Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

El CITA analiza las oportunidades de la biomasa para la zona rural El CITA analiza las oportunidades de la biomasa para la zona rural
Jornada sobre biomasa celebrada este miércoles en el CITA en Teruel

El CITA analiza las oportunidades de la biomasa para la zona rural

Una propuesta de economía circular para la generación de calor
banner click 244 banner 244
Reducir la factura energética, aprovechar los recursos del entorno o generar empleo son algunos de los beneficios de la biomasa como fuente de calor en las zonas rurales. Así se destacó en una jornada sobre el tema que se celebró este miércoles en el Centro de Innovación en Bioeconomía Rural de Teruel (CITA) que contó con 40 participantes, la mitad de forma presencial y la otra mitad virtual, en la que se generó un enriquecedor debate sobre cómo lograr una mayor implantación de estos sistemas en el territorio.

La coordinadora del CITA en Teruel, Marta Barba, aseguró que la actividad había sido “un éxito”, tanto por el gran número de asistentes con representación de todos los sectores implicados en esta actividad, como por la gran participación con muchas propuestas para expandir el uso de la biomasa.

Barba reconoció que en la provincia de Teruel “queda mucho por hacer” en cuanto al uso de esta fuente de energía respecto a otros territorios como Cataluña. “Tenemos muchos recursos y se podrían aprovechar mucho más”, señaló la responsable del CITA que destacó que en esta jornada se dieron a conocer ejemplos de éxito en Teruel y los asistentes pusieron encima de la mesa los problemas que surgen para el desarrollo de estos sistemas, como la falta de mano de obra, y que también se demandó una mayor implicación de las administraciones por esta actividad y por que se apueste por una política global de bioeconomía.

La primera ponencia en esta jornada fue impartida por Eduardo Notivol, de CITA Aragón, y versó sobre Biomasa forestal para el aprovechamiento energético.

Daniel García de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom) habló sobre Calor renovable con biomasa, perspectivas y rol de la agrobiomasa.

Jaime Guerrero, del Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe) explicó El uso de la agrobiomasa para usos térmicos y Andrea Lacueva, gerente de A&C Energy, dio a conocer Las redes de calor en Teruel. La jornada se cerró con un taller-diálogo sobre propuestas para expandir el uso de la biomasa.

El representante de la asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa lanzó un claro mensaje en este foro, que pasarse a la biomasa puede ser “muy competitivo”. “Es un vector que merece la pena y una palanca de cambio en el medio rural”, aseguró.

Daniel García aclaró que, además del aprovechamiento de masas forestales, también en el entorno agrícola se puede producir energía para calor renovable, la agrobiomasa, utilizando productos como la paja, los restos de poda del almendro o la vid, los restos de almazara o la cáscaras de almendra, entre otros.  

García señaló que el elevado precio de la energía es “un momento de oportunidad” para decantarse por este modelo, ya que las inversiones se podrían recuperar en dos o tres años.

El representante de Avebiom insistió en la necesidad de que se conozca mejor en la sociedad y que esta comprenda que es una energía moderna. Destacó que las calderas de biomasa cuentan con una tecnología muy avanzada y que no se está arrasando el monte, sino que se contribuye a su limpieza y se genera empleo.

La experiencia de Albarracín


La gerente de A&C Energy, Andrea Lacueva, explicó el proyecto de economía circular que se está desarrollando en algunos municipios de la provincia de Teruel. La Comunidad de Albarracín les pidió un estudio de todos sus municipios para poder implantar redes de calor. Se trataría de aprovechar los recursos autóctonos, en este caso, la astilla de pino. Se estudia la instalación de una caldera de biomasa centralizada para los edificios públicos e incluso se podrían incorporar viviendas particulares.

El municipio de Albarracín ya ha dado un paso más y ha constituido la primera comunidad energética. Ahora están pendientes de saber si les conceden la subvención para la infraestructura que se podría realizar en 14 meses.

Lacueva destacó que este tipo de proyectos son más fáciles de llevar a cabo en las zonas rurales que en las ciudades porque tienen la materia prima en el término municipal. Asimismo, destacó que permite generar y estabilizar puestos de trabajo y por tanto, asentar población.

El redactor recomienda