Síguenos
Carmen Villanueva, apicultora: “Los pesticidas, insecticidas y la avispa asiática son un peligro para las abejas” Carmen Villanueva, apicultora: “Los pesticidas, insecticidas y la avispa asiática son un peligro para las abejas”
Carmen Villanueva es apicultora de Ariño

Carmen Villanueva, apicultora: “Los pesticidas, insecticidas y la avispa asiática son un peligro para las abejas”

Ofreció una degustación de la miel que recoge y envasa en Ariño siguiendo una tradición familiar

Hace 35 años que se dedica a la apicultura. Cuando empezó, su marido y su suegro llevaban extrayendo miel toda la vida. Carmen Villanueva confía en que también sus hijos continúen con este medio de vida que, asegura, “engancha”, y les ha llevado a crear una empresa familiar  (Apícola Levi) dedicada a la extracción, envasado y comercialización de miel. Ofreció una degustación de miel, polen y propolio en el Mercado Agroecológico celebrado en Ariño.

- ¿Le gusta el trabajo de la apicultura?

- Sí, muchísimo, porque engancha, porque la labor principal de las abejas es la polinización de las plantas y sin ellas no podríamos vivir. Como ves que son tan trabajadoras, tan rectas, que la reina es la que manda y todas obedecen y la colmena sigue adelante y funciona bien piensas que si todos funcionáramos como ellas nos iría mejor.

- ¿Todo ese trabajo ordenado se observa en una colmena?

-Sí, con el tiempo se ve que todas van a una, que todas tienen su trabajo, que no tienen problemas. Cada abeja tiene su función: unas van al campo, avisan a las otras para que vayan a polinizar cuando encuentran flores; otras limpian la colmena y la reina es la única que manda.

-¿Cómo es la reina?

- La reina es más larga y más grande, se ve a simple vista, y es la que pone los huevos, la que cuida al resto.

-¿Y cómo se determina qué abejas serán reinas?

- Las que lo van a ser ya nacen así. Según la alimentación que toman ves que unas van para obreras y otras para reinas. Las reinas, por ejemplo, siempre toman jalea real desde pequeñitas.

- ¿Cuántas crías salen normalmente?

- El número de crías también depende de cómo esté el monte, de si hay comida alrededor. Si la hay, habrá más reinas y si no hay comida y la flor se está pasando lo que ocurre es que la colmena suele partirse, porque en cada una suele haber unas 60.000 abejas, y unas cuantas se van a buscar otro lugar.

- ¿Cómo se distingue a las crías que van a ser reinas?

-Las abejas están en celdillas y sabemos que en aquellas de las que sale un canutillo hay una abeja que va para reina.

-¿No hay conflictos entre ellas?

-Si lo hay, las súbditas de una de ellas se van de la colmena a buscar otro lugar. A veces vemos que los bomberos van a retirar unas abejas que se han colocado en un tejado o en alguna ventana. Esas abejas son las que se han ido de un panal; pero no suelen estar en ese lugar más de 24 horas. Simplemente se han parado a descansar antes de seguir su camino para encontrar un sitio mejor, que será el hueco de un árbol o de una piedra.

- ¿Y los zánganos?

- Cuando no hay comida y ya no sirven para procrear, las mismas abejas los matan para que no se coman la miel. Es su ley.

- Muy matriarcal.

-Sí, bastante.

-¿Por qué hay pocas abejas?

-Por el uso de insecticidas, que las mata, y por una enfermedad, la barroa, que es como un piojillo que las acaba matando si no tienes cuidado. Se les come las alas, no pueden volar y mueren. Es una enfermedad que nos trae de cabeza.

- ¿Cómo se elimina?

- La barroa nace con ellas y se tiene que tratar porque si no se elimina contamina la colmena. Hay un tratamiento que hay que aplicar con cuidado, porque es agresivo, y luego hay que hacer un rascado en la celdilla con la cría. Da mucho trabajo. El problema es que si lo haces y el vecino no sirve para poco, porque se acaban contagiando de nuevo.

-¿Es una enfermedad nueva?

- Cuando mi suegro empezó no estaba, ni tampoco había pesticidas. Antes se ponían en el monte las colmenas, las abejas polinizaban y ya está, pero ahora, entre insecticidas, pesticidas, la desorientación por las antenas de los móviles, la barroa y  la avispa asiática...

- ¿Hay mucha avispa asiática en España?

-Gracias a Dios no mucha en Aragón, porque la avispa asiática se cría más en sitios húmedos. Hay mucha por el norte de España, por el Mediterráneo está llegando, pero en nuestra zona todavía no.

- ¿Como se lucha contra ella?

-Poniendo trampas. Se buscan nidos y se queman, porque parece que es la única manera. El problema es que son muy agresivas y la gente tiene miedo.

- ¿Esa especie invasora es un peligro para la autóctona?

-Sí, porque una avispa asiática puede comerse hasta 60 abejas autóctonas en un día. Su presencia provoca que las de aquí tengan miedo de salir y la colmena se muera, porque las que se atreven a salir acaban engullidas por las invasoras.

- ¿Le han picado muchas abejas en estos 35 años?

- Vamos muy bien protegidos, aunque siempre hay alguna que pica. De todas formas, no es lo mismo que te pique directamente a que lo haga a través de los guantes o del traje y, además, como les tenemos tanto cariño, el veneno que nos inyectan no nos hace nada.

El redactor recomienda