Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El equipo Plaza-Nadal, a bordo del Land Cruiser del equipo Avatel, en acción en la Baja Dehesa Extremadura. @Avatel

Plaza y Nadal, quintos en su debut en la Baja Dehesa Extremadura

En la tercera especial llegaron a rodar terceros pero terminaron cuartos tras auxiliar a un volcado
En la quinta posición y completando su primera carrera como equipo, el tándem formado por los turolenses Mónica Plaza, de Aliaga, al volante del Land Cruiser HDJ, y el turolense David Nadal como navegante del coche del equipo Avatel, logró el primer objetivo de su debut en competición llevando el coche hasta la línea de meta en la Baja Dehesa Extrenadura, aprendiendo a ser competitivos pero evitando una eventual avería que pudiera dejarles fuera de carrera.

Además de la quinta plaza en la categoría T2, el Avatel de Plaza y Nadal acabó en el puesto 34 scratch, compitiendo contra prototipos y vehículos con mucha más preparación que el Toyota.

Plaza y Nadal compiten en el Campeonato de España de Rallyes Todo Terreno en categoría T2 para coches de serie con ligeras modificaciones. Lo hacen con un Toyota Land Cruiser preparado por el equipo Avatel para la ocasión. Un coche morado de 3.000 kilos con el que quieren completar las seis pruebas del calendario del Nacional.

En la Baja Dehesas de Extremadura que terminó ayer el equipo Avatel, que tuvo sus primeras (y únicas) sesiones de test la semana pasada en la Masía Pelarda, se hizo con un buen botín de puntos que podrán terminar resultando muy valiosos en la clasificación general del campeonato tras una carrera con una alta participación de equipos portugueses.

Primera experiencia


El objetivo de esta primera carrera juntos de Mónica Plaza y David Nadal era “empezar a conocer el coche y cómo se desenvolvería Mónica al volante”, recordó el copiloto, que valoró como “muy bueno” el resultado “desde el minuto cero” porque la piloto de Aliaga estuvo “cómoda” y “segura”, conduciendo “sin correr riesgos pero con un ritmo muy ligero”

Además, el coche con el que compitieron “no era el mejor para este escenario porque es muy grande y muy pesado”, mientras que el resto de participantes emplearon “vehículos mucho más ligeros” que se desenvolvían mejor en los constantes cambios de rumbo que marcaba el roadbook.  “No tienen tantas inercias y en los pasos estrechos, que había muchísimos, no tienen que ajustar tánto”, explicaba ayer Nadal, que recordaba que en algunas ocasiones tuvieron que llegar a reducir tanto el ritmo que Mónica llegó a engranar la primera velocidad porque en algunos sitios “los retrovisores tocaban en las puertas”, apuntó Nadal.

Además, la sintonía entre piloto y navegante ha sido buena y se han cumplido los pronósticos que hizo la pareja la semana pasada en Masía Pelarda durante la realización de los test para su puesta de largo en carrera. 

Navegación


La navegación fue uno de los puntos decisivos en la carrera y ahí también brillaron los turolenses. Nadal es uno de los copilotos mejor considerados en el mundo del off road y Plaza llega de acompañar en el asiento de la derecha a su padre en infinidad de carreras, incluidas varias participaciones en el Rally Dakar. Una de las claves para que apenas se produjeran errores en el rumbo fue que “hemos ido exactamente por el sitio”, dijo Nadal. “Como yo preveía ha ayudado mucho el que ella sea muy buena navegante porque lo que yo le cantaba ella ayudaba a buscarlo, y eso es súper importante”, añadió el copiloto.

La carrera


El primer tramo fue una crono rápida en la que los turolenses tuvieron su primera toma de contacto en condiciones de fuego real con el Land Cruiser en modo competición.  La dupla turolense lograba la sexta posición, aunque la diferencia de más de 25 minutos con los primeros empezaba a dejar patente que su lucha por las posiciones de podio iban a estar muy disputadas. 

Después se corrió la segunda especial, que para los coches discurriría entre Alcochel y Villanueva del Fresno. Éste fue  el tramo más largo, “de casi 200 kilómetros”, recordó Nadal, en la que el equipo fue “de menos a más”, relató el navegante, para quien las sensaciones fueron buenas. “Fuimos de menos a más, muy bien. Mónica siempre ha ido muy segura. Hemos ido cogiendo confianza y ritmo”, recordó el copiloto, celebrando cómo lograron colarse entre sus predecesores, ganando posiciones respecto a la prólogo para terminar cuartos de la categoría T2. Unos resultados que vinieron a refrendar el plan de “hacerlo bien e ir subiendo peldaños por seguridad, no por riesgo”, tratando siempre de proteger la mecánica, conscientes de que una avería o una rotura que les dejase fuera de carrera sería el peor de los resultados posibles. 

A pesar de esa prudencia, los turolenses rodaron en la tercera posición buena parte del tramo, aunque en el tercer parcial terminaron viéndose superados por el tándem luso Grilo-Cerveura, a bordo de Isuzu Dmax después de que se detuvieran a ayudar a un participante que había volcado y de que la organización terminase por no devolverles los cinco minutos que emplearon en el auxilio.

Precisamente, el Isuzu de Grilo sería el coche más rápido de entre los T2 en el único tramo que se disputó de la especial vespertina del sábado entre Alconchel y el Lago Alqueva, donde Plaza y Nadal fueron sextos, quedándose a solo 14 segundos de la quinta posición. El segundo tramo no se disputó por seguridad después de que un piloto de motos sufriera un accidente.

En la etapa del domingo el coche del equipo Avatel  no logró rodar al ritmo del resto de competidores y terminó en sexta posición de la etapa y de la general.


Próxima estación: Teruel


Con la mirada puesta en la segunda carrera del calendario, la Baja Aragón, en Teruel, la tripulación del equipo Avatel ya ha empezado a elaborar una lista de mejoras para el coche, aunque no es previsible que a Teruel puedan llegar modificaciones importantes. 

Sin embargo, en el tipo de carrera que suele plantear Octagon en la carrera turolense el tipo de vehículo que conducen se desenvolverá mejor al tratarse de pistas rápidas y con pocos cambios de rumbos sucesivos. 

Aunque Plaza suele preferir recorridos más revirados, es previsible que al Toyota le favorezca más el tipo de escenario de Teruel, donde “una vez que lanzas el vehículo, las diferencias entre un ligero y un corto no son tantas porque no hay frenadas para hacer un giro cerrado”, explicaba el copiloto.
 

El redactor recomienda