Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

El campo turolense sufre más siniestros  en el primer semestre que en todo el 2020 El campo turolense sufre más siniestros  en el primer semestre que en todo el 2020
Una cosechadora descarga el cereal en el remolque de un tractor apostado en un finca de la localidad de Lechago, en la Cuenca del Jiloca

El campo turolense sufre más siniestros en el primer semestre que en todo el 2020

El pedrisco provoca el 78% de los daños y afecta a 18.190 hectáreas de todas las comarcas

Los siniestros en el campo turolense comunicados a Agroseguro en el primer semestre del año superan a los notificados durante todo el 2020 debido fundamentalmente a las tormentas de granizo sobre el cereal de invierno. Las 23.272 hectáreas peritadas hasta junio son 2.246 más que en todo el año pasado, esto es, un 10,68% más, de las que 22.370 corresponden a cultivos herbáceos, más del 96%.

El pedrisco cada vez llega antes, con más virulencia y afecta a zonas más extensas, como ha advertido en los últimos ejercicios el delegado de Agroseguro en Aragón, Juan Cruzan. Este fenómeno meteorológico adverso ha afectado a todas las comarcas agrarias y ha sido la causa de los daños en 18.190 de las 23.272 siniestradas, el 78,16% del total.

La comarca agraria más perjudicada ha sido un año más la del Bajo Aragón. Además de ser la más afectada por el granizo con 4.892 hectáreas, sufrió las consecuencias de la sequía en el inicio de la primavera en otras 2.403. Y en el primer semestre ha sido la que ha comunicado más daños por la fauna silvestre, con 914 hectáreas. Los cultivos más afectados por todas estas causas han sido los herbáceos, con 7.727 hectáreas, aunque también los frutales (519 hectáreas) y los leñosos (235).

Las dos siguientes comarcas que más siniestros han reportado a Agroseguro han sido la Cuenca del Jiloca y la Sierra de Montalbán, con 4.776 y 4.685 hectáreas, respectivamente. En ambos casos, ha sido el pedrisco la causa principal de los daños puesto que han afectado a 4.567 y 4.563 hectáreas, respectivamente; y los cereales de invierno, los peor parados, con 4.685 hectáreas en el primer caso y la totalidad de la superficie en el segundo.

De igual forma, la Hoya de Teruel, la Sierra de Albarracín y el Maestrazgo tan solo han comunicado en el primer semestre siniestros en los cultivos herbáceos en un total de 2.983, 1.522 y 803 hectáreas, respectivamente.

En el primer caso, los daños han sido causados por el pedrisco (2.673 hectáreas), la fauna (304) y la inundación (5).

En el Maestrazgo la totalidad de los siniestros han sido causados por el pedrisco, mientras que en la Sierra de Albarracín los daños provocados por la fauna en 838 hectáreas superan a los del granizo (683 hectáreas).
 

Estimaciones

La secuencia de eventos meteorológicos este ejercicio ha provocado que Agroseguro eleve la previsión de siniestralidad. Enero comenzó con una potente borrasca, denominada Filomena, que provocó abundantes precipitaciones en forma de nieve y un descenso muy acusado de las temperaturas que superaron los 20 grados bajo cero.

En particular, en la provincia de Teruel la acumulación de nieve originó roturas de ramas en las explotaciones de olivar y las heladas extremas afectaron a las yemas de invierno de los árboles.

En líneas generales, febrero discurrió con estabilidad atmosférica y sin la relevante siniestralidad del mes anterior.

La entrada de una masa de aire frío el 19 de marzo produjo heladas intensas, que incidió en los frutales de hueso, el almendro y la vid, árboles que volvieron a soportar heladas y varios pedriscos a mediados de abril.

En mayo, las suaves temperaturas y las bajas horas de insolación provocaron que en algunas zonas se apreciara cierto retraso en la maduración de los cereales con respecto a otros años, pero en general fue correcta.

Pero desde el pasado 29 de mayo y hasta el 9 de junio, las tormentas de pedrisco se dejaron sentir de manera reiterada en buena parte de la geografía.

La estimación de indemnizaciones para los productores aragoneses asegurados se ha elevado notablemente tras registrar daños por pedrisco en más de 52.500 hectáreas. Además de cultivos herbáceos (con más de 49.700 hectáreas siniestradas), los partes certifican que también hubo pérdidas en producciones de uva de vino, frutales (en especial melocotón y albaricoque) y cereza.

Las zonas más afectadas en Teruel fueron los municipios de las Cuencas Mineras, Cuenca del Jiloca y Bajo Aragón.