestas del balompié turolense.

Pendientes del Nudo Mudéjar

Una de las soluciones que contempla el club es la venta de varios inmuebles de los que dispone con el objetivo de poder pagar el resto de la deuda con el dinero que saque. Para ello, la llegada de las empresas del Nudo Mudéjar a territorio andorrano puede ser una buena noticia. La entidad confía en que las nuevas factorías que lleguen a la comarca de Andorra-Sierra de Arcos puedan tener interés en adquirir alguno de sus locales para instalar oficinas. Desde la entidad andorrana lamentan haber llegado a una situación de tal complejidad, pero consideran necesario obtener soluciones lo antes posible a fin de mantener vivo al equipo que disputa sus partidos en el Juan Antonio Endeiza, un campo que al ser municipal no entra, en principio, dentro de los posibles inmuebles que el club podría poner a la venta para solventar su histórica deuda.

Con fecha de caducidad

Aunque la deuda del club se ha reducido notablemente durante el último año, los intereses siguen creciendo cada temporada que pasa. Con algo más de aire la situación sigue siendo compleja para una directiva cuyo objetivo principal es conseguir saldar la deuda del club por completo antes de que acabe la temporada que acaba de comenzar. De no conseguirlo, las horas de la entidad podrían estar contadas, ya que la situación volvería a agravarse notablemente y su salvación se complicaría en gran medida. El presidente del club así lo confiesa: “El objetivo principal es solventarla esta temporada. Si no, podríamos hablar de desaparición”.

Diferir de lo deportivo

La complicada situación que vive el Andorra en los despachos se olvida en cierta medida cuando el equipo salta al terreno de juego. Al menos eso es lo que sucedió la pasada semana cuando el cuadro minero logró su primer triunfo de la temporada ante el Atlético Teruel a domicilio. El gran derbi ante el Alcañiz de esta jornada se plantea como una nueva oportunidad para olvidarse de “lo otro”, como reconoce Antonio Donoso, que también confiesa que se está llevando “lo deportivo por un cauce y lo económico por otro, para que la situación no afecte tanto”. De momento, sobre el verde la cosa no pinta mal.

El redactor recomienda