Síguenos
El repique de los tambores y bombos vuelve con la ilusión de que habrá Semana Santa El repique de los tambores y bombos vuelve con la ilusión de que habrá Semana Santa
La Hermandad de la Sangre se reúne cada sábado ante el frontón de San Julián para ensayar. Bykofoto/Antonio García

El repique de los tambores y bombos vuelve con la ilusión de que habrá Semana Santa

Después de tres años sin procesiones generales en Teruel las cofradías y hermandades se preparan con esperanza
Las cofradías y hermandades de Semana Santa de Teruel ya han comenzado sus ensayos con los tambores y bombos. Es lo habitual en estas fechas pero en esta ocasión tiene una relevancia mayor porque son dos años sin poder salir en procesión debido a la pandemia y para algunas son tres porque las lluvias obligaron a suspender las procesiones generales de 2019. El 21 de abril de ese año, Domingo de Resurrección, fue el último día en el que sonaron los tambores en la calle. Las dos siguientes lo hicieron desde los balcones.

Por eso había ganas de juntarse, de verse y hacer tocar los instrumentos todos juntos. Así, lo ve el presidente de la Junta de Hermandades de la Semana Santa de Teruel, José Villarroya, que asegura que entre los cofrades turolenses “hay ganas de volver a la normalidad”.

Y a diferencia de los últimos dos años, esta vez sí, habrá Semana Santa. La Hermandad trabaja de la mano del Ayuntamiento para ello. Aunque todavía quedan unas semanas, ya están trabajando en cómo se hará, pero habrá que esperar a ver cuáles son las restricciones para decidir posibles cambios en los actos o recorridos.

En los próximos días se presentará el cartel anunciador de la Semana Santa de Teruel, Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 2006, y la primera cita para tocar todos juntos será el 2 de marzo,  Miércoles de Ceniza.
Mientras tanto, el sonido de las mazas y los palos sobre las cajas de tambores y bombos ya ha empezado a sonar. Algunas bandas comenzaron antes de Navidad, otras arrancaron esta semana y algunas lo retomarán en las próximas semanas, pero todos con la misma ilusión y alegría por volver animando además a los turolenses de todas las edades a sumarse a los ensayos.

La banda de la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén comenzó a tocar antes de Navidad. Primero, quedaban solo los domingos y ahora lo harán también los viernes, en el colegio La Salle. Esta cofradía se caracteriza por la juventud de sus integrantes, muchos de ellos niños desde 7 años. Este año el más joven que saldrá en procesión tiene 3 años.

Al aire libre


Todos los ensayos se realizan al aire libre. Los tambores y bombos de la Oración del Huerto se reúnen los sábados por la tarde junto a la Iglesia de San León. Desde niños de 6 años a otros más mayores, se distribuyen por grupos para aprender las marchas. Sergio Alegre es uno de los instructores  y  comentó que finalmente no ha habido tantas bajas como esperaban tras dos años sin poder tocar, porque aunque algunos se han desapuntando otros se han animado a aprender. Esta cofradía tiene una sección infantil, otra juvenil y una de adultos, pero este año se distribuirán de otra manera para poder hacerlo bien.

Con el puente de hierro como fondo, los tambores y bombos de la Hermandad de Jesús Atado a la Columna y Nuestra Señora de la Esperanza también han empezado a ensayar. Tras la pandemia, no se ha reducido el número de participantes, incluso hay varias personas que han ido a probar. En esos casos se prestan los instrumentos hasta que acaba la Semana Santa. Estas primeras semanas los de percusión ensayan juntos y en las últimas coincidirán con las cornetas para coordinar los toques, explicó Sergio Cosa, que lleva 30 años tocando el tambor.

Junto al frontón de San Julián, la Hermandad de la Sangre se reúne cada sábado para tocar tambores y bombos. Bajo las explicaciones de Javi Giménez tratan de coordinar los distintos sonidos de los dos instrumentos. Una veintena de participantes de distintas edades llevan desde hace tres semanas reuniéndose. Entre los más jóvenes los hay que estos años atrás llegaron a ensayar pero no han salido en procesión nunca, por lo que esta Semana Santa será un aliciente.

En 2021, después de que se suspendiera por segundo año por la pandemia, el Ayuntamiento permitió que las bandas se reunieran para tocar y así no perder el contacto con los compañeros ni con los instrumentos.

 
Los Nazarenos ensayan los martes, viernes y sábados en el Palacio de Exposiciones


Algunas hermandades lo hicieron durante los meses de mayo y junio y otras no. Los nazarenos han vuelto a juntarse esta semana desde entonces. Lo hacen los martes y los viernes y sábados para que puedan acudir los estudiantes que están fuera de Teruel, como explicó el presidente de la cofradía, Ángel Sánchez.

Esta hermandad es una de las cuatro que tiene también banda de cornetas y esperan poder salir en las procesiones con las medidas de seguridad necesarias, como está previsto en otras ciudades.
La ilusión por tocar en Semana Santa ha podido con el temor a que esta afición hubiera sido reemplazada por otras, sobre todo en el caso de los más jóvenes.

 

El redactor recomienda