Síguenos
El Colegio de Médicos de Teruel condena la agresión sufrida por un facultativo en Urgencias del Hospital Obispo Polanco El Colegio de Médicos de Teruel condena la agresión sufrida por un facultativo en Urgencias del Hospital Obispo Polanco
Imagen de las dependencias de Urgencias del Hospital Obispo Polanco

El Colegio de Médicos de Teruel condena la agresión sufrida por un facultativo en Urgencias del Hospital Obispo Polanco

El colectivo profesional pide a la Administración que arbitre medidas para evitar estos hechos

Ante la agresión que sufrió un facultativo en el Servicio de Urgencias del Hospital Obispo Polanco, el pasado 5 de enero, desde el Colegio de Médicos de Teruel transmitió su apoyo a él y a su familia y condenó enérgicamente esta agresión y cualquier tipo de violencia, en un comunicado oficial hecho público ayer.

“Deseamos que se recupere lo más rápidamente posible de sus lesiones, tanto físicas como psíquicas”, señaló la organización colegial.

El Colegio Oficial de Médicos de Teruel recordó que dispone de un servicio especializado y específico para sus colegiados y colegiadas frente a agresiones, con cobertura y el respaldo de la Asesoría Jurídica gratuita.

“Queremos señalar que la violencia en el ámbito sanitario es una lacra que debe contar con el reproche de toda la sociedad, hacemos un llamamiento sobre la urgente necesidad de adquirir plena conciencia sobre la gravedad de este problema y de seguir avanzando en la sensibilización social para combatirlo”, señaló el comunicado.

“Pedimos a la Administración que adopte las medidas necesarias y concretas para garantizar la seguridad de todos los trabajadores sanitarios, tanto en los centros de salud, hospitales, como en la asistencia domiciliaria, tanto en el ámbito público como en el privado”, reclamó el órgano de representación de los galenos.

La importancia de denunciar

Asimismo, instó a los colegiados a denunciar las agresiones ante el Interlocutor Policial y a notificar los incidentes en la institución colegial. “El conocimiento y magnitud del problema hará abordarlo con rigor y favorecerá que desaparezca”, argumentó el Colegio en su comunicado.

“Agradecemos siempre la ayuda e intervención del interlocutor policial sanitario en estos actos violentos contra nuestros profesionales sanitarios. Entendemos la situación de saturación que la pandemia de covid-19 está provocando en los servicios de salud, pero las agresiones nunca son la solución. Por ello, insistimos en la necesidad de avanzar en la protección de quienes velan por la salud de la población”, subrayó.

La institución colegial advirtió de que las agresiones físicas, los insultos, las amenazas, injurias, intimidaciones o el maltrato forman parte de la violencia contra los profesionales de la salud, “una lacra de indudable repercusión social que afecta a la actividad sanitaria, a la relación de confianza entre médico y paciente y demás profesionales sanitarios, a la salud del personal agredido y a la calidad asistencial que reciben los propios pacientes”, seguró.

Problema social

Desde el Colegio de Médicos de Teruel, y bajo el lema Ante las Agresiones, tolerancia cero quieren visibilizar estas situaciones que “representan un problema social detrás del cual hay un entramado causal de gran complejidad que favorece las situaciones de conflicto, en medio del dolor y el sufrimiento de los pacientes”. “Respetar a tu médico, cuidar de todos”, recoge el espíritu del objetivo de esta campaña.

La consideración de las agresiones como delito de atentado contra una autoridad, desde 2015, y la puesta en marcha del Interlocutor Policial Nacional Sanitario en 2017 y, posteriormente, todos los interlocutores provinciales, de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han sido logros muy importantes a la hora de afrontar este grave problema, concluye el texto del Colegio de Médicos turolense.

El redactor recomienda