Síguenos
Altas vacas bajaban agachadas a la valla, a la mañana Altas vacas bajaban agachadas a la valla, a la mañana
Ilustración de Manuel Guíu

Altas vacas bajaban agachadas a la valla, a la mañana

banner click 244 banner 244
Víctor Guíu

¡Andanda! ¡Vaya, vaya!

A las mamás vacas daban alas, acá, tras las alambradas altas, vanas.

Alzaban las vacas atrás

las alambradas bajadas.

Ambas vacas balaban.

¡Bah! Vaya gansada.

¿Vas a la Mancha? A Alava, más allá. A las sanas planas. Allá lanzaba papá hasta las papas bravas. ¡Anda¡ Hasta las bambas saltaban, cantaban la Bamba al alba. Ya las matan las saladas, a la añada mala bastaban. ¡Caramba, caramba, caramba! Trabajan, pagan, talan, ganan, sangran, marchan, clavan...

¿hasta la nada?

A cada marcha, a cada casa,

a cada lanza, a cada mancha, a cada panza…

las avalan las cartas.

¡Vaya gañán daba la tabarra!

Trasladaban las ácratas actas hacia la val, más las patas, alabardas tallaban a fal la alfalfa manta, paraban.

Paraban a mamar Ambar.

Vaya bar, ancha la barra para tanta vaca alta y sagrada.

Sagrada;  a la par brava, cantaban las actas ácratas hacia la mar salada.

Acallar las armas largas hacia la val. Bajar, sacar la pata, amar para andar tras las alambradas altas. Tras atacar la casa, la casa Pagafantas...

Nada. Aplástadlas ya: ¡Napalm!

El redactor recomienda