Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

439_1200x150-iaacc.gif banner click 439 banner 439

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

El Mitma ignora el reto demográfico y contempla dejar a 54 pueblos turolenses sin parada de autobús El Mitma ignora el reto demográfico y contempla dejar a 54 pueblos turolenses sin parada de autobús
La movilidad de los pueblos pequeños con los destinos fuera de Aragón está comprometida con el nuevo Mapa Concesional estatal que plantea el Mitma

El Mitma ignora el reto demográfico y contempla dejar a 54 pueblos turolenses sin parada de autobús

El documento inicial del nuevo Mapa Concesional de transporte público de las líneas estatales prima lo economicista y se olvida de la cohesión territorial
banner click 244 banner 244
El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha ignorado por completo el reto demográfico al diseñar el nuevo Mapa Concesional de transporte público interurbano de viajeros por carretera, cuyo documento inicial contempla dejar a 54 pueblos turolenses sin paradas de autobús de líneas estatales que hasta ahora les permitían estar conectados con otras Comunidades Autónomas. Se trata de una primera propuesta, que el propio Ministerio se ha apresurado a aclarar que no es definitiva ante el revuelo que se ha montado en todo el país por la supresión de cientos de paradas, que en el conjunto de Aragón afectará a 151 municipios. La propuesta hace caso omiso del Plan de 130 medidas frente al reto demográfico y del Mecanismo de Garantía Rural aprobado el año pasado por el Congreso de los Diputados.

Si no se lee el documento con el cuño del Ministerio de Transportes es difícil creerse el despropósito que supone la propuesta frente a los discursos sobre cohesión territorial y de compromiso en la lucha contra la despoblación que emanan continuamente del Gobierno central, aunque en la práctica políticas como la del nuevo Mapa Concesional apuntan hacia una mayor desvertebración por parte del Estado, además de una absoluta deslealtad hacia las Comunidades Autónomas.

El Nuevo Mapa Concesional de los servicios de transporte público interurbano regular de viajeros por carretera debe ser el nuevo mecanismo que permita adjudicar las concesiones de las líneas de autobús que cubren trayectos que afectan a varias Comunidades Autónomas. En el caso de Teruel se trata de las líneas que permiten a los turolenses viajar en transporte público a lugares como Madrid, Cataluña o la Comunidad Valenciana, entre otros.

Hasta ahora, los recorridos de estas líneas permitían coger el autobús en los distintos pueblos por los que discurría el trayecto, pero con la nueva planificación el Ministerio pretende eliminar prácticamente todas las paradas y dejar solo las que corresponden a grandes núcleos de población.

Argumenta en este sentido, según se recoge textualmente en el documento inicial del nuevo Mapa Concesional, que el mismo persigue contribuir a “solucionar las necesidades de movilidad de los ciudadanos, proporcionar la mayor conectividad posible, permitir obtener una mayor eficiencia en el gasto público y garantizar la rentabilidad de las líneas para los operadores de transporte”.

Añade en otro apartado del documento, relativo al “Diseño conceptual del Nuevo Mapa Concesional”, que la definición del mismo se ha basado, entre otras cuestiones, en la “viabilidad económica”. En ningún momento se  indica que se hayan tenido en cuenta criterios de vertebración del territorio y cohesión social, y no se hace la más mínima referencia al reto demográfico y la lucha contra la despoblación.

El resultado es un mapa concesional que, en su redacción actual y a la espera de las negociaciones que pueda haber con las Comunidades Autónomas, convierte las líneas de transporte interurbano de autobús en una suerte de “líneas AVE” pero por carretera, es decir, servicios que pasan de largo por el territorio y se limitan a comunicar los puntos de origen y de destino, con alguna parada intermedia.

Criterios estadísticos


El documento ofrece criterios estadísticos para justificar el nuevo planteamiento basado en la escasa población de las localidades donde se suprimen las paradas, así como la poca demanda de viajeros interautonómica consecuencia de lo anterior. Recurre a datos de 2019 y suprime las paradas sin tener en cuenta ni siquiera si se trata de cabeceras comarcales.

Los municipios afectados que pierden paradas de las líneas estatales de autobús que comunican distintas Comunidades Autónomas van desde los más poblados como Calanda, Utrillas, Cella, Valderrobres, Montalbán, Sarrión, Santa Eulalia o Calaceite, a los menos poblados que se encuentran dentro de las rutas por las que discurren estas líneas, que ahora verán pasar de largo los buses, o bien sus hijuelas.

El Mapa Concesional que plantea el Ministerio de Transportes pretende dejar a las Comunidades Autónomas la responsabilidad del servicio que discurre  dentro de su territorio y responsabilizarse exclusivamente de las interautonómicas comunicando únicamente los grandes núcleos de población.

La alternativa que plantea el Mitma son los trasbordos y que quienes viven en las zonas rurales se tengan que desplazar a otras localidades, bien a la capital o a algún municipio intermedio con parada, para poder coger un autobús a sitios como Madrid, Tarragona, Barcelona o Valencia.

Los autores del documento no han tenido en cuenta el Mecanismo de Garantía Rural que aprobó  con una amplia mayoría el Congreso de los Diputados el año pasado, a propuesta de Teruel Existe y mediante una Proposición No de Ley transaccionada por varios grupos políticos. Dicho mecanismo establece que en el diseño de las leyes y de las políticas públicas en su conjunto se debe tener en cuenta cómo las mismas pueden afectar al medio rural. En este caso se ha ignorado por completo y de ahí el revuelo que se ha montado en todo el país.

El despropósito de este primer documento del Mapa Concesional que ha lanzado el Ministerio de Transportes supone dejar sin parada dentro de Aragón a 151 municipios que suman una población total de 134.502 habitantes. De esas localidades, 54 son turolenses, cuya relación puede verse en la columna que figura a la derecha de esta página.

El Mitma argumenta que en 2019 estos municipios aragoneses tuvieron una demanda de servicios de autobús interautonómica de 25.373 viajeros, y que tan solo un 9,4% de la demanda total tenía este carácter. En total, en toda la Comunidad Autónoma se perderán 1.193 relaciones interiores, puesto que con el nuevo mapa estatal solo se prestará servicio a conexiones entre distintas autonomías.

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, ya manifestó el pasado jueves que con la caducidad de las concesiones estatales y ante el “escaso interés” del Gobierno central, en el Mapa Concesional aragonés se han ido incorporando tráficos internos “para garantizar las conexiones entre los municipios dentro de Aragón”, si bien no soluciona la conexión con otras Comunidades Autónomas. Además, ha precisado que las soluciones para paliar la falta de transporte tampoco serán las mejores, puesto que “si un pasajero que antes accedía a un servicio desde su municipio debe desplazarse a otro para acceder al mismo servicio, está perdiendo tiempo y calidad”.

Desde Aragón se demanda una compensación económica a las Comunidade Autónomas, como se está reclamando ya también desde otros territorios, además de que se implante como mínimo un sistema de servicio a demanda, de manera que cuando lo solicite previamente un usuario tenga parada el autobús, en lugar de suprimirla como se pretende. Se trata de un modelo que ya está recogido en el mapa concesional aragonés y que permite “garantizar el derecho a la movilidad con un servicio más eficiente”, dijo el consejero, y en términos similares se expresó  al director general  general de Transportes, Gregorio Briz, que consideró que la propuesta que ha hecho el Ministerio hace un flaco favor a la vertebración territorial puesto que ignora a los pueblos pequeños.

Frente al planteamiento de Aragón de “llegar a los pueblos más pequeños”, el Ministerio está primando los grandes corredores para comunicar núcleos muy poblados ignorando la realidad de los territorios, dijo Briz.

De hecho, el documento inicial del Mapa Concesional estatal  no tiene empacho en justificar una política tan desvertebradora como la que pretende argumentando que “la nueva realidad socioterritorial y económica se ha manifestado en un incremento de la actividad económica en entornos urbanos acompañado de una mayor movilidad recurrente o diario en ellos, frente a la menor actividad en las zonas rurales, donde la población ha descendido y ha envejecido”. 

Servicio a demanda como alternativa


El Gobierno de Aragón va a hacer propuestas al Ministerio de Transportes para mitigar el daño que la propuesta que hace el Mapa Concesional estatal va a provocar en el territorio, si bien el director general de Transportes de la DGA, Gregorio Briz, reconoció que “las soluciones no serán buenas del todo”. Uno de los planteamientos que se harán es que se introduzca el concepto del servicio a la demanda, como ya hace el mapa concesional aragonés, de manera que los autobuses puedan seguir parando en los pueblos donde hay parada ahora cuando así lo requiriesen previamente los usuarios.

Briz lamentó que con el autobús está pasando como con el ferrocarril, ya que al Estado “le preocupa poco la vertebración” y lo único que busca son “grandes corredores” que permitan ganar tiempo para comunicar ciudades grandes sin tener en cuenta al territorio. En previsión de eso, recordó que el mapa aragonés ya contempla relaciones que van a quedar suprimidas en el estatal, como la comunicación entre Zaragoza y Teruel o las hijuelas que hay de las líneas estatales.

La situación del transporte dentro de Aragón está resuelta, dijo Briz, y ahora hay que hacer ver al Mitma que la propuesta que han hecho debe “afinarse”, además de tener en cuenta un “carácter social” y no exclusivamente economicista. Apuntó que debe haber una revisión con cada territorio y una colaboración financiera para atender lo que desatiende ahora el Estado.

Poblaciones afectadas


Las poblaciones turolenses que perderían paradas son Calanda, Utrillas, Cella, Valderrobres, Montalbán, Sarrión, Santa Eulalia, Calaceite, Ojos Negros, Valjunquera, Villel, Villafranca del Campo, Báguena
Valdeltormo, La Mata de los Olmos, Burbáguena, Perales del Alfambra, Bello, Odón, Tornos, Alba, Villarquemado, Escucha, Caminreal, Valdealgorfa, Beceite, Manzanera, Mazaleón, Alfambra. Villastar, Orihuela del Tremedal, Fuentes Claras, La Puebla de Valverde, Torrijo del Campo, La Fresneda, Bronchales, Torralba de los Sisones, Torrelacárcel, San Martín del Río, Cuevas Labradas, Blancas, Los Olmos, Torremocha del Jiloca, Libros, Cañizar del Olivar, Mezquita de Jarque, Castel de Cabra, Gargallo, Peralejos, Singra, Pozuel del Campo, Ródenas, Pozondón y Cañada Vellida.

El redactor recomienda