Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

El brote del brucelosis del pasado año afectó a 18 ganaderías, sobre todo de La Puebla de Valverde y Sarrión, y obligó a sacrificar 12.000 animales El brote del brucelosis del pasado año afectó a 18 ganaderías, sobre todo de La Puebla de Valverde y Sarrión, y obligó a sacrificar 12.000 animales
Un momento de la reunión mantenida este viernes en la sede de la DPT

El brote del brucelosis del pasado año afectó a 18 ganaderías, sobre todo de La Puebla de Valverde y Sarrión, y obligó a sacrificar 12.000 animales

Las ayudas de la DPT a los ganaderos afectados se concederán este año
banner click 244 banner 244

Las ayudas de la Diputación de Teruel a los ganaderos afectados por el brote de brucelosis que en 2021 obligó a sacrificar 12.000 ovejas en La Puebla de Valverde y Sarrión se aprobarán este año, una vez que se complete la tramitación de la ordenanza y se publique la convocatoria de subvenciones. Para que todos cuenten con la información necesaria para recibir esta ayuda, la institución provincial ha convocado a los ganaderos este viernes a una reunión en la que les han explicado los detalles de este programa, para el que la institución provincial ha consignado 120.000 euros.

El objetivo de esta ayuda es apoyar económicamente a las ganaderías de ovino y caprino afectadas, radicadas en la provincia de Teruel, para paliar los efectos causados por el sacrificio de los ganados a causa del brote de brucelosis. "En la Diputación tuvimos la sensibilidad de destinar 120.000 euros, con el acuerdo de todos los grupos por unanimidad, para que se puedan reponer los animales" ha explicado Alberto Izquierdo, vicepresidente de la Diputación de Teruel, que ha lamentado que haya ganaderos que no vayan a reponer los animales porque han decidido cesar su actividad tras el parón obligado por el sacrificio: "Algo se está haciendo mal con la Política Agraria Común cuando el ovino cada día es menos, hay menos ganaderos".

Las ayudas de la Diputación son para la adquisición de animales, pero Izquierdo ha llamado la atención sobre las dificultades económicas para los ganaderos: "Esta gente lleva con su explotación parada un año, que tienen que comer, tienen que pagar y hay que seguir trabajando sin tener los animales. La pérdida económica no es quito un ganado y pongo otro, es paro un año mi explotación, pierdo todo lo que tenía y lo vuelvo a poner en marcha".

Por ello ha interpelado al resto de administraciones, Gobierno de Aragón y Gobierno de España, a establecer ayudas para los ganaderos en situaciones como estas, más allá de los costes del ejemplar, porque además el precio del ganado ahora es mayor que el que se pagó cuando se sacrificaron.

Sobre esto ha llamado la atención el ganadero Ricardo Fabregat, que ha puesto en duda la rentabilidad ahora de las explotaciones, porque ahora el coste de los animales es mucho mayor y porque las ovejas que se compren ahora no están adaptados al terreno. Cuando se sacrificaron los animales "las pagaron al precio que estaban entonces pero es que ahora valen el doble, como todo ha subido. Así que en este momento ¿qué haces? ¿tirar para adelante cuando has perdido la ilusión? y además no es rentable".

El diputado de Agricultura y Ganadería Antonio Pérez ha resaltado que la ayuda de la Diputación es compatible con la que pueda dar el Gobierno de Aragón y otras administraciones, al tiempo que ha lamentado el tiempo necesario para que salgan adelante. "Los trámites en la administración son largos pero lo importante es que puedan reponer sus ganados, que puedan continuar con su actividad, que bastantes inconvenientes tienen" ha apuntado Pérez.

La ordenanza de la Diputación de Teruel que aprueba las bases que regirán la convocatoria pública para la concesión de subvenciones está actualmente en exposición pública, hasta la próxima semana, y si termina el periodo sin alegaciones, a continuación se publicará la convocatoria de ayudas.

El texto contempla que son gastos subvencionables los derivados de la adquisición de ganado para reponer el sacrificado por el brote de brucelosis, teniendo en cuenta que deben ser animales indemnes a brucelosis e identificados individualmente.

La cuantía individualizada de subvención a cada beneficiario se obtendrá de la cantidad económica del programa y el número total de animales (machos y hembras) que se van a reponer, a razón del 50% del coste de adquisición y hasta un máximo de 50 euros por animal. El porcentaje máximo de reposición subvencionable será del cien por cien del censo de ganado sacrificado.

Las ganaderías beneficiarias deben tener el domicilio fiscal y social en la provincia de Teruel, estar inscrita en los correspondientes registros de Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón y pertenecer a la Agrupación de Defensa Sanitaria de ovino/caprino correspondiente.

Además, deben mantener los animales adquiridos en la explotación al menos durante tres años. En el caso de que los titulares de las explotaciones afectadas, por diversas razones (fallecimiento, jubilación, etc.) cesaran en la actividad, podrán acogerse a la misma sus herederos legales o quienes hayan adquirido la explotación, siempre y cuando mantengan el mismo código de explotación.

Serán admitidas y beneficiarias del programa todas las solicitudes presentadas que reúnan los requisitos regulados en estas bases y todas ellas tendrán la misma subvención máxima, de acuerdo con las cuantías de subvención establecidas y teniéndose en cuanta la limitación presupuestaria del programa.  Las ayudas serán compatibles con otras que puedan recibir, siempre que no superen el cien por cien del coste.

El redactor recomienda