Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El control de acceso de tráfico al Centro de la capital incluirá plazas mixtas de aparcamientos, con permisos especiales en carga y descarga El control de acceso de tráfico al Centro de la capital incluirá plazas mixtas de aparcamientos, con permisos especiales en carga y descarga
Calle Yagüe de Salas, que contará con diez plazas mixtas

El control de acceso de tráfico al Centro de la capital incluirá plazas mixtas de aparcamientos, con permisos especiales en carga y descarga

Los vehículos tendrán que estar previamente autorizados para aparcar en la zona vigilada por cámaras

El proceso de peatonalización del Centro Histórico de Teruel se apoyará en varias medidas dirigidas a dar respuesta a las necesidades que puedan surgir. La circulación quedará limitada a vehículos autorizados mediante un control de entrada, entre los que se incluyen los que en un momento determinado tengan que entrar a dejar a una persona mayor o con movilidad reducida, para lo que podrán utilizar las plazas de carga y descarga fuera del horario establecido para ello. El acceso a la zona restringida se hará por dos sectores diferenciados, lo que supondrá el cambio de sentido de algunas calles. Se reordenará además los aparcamientos tanto en el interior del Centro como en las vías que lo bordean. Habrá asimismo  plazas llamadas de cortesía, para dejar y recoger pasajeros en el entorno del casco antiguo.

Las autorizaciones para acceder a la zona vigilada se realizarán con un sistema informático conectado a las once cámaras, que se colocarán en los accesos, que captarán las matrículas y las transmitirán al Centro de Control, instalado en las dependencias de la Policía Local.

El sistema permitirá introducir o suprimir matrículas de forma constante y por el tiempo determinado. Por ejemplo, se podrían incluir las matrículas de los huéspedes de los hoteles del Centro o las de los vehículos de carga y descarga. El programa de control emitirá informes periódicos con los números de matrículas que han accedido al área vigilada y si no pertenecen a la lista de acceso recogida en el sistema la Policía podrá emitir la sanción correspondiente.

Estos detalles se recogen en el Estudio Preliminar de Movilidad del Centro Histórico y Control de Accesos, redactado por Perfil 7 y remitido al Ayuntamiento para su aprobación.

Un estudio inicial previo se presentó el pasado mes de marzo a los diferentes grupos políticos así como a la Federación de Vecinos y a la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico, que hicieron sus aportaciones y algunas se han escuchado.

Ahora, el concejal de Infraestructuras, Juan Carlos Cruzado, explicó que tras la aprobación de este estudio preliminar, habrá que redactar un proyecto técnico necesario para la colocación y conexión de las cámaras en las ubicaciones adecuadas.

Propuesta de uso de viales del Centro Histórico recogida en el estudio preliminar


El estudio preliminar recoge una valoración de lo que supondría acometer esta nueva fase de peatonalización y que varía en más de 100.000 euros dependiendo de si el circuito de conexión instalado es aéreo y va por fachadas o si se lleva a cabo una instalación subterránea, en cuyo caso ascendería a 265.000 euros.

Según este estudio, las calles del Centro Histórico quedarán distribuidas en tres tipos. Habrá una calles de uso restringido, las de mayor tráfico peatonal, que para circular por ellas en vehículo se tendrán que obtener una autorización suplementaria. Otras calles por las que todos los vehículos autorizados podrán pasar y otras de circulación libre y que además del Óvalo y las rondas, incluye el acceso al parking de la plaza San Juan.

Para los vehículos que puedan acceder se ha diseñado una nueva ordenación de calles, para sectorizar el Centro y que los vehículos que entren por un sector salgan por el mismo. Entre las novedades, se encuentra el cambio de sentido de un tramo de la calle San Andrés, para crear un recorrido circular y reducir el tráfico en la calle Bartolomé Esteban. Igualmente, en la plaza Domingo Gascón se entrará desde la ronda Ambeles y no desde Damaso Torán como ocurre en la actualidad.

Aparcamientos en el Centro Histórico

Para poder implantar esta nueva fase de peatonalización del Centro Histórico y avanzar en movilidad, el estudio preliminar plantea una serie de modificaciones en el sistema de aparcamientos que como principal novedad -y escuchando una de las sugerencias vecinales- recoge la figura del aparcamiento mixto. Se trata de una serie de plazas destinadas a carga y descarga que, fuera del horario establecido para ello, se podrá utilizar para aparcar de una manera puntual, previa autorización del control de accesos.

El número de plazas de carga y descarga, incluido el anillo exterior del Centro, pasará a 56, siete más que las existentes en la actualidad. De ellas 34 tendrán este carácter mixto. Tres de nueva creación que habrá en la plaza Domingo Gascón, así como otras nuevas en Joaquín Arnau (4), plaza del Obispado (3), plaza de la Judería (3) y plaza Tremedal (2).

Otra de las novedades serán los aparcamientos de cortesía, que serán nueve plazas distribuidas en las rondas, en el Óvalo y en la calle Miguel Ibáñez, todas fuera ya de la zona de control de accesos. En ellas, se podrá parar unos minutos para que los pasajeros suban o bajen de los vehículos.

También son nueve las plazas destinadas para taxis: dos en el Óvalo, cuatro en la ronda Ambeles y como novedad las actuales plazas de la calle Comandante Fortea pasan a la calle Joaquín Arnau donde habrá tres.

También se incrementará el número de plazas para estacionamiento de motos en diez. En total serán 64, dentro y fuera del control de accesos.

Plazas de aparcamiento


En la zona de actuación de este estudio se recogen cerca de 2.000 plazas de aparcamiento para el uso ciudadano. En concreto, 1.997, de los que más de la mitad (1.058) pertenecen a los aparcamientos subterráneos,  de los que 541 son de residentes, abonados o propietarios y 517 transeúntes de pago.

Los aparcamientos en superficie son 544, de los que 101 son de zona naranja (para residentes) y 275 de zona azul. El resto, 168, son los que corresponden a la zona de aparcamiento libre junto a Renfe.

Los responsables del estudio han calculado que puede haber además cerca de 400 plazas de garajes privados.

A la hora de estudiar el sistema de control de accesos, el estudio recoge tres alternativas y analiza sus ventajas e inconvenientes para quedarse finalmente por el sistema de cámaras. Plantea instalar cuatro cámaras de entrada en las calles Nueva, Goya, Abadía y Domingo Gascón y cinco de salida en las calles Salvador, Joaquín Arnau, Portal de Valencia, Ambeles y Domingo Gascón. Además habrá una doble en la calle San Miguel.

Avanzar en la peatonalización del Centro Histórico es posible gracias a la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (Edusi), de la UE, cofinanciado al 50% con fondos municipales y del Feder. Para implantar las medidas previstas será necesaria una ordenanza.

El estudio trata de ajustarse al Avance del PGOU, aunque con matices. Tanto el nuevo planeamiento como el Plan de Movilidad, recientemente actualizado, proponen que el porcentaje de desplazamientos tanto a pie como en bicicleta tiene que ascender hasta el 60%. Se estima que en toda la ciudad se realizan más de 100.000 desplazamientos diarios, de los que 43.000 se hacen en coche o moto en días laborales, y un tercio tiene como destino el Centro.

Durante el pleno celebrado este viernes, la concejala de Movilidad, Ana Oliván destacó que la peatonalización, “va a cambiar la forma de desplazarnos no solo en el Centro, sin también en el resto de la ciudad” .

El redactor recomienda