Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

Luis Alegre, escritor y cineasta natural de Lechago: “Aragón está viviendo  una especie de edad dorada en el cine en el siglo XXI” Luis Alegre, escritor y cineasta natural de Lechago: “Aragón está viviendo  una especie de edad dorada en el cine en el siglo XXI”
Luis Alegre posa para la entrevista. Adrián Fidalgo Camín

Luis Alegre, escritor y cineasta natural de Lechago: “Aragón está viviendo una especie de edad dorada en el cine en el siglo XXI”

“Las Film Commission son fundamentales para atraer rodajes, que son una fuente de riqueza para el territorio”
Luis Alegre (Lechago, 1962), muy vinculado con su tierra natal, vive estos días de verano entre charlas coloquio y otras actividades culturales. En estos momentos complicados que atraviesa el séptimo arte, este escritor y cineasta aragonés sigue difundiendo en sus charlas las curiosidades y entresijos del cine en Aragón.

-¿Cómo es la relación de Aragón con el cine?

-Así con una perspectiva histórica el cine y Aragón siempre han tenido una relación insólitamente rica. Es un idilio extraño, porque es llamativo que en una zona del planeta despoblada como la nuestra hayan nacido tantos cineastas, decisivos para el sector. Desde Segundo de Chomón, pasando por Buñuel, por supuesto, sin olvidarnos de las últimas generaciones, que nos están dando tantas alegrías como Pilar Palomero.

-¿A qué se puede deber tanto talento aragonés?

-La distribución del talento por el mundo es caprichosa, siempre es caprichoso, y aquí hemos tenido la suerte de que nos ha tocado una porción de talento importante para hacer cine. Se puede especular al respecto… A mí de todas las teorías, la que me resulta más sensata, aunque pueda parecer incluso una broma, es la que un día me dijo Bigas Luna, hablando de esto, y es que “para llegar lejos en el cine hay que ser muy testarudo”.   Entonces jugando con ese cliché de la obstinación aragonesa, de la testarudez, puede haber algo de verdad.  El cine requiere de mucha testarudez, porque hay cuestiones que los cineastas no pueden controlar, como la financiación, la infraestructura para una peli… y claro, o eres muy testarudo e insistente y no tiras la toalla fácilmente, o lo tienes complicado. Así que es posible que aquello que Bigas Luna dijo medio en serio, medio en broma, tenga su fondo de sensatez.

-Curiosa esa relación, si pensamos también en la economía aragonesa.

-Es algo muy misterioso. El cine es una industria, y siempre brilla en lugares donde la economía es muy potente. De ahí que EEUU sea la mayor potencia mundial, y por eso el cine ha estado en los países más poderosos como Francia, Inglaterra, Italia o Alemania Gran Bretaña. Pero de una forma completamente casi estrafalaria, Aragón ha dado cineastas fundamentales de la historia del cine, incluso mundial, y por supuesto español. Y se han desarrollado  todo tipo de iniciativas cinéfilas, desde cineclubs de cineastas amateurs, actividades variadas, el Desafío Buñuel, por ejemplo, o festivales de cine y también rodajes, a lo largo de las tres provincias aragonesas, de películas también muy emblemáticas, algunas de ellas.

-¿Cómo son las últimas generaciones de cineastas aragoneses?

-Es increíble la cantidad de gente que hay relacionada con el cine en Aragón, ahora en el siglo XXI se está viviendo una especie de edad dorada. Desde inicio del siglo se han sucedido una serie de cineastas y de películas que hacía tiempo que no ocurría en el cine relacionado con Aragón. Porque las figuras que normalmente se mencionan,  Forqué, Borau, Buñuel, Chomón, etc. , son gente que hizo cine fuera de Aragón, pero los que hacen cine en el siglo XXI, muchos de ellos han rodado en Aragón. Tenemos “Las niñas” rodada en Zaragoza, “De tu ventana a la mía”, de Paula Ortiz; también, “La novia”, o incluso  Miguel Ángel Lamata que fue un poco el pionero de esta generación con “Una de zombies”, rodada en la capital maña.

-¿Antes no se rodaba en Aragón?

-Eso antes era algo excepcional y correspondía sobre todo a los cineastas amateurs, que rodaban pelis, cortos y algún largometraje. Pero cine profesional destinado a estrenarse en pantallas convencionales en buena parte de España, eso desde hacía tiempo que no había ocurrido.

-De esta edad dorada aragonesa las cineastas tienen una buena proyección…

-Parece que ahora es muy llamativo que haya mujeres tan brillantes en los últimos tiempos, porque antes era algo insólito. Ya no solo a nivel regional, sino también a nivel nacional. Por ejemplo los casos de Paula Ortiz y Pilar Palomero están en primera línea de cine nacional, y Vicky Calavia, de la que estos días se proyectará en Burbáguena “Aragón rodado”, es una documentalista que lleva una actividad muy frenética e importante desde hace mucho tiempo. Son grandes ejemplos de estas nuevas generaciones de cineastas, que están obteniendo grandes resultados.

-¿También el elenco de actores y actrices viven buenos tiempos?

-Efectivamente ya no solo los cineastas, porque también actores y actrices, intérpretes y técnicos. Luisa Gavasa, ganó un Goya como símbolo del talento relacionado con la interpretación en Aragón.  Pero además hay una generación, por ejemplo, de cómicos alrededor de Oregón Televisión que me parecen buenísimos, y muchos de ellos están dando el salto al cine nacional como Laura Gómez Lacueva, Mª Sol Aznar, Jorge Asín. Sin olvidar a Jorge Usón y Carmen Barrantes que también tienen un buen brillo fuera de Aragón.

-¿Qué le parece la proyección de las Film Commission?

-Creo que son fundamentales. Para un territorio el que se ruede una película allí es una fuente de riqueza para empezar, pero también de potenciación de la imagen, es un mecanismo de promoción del propio lugar, y de autoestima, también para los vecinos. La gente lo vive como algo muy excitante.  Hay rodajes que ponen a los lugares en el mapa, como La vaquilla para Sos del Rey Católico, o Jamón, jamón para los Monegros, o El reino de los cielos para el castillo de Loarre, entre otros.

-¿Qué tiene esta tierra para el cine?

-En realidad para el mundo audiovisual en general.  Aragón tiene una ventaja de que es muy rica y muy variada. En Aragón puedes encontrar absolutamente de todo, y la mayoría de escenarios y localizaciones son puras, sin estar contaminadas y eso se agradece mucho para ciertas grabaciones.

 

El redactor recomienda