Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

303_1200x150-controlglass.gif banner click 303 banner 303

Especial: Endesa “cierra el círculo” que compagina competitividad, innovación y sostenibilidad Especial: Endesa “cierra el círculo” que compagina competitividad, innovación y sostenibilidad
Dos operarios, en uno de los parques eólicos de Endesa

Especial: Endesa “cierra el círculo” que compagina competitividad, innovación y sostenibilidad

La compañía integra el enfoque desde los aprovisionamientos hasta las soluciones finales
banner click 244 banner 244

Endesa integra la economía circular a lo largo de toda la cadena de valor y la visión íntegra desde los aprovisionamientos hasta las soluciones finales para los clientes, pasando por la descarbonización de las centrales de generación de electricidad y la digitalización (smartización) de las redes de distribución. Un enfoque basado en recursos sostenibles (renovables, reutilizables y reciclables), en la maximización de la vida útil de bienes y productos y de su factor de uso, y en la valorización de los activos al final de su ciclo de vida.

En primer lugar, el aprovisionamiento supone trabajar en colaboración con los proveedores es un ámbito clave puesto que lo que adquiere representa un componente importante de la circularidad por el gran impacto que tiene en el negocio. Desde esta perspectiva, Endesa ve a los proveedores como aliados fundamentales en el proceso. Ha comenzado a trabajar en una estrategia de aprovisionamiento orientada a la compra de bienes, obras y servicios que tiene como objetivo minimizar y/o evitar los impactos ambientales negativos y la generación de residuos durante su ciclo de vida.

Endesa aplica también el enfoque circular en las fases de proyecto y construcción de nuevas plantas de generación, buscando siempre “cerrar el círculo” tanto desde la fase de diseño, considerando el ecodiseño de los materiales utilizados y criterios de construcción sostenible, como la utilización de energías renovables, el reciclaje de los materiales utilizados en la propia obra o el uso de vehículos eléctricos.

También se han incorporado criterios de economía circular a la actividad de operación y mantenimiento, a través de iniciativas de reparación de grandes y pequeños componentes, creando una red de talleres que permite su recuperación y reutilización, extendiendo la vida de estos equipos y componentes.

Desmantelamiento circular

Otro ejemplo de esto es el enfoque se está poniendo en marcha en el proceso de cierre de las centrales térmicas de carbón. La visión de Endesa incluye el vector de la circularidad tanto por la reutilización del emplazamiento y las infraestructuras, buscando nuevas actividades de reindustrialización y de desarrollo de negocio en el territorio, como por el propio carácter circular del desmantelamiento en sí mismo.

En lo que se refiere a las nuevas actividades, trata de aprovechar las posibilidades energéticas del emplazamiento siempre que esto sea posible y, cuando no lo es, busca alternativas de reindustrialización de terceros siempre con un enfoque de generar economía y empleo en el territorio.

El objetivo es identificar nuevos usos alternativos para los emplazamientos existentes, a través de inversiones propias de la compañía o de un tercero que creen valor para las comunidades locales, de acuerdo con el potencial y las prioridades del territorio al que pertenecen.

Por la parte del desmantelamiento de las centrales, aplica los principios de la economía circular. En el caso del desmantelamiento de la Central Térmica de Andorra, se ha implantado con el contratista una serie de medidas y planes de acción con la finalidad de optimizar los recursos disponibles y garantizar la recuperación de materiales, equipos y componentes mediante su reutilización, reparación y/o valorización.

Todas estas medidas se han plasmado en un documento contractual como es el Plan de Desmantelamiento Circular que es de aplicación y obligado cumplimiento durante toda la ejecución de los trabajos.   

Entre otras actuaciones incluidas en este proyecto se encuentra la reutilización de los equipos, componentes o materiales, ya sea de los almacenes o de la propia planta, a través del aprovechamiento interno para otras plantas del Grupo Enel o bien mediante la venta a terceros  o donación a entidades culturales o educativas.

Apiario instalado junto a un parque fotovoltaico

También se hace hincapié en la posibilidad de proporcionar nuevos ciclos de vida a los materiales cuya vida no se puede extender, esperándose unas tasas de valorización de residuos cercanas al 90%. Esto último se consigue planteando un reciclado in situ de todos los materiales pétreos (como hormigones, elementos de fábrica de ladrillo o bloque de mortero de cemento), mediante sistemas de machaqueo que generen áridos artificiales procedentes del reciclado que puedan utilizarse en la instalación para relleno.

Residuo cero

Otro ejemplo de implantación de economía circular en las diferentes líneas de negocio es  la certificación de Residuo cero de Aenor para los residuos generados en las actividades de e-distribución en Aragón, Castilla y León y Galicia. En concreto, Aenor ha certificado que casi el 93% de las 395 toneladas de residuos generados en las actividades de distribución han sido valorizados, evitando terminar en un vertedero. En la mayor parte, la valorización consiste en el reciclado o recuperación de metales y compuestos metálicos, reciclado o recuperación de disolventes o regeneración de aceites.

Las más de 257 toneladas de residuos metálicos reciclados en la división de Aragón se les ha dado una segunda vida, cerca de la mitad de los residuos tratados son hierro, chapajo, cobre y aluminio, pero también se han valorizado contadores, aceites, maderas, baterías o porcelana, entre otros.

Sensibilización

Dentro del compromiso de la empresa de extender la cultura de economía circular se han realizado proyectos de sensibilización y formación a los empleados de la compañía. En el año 2019 se realizó la campaña Plásticos Zero, cuyo objetivo es reducir el consumo de plásticos de un solo uso en la compañía. Desde su implantación y hasta el año 2020, se ha evitado la generación de 11,7 toneladas de residuos plásticos de un solo uso en las sedes.

Durante 2021 se han realizado dos ediciones formativas en Economía circular en colaboración con Campus Iberus, del que la Universidad de Zaragoza forma parte, llamada Academia Endesa de Economía Circular.

La formación con más de 36 horas de duración y 8 sesiones en cada una de sus ediciones, se ha impartido a más de 60 empleados de las distintas áreas de la compañía.

Puntos de recarga de vehículos eléctricos

Las ponencias de carácter académico impartidas por la universidad hacen un especial énfasis en el sector eléctrico y versan sobre los siguientes temas: Modelos de negocio circular, La economía circular como ventaja competitiva, Métricas de Circularidad, Valor compartido y la economía circular, Análisis de ciclo de vida, Gestión medioambiental, Ecodiseño de producto, Ciudades y territorios circulares y Legislación y estrategias globales.

Además de esta parte académica se incluyen otras intervenciones realizadas por parte de expertos de la compañía y de otras entidades o expertos externos relevantes en el ámbito de la economía circular, en las que se da un enfoque más práctico a los conocimientos adquiridos.

En cuanto al uso final, Endesa impulsa y acelera la circularidad de los clientes Esto incluye incorporar también el concepto de circularidad en los productos y soluciones de la compañía y acelerar el despliegue de plataformas para la recarga de vehículos eléctricos que permita la necesaria electrificación del transporte.

Un nuevo modelo económico

El actual modelo económico desarrollado desde la Revolución Industrial, que sigue un paradigma lineal basado en “Extraer, Producir y Tirar”, está dando síntomas de agotamiento y expone al planeta a problemas ambientales y sociales, como el cambio climático, la contaminación atmosférica, el agotamiento de recursos naturales y la acumulación de residuos.

Si además se tiene en cuenta el aumento de población previsto para las próximas décadas y el desarrollo de los países emergentes, es evidente que el modelo económico actual no es sostenible, y no podrá hacer frente a los retos medioambientales y climáticos a los que nos enfrentamos.

Frente a este modelo, la economía circular ha adquirido un interés creciente entre instituciones, empresas y sociedad, y se presenta como la respuesta necesaria para desvincular el crecimiento económico del consumo de recursos y del deterioro ambiental, añadieron.

La economía circular se está imponiendo como una nueva visión para conseguir un desarrollo que combina competitividad, innovación y sostenibilidad.

Se trata de un nuevo modelo económico que aspira a realizar un uso más eficiente de los recursos, minimizando los que se consumen y reincorporando al proceso productivo los recursos aprovechables de los residuos. “Contribuye con un nuevo enfoque, que satisface el respeto al medio ambiente al mismo tiempo que mantiene el desarrollo industrial y aporta beneficio económico”.

Se basa en tres principios básicos:  preservar el capital natural, evitando el consumo de recursos no renovables, mantener el valor de los productos y materiales el mayor tiempo posible y, minimizar la generación de residuos al diseñar productos que eviten la generación de los mismos.

Un dron controla una red de distribución de Endesa

El redactor recomienda