Síguenos
Judit Castillo: “Trabajo en la pista diez horas  y en cuanto puedo intento jugar” Judit Castillo: “Trabajo en la pista diez horas  y en cuanto puedo intento jugar”
Judit Castillo en el Pierremont Oaks Tennis Club (Lousiana, EEUU) donde imparte sus clases

Judit Castillo: “Trabajo en la pista diez horas y en cuanto puedo intento jugar”

La tenista turolense está a punto de completar su formación universitaria en Estados Unidos
banner click 241 banner 241
Después de haber concluido su formación universitaria en Ciencias del Deporte y la Salud en la Universidad de North Western State, en Luisiana, ahora Judit Castillo de ha volcado en la enseñanza del  tenis, su vocación más pasional. La deportista turolense quiere labrarse su futuro trasatlántico en Estados Unidos, donde reside desde hace un lustro y en donde ha encontrado su lugar como directora de fitness y asistente de tenis profesional en Pierremont Oaks Tennis Club en Shreveport, Louisiana.

-Usted marchó a América en 2017 para estudiar becada como jugadora de tenis. ¿Ha concluido ya su formación académica?
-Terminé la carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte  en mayo de 2020 y en agosto de ese mismo año empecé el máster en Administración Deportiva. En Estados Unidos el máster es de dos años. Ahora estoy en el último semestre, que consta de prácticas, que pueden ser remuneradas.  Resulta que vine al club en el que estoy trabajando a jugar un torneo y estuvimos hablando el manager del club y yo, me hizo una oferta y después de pensarlo decidí venir porque me cuadraba todo porque podía compaginar lo que yo había estudiado con el deporte  más me gusta, que es el tenis

-Además, ¿sigue compitiendo?
-Compito, pero ahora lo hago en torneos con el club. El propio club tiene un equipo que compite  tanto a niel estatal, como regional y nacional y compito con él.  En estos momentos no estoy entrenando para competir de forma profesional pero no descarto que cuando empiece la temporada me ponga a entrenar a tope y a competir a ver qué pasa. Sé que ahora es complicado porque estoy ocupada con el trabajo y con el Máster, pero cuando termine los estudios voy a tener un poco más de tiempo para poder dedicarlo a eso. Mientras, sigo entrenando haciendo mi preparación física y jugando  tenis cuando tengo tiempo libre.
Es curioso que trabajo en la pista de tenis cerca de diez horas al día y en cuanto tengo tiempo libre me pongo a jugar a tenis.

-¿Sigue becada en la Universidad?
-Cuando una persona llega a Estados Unidos como estudiante-atleta puede estar becada un máximo de cuatro años. En mi caso, ese periodo fue de mayo de 2016 a mayo de 2020, pero en marzo de ese año llegó el coronavirus. Entonces cancelaron la temporada y, en lugar de considerar que habían concluido mis cuatro años me dieron un año más de legibilidad por lo que pude jugar un quinto año de tenis  que también estuvo becada. Los primeros cuatro años  estuve haciendo la carrera y el quinto año de tenis  fue el primero del Máster.
El primer año de Máster empecé así, y el semestre pasado, que era  mi segundo año de Máster, estuve trabajando en el gimnasio de la Universidad y ayudaba con la preparación física de los estudiantes-atletas. Seguía vinculada al deporte, a la Universidad y a la preparación física, pero desde un punto de vista de trabajadora en lugar de como estudiante-atleta.

-¿Ese cambio es a mejor?
-Es muy diferente. Echo de menos el competir con el equipo porque creas unos vínculos  para toda la vida con las compañeras de equipo, que terminan siendo amigas e incluso familia. Aunque ahora mismo las personas con las que yo competí en el equipo están desperdigadas  por todo Estados Unidos e incluso algunas han regresado a sus países, seguimos estando unidas. Ese vínculo es algo muy especial. 
También echo de menos la adrenalina de competir, desde luego.  Presentarse en un partido  para darle el último punto al equipo es un subidón. Estar en la pista de al lado animando a tus compañeras son momentos increíbles. Ahora estoy en una posición en la que puedo ayudar a otras personas a poder ir a una universidad para vivir las experiencias que yo he podido vivir.

-En estos cinco años ¿qué trofeos guarda en su recuerdo con más cariño?
-Terminé mi carrera en la Universidad en el top-8  de la historia de mi Universidad de victorias individuales. Tenía la octava mejor marca de todos los años que tiene la Universidad. 
También recuerdo cuando quedamos finalistas en 2018 en la Conferencia. Ese fue un año increíble. Eramos seis jugadoras, otras dos que no pudieron jugar en todo el año y un entrenador. El vínculo que creamos fue muy fuerte y muy bonito y esa unión fue la que nos hizo crecer y llegar a ser finalistas  en la Conferencia.
También  tengo muy buen recuerdo de los resultados que he podido conseguir de forma individual, aunque al final, se disfrutan más cuando puedo ayudar al equipo.  por eso destacaría en los años 2028 y 2029 los reconocimientos por parte de la Conferencia, sintiendo el formar parte del primer equipo de individual y de dobles de la Conferencia.

-Ahora que está próxima a terminar sus estudios, ¿qué planes de futuro tiene? ¿va a seguir en Estadios Unidos o piensa regresa a España?
-La idea es quedarme en  Estados Unidos. Estoy trabajando en el Pierremont Oaks Tennis Club en  Shreveport, Louisiana,a una hora de donde está la Universidad. Estoy muy agradecida a Grady Wilson, director de Pierremont Oaks Tennis Club, por darme la oportunidad de trabajar aquí como directora de fitness y asistente de tenis profesional. También estoy agradecida también a Kaitlyn Hamm por guiarme en los pasos del entrenamiento personal en el gimnasio de Northwestern Stat, así como al departamento de preparación física por la experiencia de trabajar con estudiantes-atletas.  También a Olga Bazhanova y Patric DuBois por reclutarme para jugar para Northwestern State y a los entrenadores asistentes que han ayudado también a hacerme la jugadora que soy hoy en día. 
La verdad es que estoy muy a gusto donde estoy y creo que tengo todo lo que podía desear.
¡Ojalá pudiera quedarme aquí a largo plazo!

-¿Con qué frecuencia visita Teruel?
-La última vez que fui fue este verano. Estuve todo junio y la primera mitad de julio. Ahora, hasta mayo de 2023 no creo que vuelva. Cuando vaya ahora a Teruel será de año en año en lugar de en cuestión de meses, como hacía antes.

-Y cuado visita Teruel, ¿se trae las raquetas para jugar a tenis?
-La última vez que fui a Teruel dejé la raqueta en Estado Unidos. Lo que hice fue desconectar, pasar tiempo con la familia y con los amigos y salir a la naturaleza. Disfruté Teruel viéndolo desde un punto de vista casi de turista más que como nativa. Normalmente suelo dejar la raqueta, y si no lo hago es porque estoy en competición.

El redactor recomienda