Síguenos
El Gobierno de Aragón ha invertido en Dinópolis y sus subsedes más de 50 millones desde que abrió en 2001 El Gobierno de Aragón ha invertido en Dinópolis y sus subsedes más de 50 millones desde que abrió en 2001
Instalaciones de Tierra Magna con las reconstrucciones de los dinosaurios hallados en Teruel en el parque paleontológico de Dinópolis

El Gobierno de Aragón ha invertido en Dinópolis y sus subsedes más de 50 millones desde que abrió en 2001

El conjunto paleontológico ha convertido los fósiles en motor de desarrollo prioritario

Si hay un fenómeno visible que ha cambiado la provincia en las últimas décadas, y que cualquier persona es consciente de ello, es  Territorio Dinópolis, el parque científico y de ocio inaugurado en 2001 que el año pasado cumplió veinte años. Tiene la mitad de edad que el Estatuto de Autonomía y su puesta en marcha supuso un revulsivo que ha llevado a un cambio importantísimo en el sector turístico, hasta el punto de que hay un antes y un después de Dinópolis. El Gobierno de Aragón ha invertido más de 50 millones de euros en este proyecto y tiene en marcha un Plan Director de mejora y ampliación que incrementará más todavía el potencial del parque, que ha hecho del patrimonio paleontológico un motor de desarrollo sin igual.

La geología y la paleontología son dos de los recursos más importantes de la provincia de Teruel. Su riqueza fosilífera ha atraído a investigadores de todo el mundo desde finales del siglo XIX y ya con anterioridad yacimientos como los de Concud eran citados por los naturalistas cuando esta ciencia todavía no había eclosionado.

El Estatuto de Autonomía, que cumple 40 años, señala en su artículo 22, dedicado al Patrimonio cultural, que “los poderes públicos aragoneses promoverán la conservación, conocimiento y difusión del patrimonio cultural, histórico y artístico de Aragón, su recuperación y enriquecimiento”.

Territorio Dinópolis es uno de los proyectos que mejor ha cumplido con ese mandato del Estatuto, puesto que nació con la creación de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel en el año 1998, una entidad dedicada a la conservación y difusión del importante recurso que constituyen los fósiles en la provincia. Era algo de sobras conocido, pero que nunca antes se había puesto al servicio del desarrollo económico, si bien en Galve con su Parque Paleontológico habían demostrado ya el tirón que podía tener, y más si se trataba de dinosaurios.

Fue gracias al desarrollo autonómico que pudo ponerse en marcha este proyecto con fondos procedentes de un recurso económico que fue también el Gobierno de Aragón quien lo reclamó a Madrid para compensar a la provincia por su exclusión de otros programas a pesar de su bajo índice de desarrollo. Así fue como nació en 1992, a solo diez años de iniciar su andadura la Autonomía, el Fondo de Inversiones de Teruel (Fite) con aportaciones a partes iguales de la Comunidad Autónoma y el Gobierno central.

En abril de 1999, el entonces presidente del Ejecutivo aragonés, el turolense Santiago Lanzuela, presentó en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Teruel el proyecto de lo que iba a ser Dinópolis con un espectáculo que despertó una gran expectación e ilusión, no exenta de cierto escepticismo sobre el tirón que podía tener un parque de esas características al ser pionero.

Sin precedentes

No había nada igual en España y resultó ser un éxito sin precedentes que ahora anhelan otros sitios en los que se han impulsado proyectos en torno a la paleontología, pero menos potentes y sin el tirón popular que ha tenido Dinópolis desde que abrió sus puertas en junio de 2001. En el verano del 2000 ya tuvo mucho  éxito de público la exposición Así se construye Dinópolis, instalada en el Palacio de Exposiciones, como aperitivo de lo que iba a ser el parque.

En 2001 la apertura de Dinópolis, que en aquel entonces solo contaba con el espacio de la nave principal, desbordó las previsiones y el Gobierno de Aragón apostó decididamente por el proyecto y su desarrollo por todo el territorio. Así fue creciendo el parque central y nacieron los siete centros satélite que se han abierto en aquellas localidades repartidas por toda la provincia con especial relevancia paleontológica.

Desde entonces, más de 3,4 millones de personas han visitado los diferentes centros que conforman Territorio Dinópolis. Ese flujo turístico ha hecho crecer considerablemente el sector hostelero turolense. Su crecimiento no solo se ha debido a ello sino también a la puesta en marcha de otros recursos durante estos años, así como al empuje que ha tenido el turismo de naturaleza.

Espectáculo de presentación del proyecto Dinópolis en abril de 1999 en el Palacio de Exposiciones de Teruel

Entre los años 2002 y 2021, el número de establecimiento turísticos entre hoteles, apartamentos y casas rurales ha crecido un 216,90% al pasar de 420 a 1.331, según datos del Instituto Aragonés de Estadística. Y en la Comarca Comunidad de Teruel, donde se encuentra el parque principal de Dinópolis, el número de viajeros que recibe se ha duplicado al pasar de 100.328 en 2004 a 199.205 el año pasado, según las mismas fuentes. Eso ha conllevado riqueza, crecimiento económico y asentamiento de la población, además de esperanza.

El vicepresidente del Gobierno de Aragón y presidente del Consejo de Administración de Dinópolis, Arturo Aliaga, asegura que este parque “es una muestra de la apuesta del Gobierno de Aragón por desarrollar proyectos de éxito en Teruel, un dinamizador y un estimulador de inversiones”.

Aliaga recuerda que desde que abrió Dinópolis hace más de veinte años, “no ha dejado de crecer y la inversión que se ha realizado en estas dos décadas supera los 50 millones de euros”, habiéndose convertido en “un auténtico foco de atracción para el turismo y en un referente para el turismo familiar y de ocio, pero también para quienes buscan una experiencia científica o conocer los secretos mejor guardados de la paleontología”.

El presidente de la sociedad gestora afirma que “Dinópolis ha conseguido formar parte de los parques de ocio más reconocidos de España y así lo demuestran las cifras”. Añade que desde el Ejecutivo aragonés son “muy conscientes” de que deben “seguir apoyando este proyecto”, y en esa línea están desarrollando “un ambicioso plan director que conlleva una inversión de 24 millones de euros y que supondrá mejorar la calidad de los servicios, incrementar los espacios para el visitante, las atracciones y también alargar la estancia de quienes decidan visitar el parque, lo que también redundará en la propia ciudad y en la provincia”. Para el vicepresidente, “Dinópolis sigue siendo un proyecto estratégico para el Gobierno de Aragón”.

Tras la inauguración de la sede central en 2001 se han ido abriendo nuevos centros satélite por toda la provincia en los municipios de Peñarroya de Tastavins, Galve, Rubielos de Mora, Castellote, Albarracín, Riodeva y Ariño, además de realizarse un centro asociado en Mas de las Matas, y a lo largo de este tiempo no se han dejado de hacer nuevas inversiones para ir mejorando continuamente la oferta de las instalaciones.

Crecimiento

Entre 2005 y 2008 tuvo lugar la primera gran ampliación de la sede de Teruel con la construcción de dos nuevos edificios que albergan la atracción El último minuto, el simulador 4D, zonas expositivas, un teatro, restaurante y un simulador 4D, además de las zonas de servicio del personal, así como las instalaciones de la Fundación Dinópolis. También se acondicionó una zona de juegos exterior para niños denominada la Paleosenda.

El hecho diferencial de Dinópolis es la vertiente científica que hay detrás, puesto que el parque encuentra su sentido por la riqueza paleontológico de la provincia y alberga un museo en el que las colecciones de fósiles turolenses, sobre todo de los hallazgos de nuevos dinosaurios realizados por parte de la Fundación Paleontológica, se han ido incrementando. Sus colecciones albergan unos 60.000 fósiles, más de la mitad hallados por los propios paleontólogos del equipo científico, responsable también de las reconstrucciones en vida a tamaño natural de los dinosaurios que se exhiben en Tierra Magna, y cuyos huesos han sido encontrados en la provincia .

En 2017 se aprobó un Plan Director para la mejora y ampliación de las instalaciones, que se encuentra en fase de ejecución, con una inversión prevista de 24 millones de euros en total.

En marcha una ampliación importante que reforzará el atractivo de las instalaciones

Dinópolis tiene en marcha una ampliación importante que reforzará el atractivo de las instalaciones. Las inversiones realizadas y en ejecución desde 2019 hasta 2023 supondrán una inversión aproximada de 12 millones de euros, entre las que destaca el recorrido temático de Mar Jurásico. El Plan director prevé en total 24 millones.

Inauguración de la exposición ‘Así se construye Dinópolis’ en el año 2000

Todo surgió al pensar en usos para el Palacio de Exposiciones

Dinópolis es fruto de la labor  desarrollada por el Instituto Aragonés de Fomento (IAF). En la segunda mitad de la última década del siglo pasado, el IAF pensaba en usos complementarios para el Palacio de Exposiciones y Congresos de Teruel, puesto que solo se utilizaba para la Feria del Jamón. Se pensó en montar una exposición de fósiles cuando el espacio no tenía otros usos, pero se vio su potencial y se decidió entonces construir el parque. Se anunció el proyecto en abril de 1999 en el Palacio de Exposiciones con un gran espectáculo y en el verano de 2000 el mismo lugar acogió la exposición Así se construye Dinópolis. Un año después se abrió el parque en un edificio de nueva planta construido al lado.

El redactor recomienda