Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

Belén Fuertes, jefa de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación del Gobierno en Teruel: Belén Fuertes, jefa de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación del Gobierno en Teruel:
Belén Fuertes, jefa de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación del Gobierno en Teruel

Belén Fuertes, jefa de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación del Gobierno en Teruel: "Más de mil mujeres han sido asesinadas desde 2003, más que las víctimas de ETA"

Afirma que una legislación duradera y acciones desde la escuela son dos de las claves hacia la igualdad
banner click 244 banner 244

Belén Fuertes presentó el miércoles Pioneras, un calendario cuyos meses están protagonizados por doce mujeres vinculadas a Teruel que han alcanzado la excelencia en su ámbito, alguno de ellos tradicionalmente masculino. Celebra las iniciativas que redundan en seguir concienciando contra la violencia de género, al mismo tiempo que recalca que todavía queda mucho por hacer. Y recuerda que cualquier denuncia en este sentido puede dirigirse al 016 o al whatsapp 600 000 016, borrándolo después del historial de llamadas.

-¿Cuál es el objetivo del calendario ‘Pioneras’, que destaca doce mujeres turolenses de muy diversos ámbitos?
-Queremos dar a conocer los valores que encarnan mujeres turolenses que triunfan en ámbitos habitualmente reservados a los hombres, para que las niñas tengan esos referentes femeninos, que tanto escasean en los libros de texto, donde mirarse.

-En la presentación se recalcó que ‘Pioneras’ no es un calendario solo para niñas, sino para todas las personas...
-Así es. Si lo niños tienen en la cabeza que es normal ver mujeres futbolista, guardia civil o bombera, las niñas lo van a tener mucho más fácil a la hora de elegir estos caminos si lo desean. Por eso quisimos destacar a estas mujeres que destacan en puestos que tradicionalmente ocupan los hombres, porque el mensaje es que cualquier persona, independientemente de su género, puede realizarlo. El trabajo clave es contribuir a romper los estereotipos y los roles que tanto daño hacen, no solo en la infancia, porque en realidad están en todos los ámbitos de la sociedad. En este sentido me gustaría recalcar un dato. Y es que, pese a lo que se ha avanzado, los alumnos matriculados en las carreras y disciplinas STEM, de ciencias, tecnologías, ingenierías y matemáticas, son solo el 13%, y es significativo porque más del 55% de los universitarios son mujeres. Esto nos indica que tenemos que seguir trabajando en promocionar los referentes femeninos también en estas disciplinas.

-¿El Plan Nacional Contra la Violencia de Género y las leyes al respecto serán de largo recorrido, u ocurrirá como con la educación o la memoria histórica, que están siempre al albur del gobierno de turno?
-Yo confío en que así sea. Espero que se mantenga esta línea progresista y feminista por la que está apostando el Gobierno y que se mantengan estas reivindicaciones. No podemos olvidar que más de 1.000 mujeres han sido asesinadas desde que se contabilizan los asesinatos, en 2003. Muchas más de las víctimas que ocasionó ETA. Está claro que es un problema de Estado que tiene que seguir abordándose y hay un Pacto de Estado firmado por cinco años y que seguramente se renovará por las próximas legislaturas.

-Sin embargo determinadas formaciones políticas siguen teniendo un discurso diferente. Desde algunos sectores se sigue negando la mayor.
-Esa forma de ver las cosas es un paso atrás con respecto a todos los logros que hemos alcanzado las mujeres con apoyo de los hombres. Las mujeres necesitamos el apoyo de los hombres para conseguir una sociedad igualitaria y feminista, que al final lo que pretende es que esa igualdad de derechos y oportunidades entre todos sea efectiva. Si esos discursos negacionistas y de odio que escuchamos en ocasiones calaran en la población sería un terrible retroceso. Debemos estar preparados para hacerles frente y demostrar, con datos objetivos y un discurso más enriquecedor que es necesaria la unión contra la violencia de género.

Provincia de Teruel

-¿Cómo son esas cifras estadísticas, cuando hablamos de la provincia de Teruel?
-A día de hoy tenemos a 143 mujeres con medidas activas de protección, a las cuales Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado hacen un seguimiento de protección. Veintisiete cuentan con el sistema telefónico de seguimiento para movilizar a personal especializado si en algún momento se sienten especialmente amenazadas. Y siete mujeres cuentan con los dispositivos de pulsera Cometa que sirven para garantizar que el agresor cumple efectivamente con esas medidas de alejamiento. Son cifras más altas de lo que nos gustaría, aunque en términos absolutos muy pequeñas comparadas con otras provincias mucho más pobladas como Zaragoza. Pero estas estadísticas tienen una doble lectura. Que las denuncias aumenten también significa que hay una mayor concienciación y sensibilización, y lo que queremos es que la sociedad se implique y de el paso, porque una mujer tarda una media de cinco años en denunciar desde que comienza la violencia. Toda la sociedad debe concienciarse en denunciar los casos de violencia en los casos de mujeres no están en condiciones de hacerlo, porque es la forma de ofrecer esas garantías de protección y seguimiento. La violencia de género siempre ha existido, pero antes no había denuncias porque se consideraba una cuestión doméstica, en la que los trapos sucios había que lavarlos en casa. Y nadie se hacía responsable cuando oía a una vecina gritar en su casa.

-¿Los medios de comunicación deben hacerse eco de los casos de violencia de género en proporción a la magnitud del problema? ¿O eso puede llevar al tan manido efecto llamada?
-Lo que no se nombra no existe. La violencia de género es un problema público y de Estado y hay que afrontarlo poniendo sobre la mesa los datos y las violencias que sufren las mujeres. En este caso invisibilizarlo no sería correcto. Y estoy convencida de que no existe un efecto de llamada como tal. Sí que hay momentos puntuales en los que coinciden un mayor número de asesinatos, pero no creemos que eso se deba al reflejo que el problema tiene en los medios de comunicación, sino a otros factores.

 

El redactor recomienda