Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

El Utrillas saca a relucir su casta en casa de  los gigantes de la liga El Utrillas saca a relucir su casta en casa de  los gigantes de la liga
Lautaro despeja un balón de cabeza en el derbi ante el Calamocha en Jumaya. Javier Escriche

El Utrillas saca a relucir su casta en casa de los gigantes de la liga

El conjunto minero ha sido el único capaz de puntuar en el campo de los dos primeros clasificados de la liga
banner click 241 banner 241
El tiempo ha terminado dando la razón a Pitu Lerga. El entrenador del Utrillas insistía durante el complicado inicio liguero en que los resultados positivos, tarde o temprano, iban a terminar llegando. Aquel arranque empinado le sirvió al equipo minero para curtirse y tomarle la medida a los conjuntos más poderosos de la categoría. Un hecho que le ha permitido salir de la zona de descenso a base de casta y compromiso. El Utrillas es el único equipo de la competición que ha sido capaz de acabar con la imbatibilidad tanto del Épila como del Tamarite, primero y segundo clasificado, en sus feudos, donde antes de enfrentarse al cuadro turolense ninguno de los dos equipos se había dejado puntos. El progreso, que le ha permitido al cuadro de Pitu Lerga acumular cinco partidos consecutivos sin conocer la derrota, confirma el despegue de un equipo que por fin parece haber conseguido dar con la tecla para disfrutar, y hacer disfrutar a los suyos, de su regreso a la Tercera RFEF.

Con cuatro derrotas en seis partidos comenzó el Utrillas una temporada en la que la ilusión debía obtener, en teoría, todo el protagonismo. El ascenso conseguido durante la pasada temporada animaba a pensar que el proyecto continuista del conjunto minero podía encajar bien en una categoría con mucho baile de nombres entre equipos. 

Complicado arranque

Sin embargo, el sorteo deparó un calendario desafiante para el recién ascendido equipo turolense. En las dos primeras jornadas, el equipo de las Cuencas Mineras tenía que verse las caras con los dos equipos descendidos de la Segunda RFEF, que superaban de manera cuantiosa en presupuesto a un Utrillas que plantó cara pero que solo pudo obtener un punto.

Ese fue el inicio de un arduo camino que los de Pitu Lerga fueron recorriendo entre lesiones, ausencias y demás complicaciones. Pero las adversidades fortalecieron a un equipo que en casa solo había caído ante el Barbastro. Precisamente, la derrota ante el cuadro oscense provocó cierto nerviosismo, ya que el bloque utrillense acumuló tres tropiezos consecutivos que lo introdujeron de lleno en la parte más baja de la clasificación.

Pese a ello, los mineros fueron capaces de reponerse y poco a poco ir encontrando la fórmula para transformar su idea, que era de sobra conocida por el equipo, en puntos para salir del pozo.

Cambio de rumbo

El derbi ante el Calamocha, que concluyó con empate a uno,  fue el primer paso de un cambio de rumbo que se hizo efectivo tan solo una jornada después al conseguir la primera victoria de la temporada ante La Almunia en La Vega. Desde entonces, el Utrillas parece haber sido capaz de desprenderse de la losa que tanto peso ejercía sobre su espalda. 

Fue capaz de demostrarlo en un nuevo reto a domicilio, el más grande al que se había enfrentado hasta el momento, con un valioso empate ante el Épila. El cuadro turolense salió a La Huerta, donde nadie había logrado puntuar, con ganas de dar la sorpresa. Y lo logró. Los de Pitu Lerga contuvieron a los locales hasta que en el minuto 68 Rafinha adelantó a los zaragozanos. Pero ele quipo tiró de rasmia y terminó sacando un punto de oro gracias al gol de Puky en el minuto 89.

En el regreso a La Vega, los utrillenses volvieron a demostrar que ya no recordaban el mal momento por el que pasaron durante las primeras fechas de campeonato. Ante el Almudévar, los mineros fueron muy superiores e incluso merecieron los tres puntos. Sin embargo, tuvieron que conformarse con un empate ante otro de los clubes que mejor había empezado la temporada.

Pero en una nueva muestra de superación, los muchachos dirigidos por Pitu Lerga volvieron a sacar a relucir su casta el pasado fin de semana. El bloque minero viajaba hasta La Colomina, donde el Tamarite contaba por victorias todos los partidos disputados hasta el momento, con la intención de sumar su quinto encuentro seguido puntuando. Tanto el cuerpo técnico como los jugadores eran conscientes de que el choque iba a ser complejo, pero confiaban en sacar algo positivo.  Un golazo de Jorge López sirvió para ponerse por delante y sumar un triunfo heroico, ya que, de nuevo en un escenario más que complicado el Utrillas tiró de empeño. Con un hombre menos durante casi media hora, los mineros asaltaron un nuevo feudo hasta entonces invicto.

El redactor recomienda