Síguenos

409_1200x150-azafran.gif banner click 409 banner 409

420_comprar-en-teruel.gif banner click 420 banner 420

421_banner-ddt-blackfridaycca-1200x150px.gif banner click 421 banner 421

El fiscal pide siete años de prisión para un padre por presuntos abusos a su hija de 3 años El fiscal pide siete años de prisión para un padre por presuntos abusos a su hija de 3 años
Imagen del juicio celebrado este martes en la Audiencia Provincial de Teruel

El fiscal pide siete años de prisión para un padre por presuntos abusos a su hija de 3 años

La acusación particular solicita 6 años y la defensa, la libre absolución
banner click 244 banner 244
Cruz Aguilar

El Ministerio Fiscal solicitó ayer una pena de prisión de siete años para un hombre por un presunto delito de abusos sexuales continuados a su hija de tres años. El abogado de la acusación particular pidió una pena de seis años al considerar que el delito queda acreditado en, al menos, una ocasión. En ambos casos la pena exigida conlleva la privación de la patria potestad y la prohibición de aproximación y comunicación durante diez años con la víctima. En el juicio, que se celebró este martes y quedó visto para sentencia, la defensa demandó la libre absolución.

Los hechos que se juzgaron en la Audiencia Provincial de Teruel se produjeron en el año 2020, cuando la niña tenía tres años y medio. Según se relató durante el juicio, la menor tocó el pene de su padre, un hecho que el acusado reconoció y que, según la defensa, fue de forma “casual y sorpresiva”, por “curiosidad” de la niña y sin ningún “carácter sexual”.

La Fiscalía considera que no se produjo en una sola ocasión de forma aislada, sino que tenía lugar “con cierta habitualidad”. Por su parte la acusación particular, presentada por el hermano de la niña e hijo del acusado, aunque coincide con la Fiscalía en su argumentación, limita la petición a seis años al considerar que solo ha quedado acreditado el abuso en una ocasión. No obstante, durante su alegato manifestó que los episodios podrían no haber sido con carácter esporádico, sino continuos del padre hacia su hija.

Medicina Legal

Según las psicólogas del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Aragón (IMLA) citadas a declarar en la prueba pericial, el discurso de la niña “es factible” y podría describir una situación real. Sin embargo, de su relato no es posible discernir si ocurrió en una ocasión o en muchas.

Los padres de la niña estaban inmersos en un proceso de divorcio desde diciembre de 2019 y, según se explicó durante el juicio, la abogada de la madre le aconsejó a esta que los hijos tuvieran conectada la grabadora del móvil siempre que se encontraran solos con su padre en casa. Fruto de estas grabaciones en el domicilio familiar, el 14 de octubre de 2020, el hermano que se ha presentado como acusación particular grabó a la niña relatando que su padre le enseñaba el pene y ella se lo tocaba. Según el audio presentado por  el Ministerio Fiscal, la menor intentó tocarle el pene a uno de sus hermanos mayores y, cuando este le dijo que eso no se hacía, ella le respondió que “papá” se lo “dejaba tocar”.

La denuncia no se presentó hasta un mes después, el 14 de noviembre de 2020, porque, según indicó, la mujer sentía miedo por lo que pudiera ocurrir en el domicilio familiar tras la denuncia, ya que ella trabaja fuera de casa y sus cuatro hijos se quedaban solos con el padre. Indicó que quería que primero se resolviera el divorcio. No obstante, instó a sus hijos a que se ocuparan de la pequeña en todo momento y que no la dejaran con su padre. Según declaró uno de los hijos, en esas últimas semanas el padre mostró mucho interés por estar solo con la niña y que esta le acompañara al baño.

A solas

Precisamente el 14 de noviembre de 2020 el padre intentó quedarse con la niña a solas en casa mientras sus hermanos salían a almorzar fuera y, como el hijo no lo consintió, el hombre presentó una denuncia contra él ante la Guardia Civil. Fue en ese momento cuando el joven denunció a su vez al padre por abusos sexuales contra la niña. La madre argumentó que lo hizo entonces porque “tuvo que justificar por qué no quería dejar a su hermana con su padre”.

El abogado de la defensa esgrimió en su alegato que “ningún agresor en su sano juicio acudiría a la Guardia Civil a denunciar unos hechos sobre una menor de la que está abusando”. Además, calificó de “incomprensible” que la madre durante un mes “no hace nada, ni denuncia a su marido ni se lo dice a los hijos”, ya que los otros dos se enteran de lo ocurrido en el momento de la denuncia. En su opinión, “sabe que no hay abuso sexual, pero la denuncia pone fin a todos sus problemas” derivados de la situación de divorcio en la que se encontraban.

Interés

El letrado de la defensa añadió a su vez que “para divorciarse solo es necesario llevar tres meses casados” –la pareja llevaba más de 20 años– y precisó que las grabaciones responden a un interés que no tiene que ver con la seguridad, ya que durante el juicio repitió en numerosas ocasiones que tanto los hijos como la madre son expertos en artes marciales mientras que el padre tiene una forma física normal. Por otro lado, en su alegato indicó que la grabación presentada por la defensa no reúne ninguna garantía procesal y, aunque puede ser utilizada durante una investigación, no sería válida como prueba condenatoria.

En la vista declararon dos de los tres hijos varones del matrimonio –uno menor de edad–, mientras que el primogénito, que estaba citado a declarar por parte del abogado defensor, se acogió a su derecho a no testificar por ser hijo del acusado. El Ministerio Fiscal renunció a citar a declarar a la presunta víctima, como en un principio estaba previsto.

El redactor recomienda