Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

Jesús Gallardo, director de la EUPT: Jesús Gallardo, director de la EUPT:
Jesús Gallardo

Jesús Gallardo, director de la EUPT: "En la Escuela Politécnica de Teruel somos pequeños en volumen pero no en calidad"

"Estamos viendo cómo mejora la oferta y que los estudios de Ingeniería salgan reforzados"
banner click 244 banner 244
Jesús Gallardo acaba de ponerse al frente de la Escuela Universitaria Politécnica de Teruel en un momento en el que se abre la reflexión sobre el futuro de la oferta universitaria. El nuevo director defiende que este es un centro pequeño pero de gran calidad y muy vinculado al tejido empresarial.

-¿Cuáles son los objetivos en los que se quiere centrar en esta nueva etapa en la Escuela Politécnica?
-Ahora mismo en este Campus estamos en un proceso de reflexión sobre las distintas titulaciones, sobre la oferta académica que estamos impartiendo, también incentivado por el Patronato pro Estudios Universitarios que nos ha exigido esta reflexión, por el hecho de que todas las titulaciones universitarias se tienen que adaptar al nuevo marco normativo que hay desde el año pasado. Una de las cosas en las que hemos tenido que empezar a trabajar el equipo directivo es en hacer esa reflexión sobre la oferta académica del centro y estamos viendo cómo podemos posicionarnos, teniendo en cuenta todas las condiciones del contexto tanto sociales, políticas, de la propia institución, e intentar ver cómo podemos posicionarnos para reforzar esa oferta y que de todo este proceso el centro y los estudios de ingeniería en Teruel salgan reforzados.

-¿Se puede concretar hacia dónde quieren que vaya la oferta?
-Ahora mismo es complicado porque todavía estamos en un estadío muy preliminar, todavía estamos haciendo esa reflexión y viendo por dónde queremos tirar. Todavía es pronto para decir cosas concretas. A parte de eso, tenemos que intentar mantener el buen posicionamiento del centro dentro de la sociedad. Se ha hecho un buen trabajo en los últimos años, tenemos que seguir en esa línea que se vea dentro de Teruel y su entorno a este centro como el referente dentro de lo asuntos de ingeniería, no solo en formación sino también en colaboración con la industria y con los otros agentes sociales. A partir de ahí, intentar ver esas posibilidades de seguir creciendo.

-Las titulaciones que se imparten en la EUPT tienen una gran demanda en el ámbito laboral, pero cuesta un poco llegar a los alumnos. ¿Qué se puede hacer y por qué hay este distanciamiento de las carreras técnicas?
-Esto es así. Hay un descenso en la proporción de alumnado que estudia los bachilleratos científicos y parece que puede haber distintas causas. Puede haber un miedo a corto plazo a asignaturas de matemáticas y similares. A lo mejor ese rechazo induce a que ese alumnado acabe eligiendo otras opciones en los bachilleratos y por tanto se acabe decantando en el futuro por otros ámbitos de estudios superiores. Por el contexto, por lo que ha pasado recientemente, el ámbito de la salud se está haciendo muy fuerte y hay muchas vocaciones ahí que están arrastrando a mucho alumnado. Es algo que hemos hablado y, en contacto con el Vicerrectorado del Campus de Teruel y con otros agentes, vamos a intentar seguir ahondando en esa difusión del ámbito de la ciencia, el quitar ese miedo al ámbito científico-tecnológico e intentar que no se rechace ese ámbito a la hora de que alumnos de ESO y Bachillerato estén considerando qué estudiar. Es un ámbito más, un ámbito interesante en el cual hay trabajo, se hace un trabajo muy útil para la sociedad y al final no es ni más difícil ni más fácil que otras cosas. Que uno lo coja con ilusión, lo coja con ganas, con dedicación y al final, tanto bachillerato como titulaciones pueden ser equiparables en dificultad o en esfuerzo a otras.

-Una de las novedades de este año ha sido la puesta en marcha de ese programa conjunto de Ingeniería Informática y ADE. ¿Qué balance hace?
-El programa conjunto este primer año fue bastante demandado, completamos las diez plazas que teníamos y hubo gente que se quedó fuera, con lo cual en ese sentido estamos contentos. Como es el primer año es pronto para sacar conclusiones. Es verdad que nos gustaría atraer más alumnado a ese programa conjunto del ámbito científico- técnico. Nos gustaría que tuviésemos un porcentaje más grande de alumnado que viniera de ahí porque la primera intención era enfocarlo a personas de ese ámbito, alumnado con formación científico-técnica que pudiera tener unas inquietudes en un futuro de emprender, tener responsabilidades directivas. Por tanto, le vendría bien completar su formación con esos aspectos de ADE. Vamos a intentar con las acciones de difusión que en un futuro más proporción del alumnado pueda venir por esa vía.

-El máster es otras de las apuestas y ya se está consolidando.
-Efectivamente, el tema de la salud está muy de interés en estos momentos. La relación entre la ingeniería y la salud es muy inmediata y nosotros aquí en el centro lo estamos explotando, tanto en líneas de investigación como con el máster de Tecnologías para la salud y el bienestar. Ya llevamos dos años de máster. Ahora precisamente el nuevo marco normativo nos va a obligar a hacer ciertas modificaciones que vamos a intentar aprovechar para que dentro de ese proceso de reestructuración podamos hacerlo más atractivo para seguir creciendo y ganando alumnado. Tenemos un alumnado bastante variado porque también tenemos estudiantes extranjeros, además de los de aquí de Aragón. Vamos a intentar seguir creciendo en todas esas direcciones para que el máster se siga consolidando.

-¿Cómo se quiere potenciar la investigación?
-Las direcciones de los centros no tenemos mucho margen para encauzar la investigación por un sitio u otro porque es algo más autónomo de los investigadores y de los grupos de investigación, pero lo que sí que me gustaría es que esa investigación que se está haciendo se pusiese en valor y se diese a conocer porque la investigación que se hace aquí siempre dentro de la ingeniería y la tecnología, pero en ámbitos temáticos muy distintos, es una investigación de un nivel muy bueno perfectamente equiparable a la de cualquier otro centro universitario. El hecho de que seamos un centro pequeño no implica que hagamos una investigación peor. Se hace menos investigación porque somos menos, pero no es de peor calidad. Sí que nos gustaría intentar hacer acciones, dar a conocer aspectos concretos de investigación que se está haciendo aquí, dentro del centro.

-En cuanto a la estabilidad del profesorado, ¿hay alguna medida concreta?
-Realmente nosotros tenemos ahora una situación mucho mejor de la que se tenía hace unos años. Tenemos un porcentaje muy pequeño de profesores asociados a tiempo parcial y se ha estabilizado mucho profesorado en los últimos años. Nosotros ya no tenemos un problema tan acusado como podríamos tener antes. Sí que es verdad que hay puestos concretos de nuestra plantilla que está costando que se estabilicen, va y viene gente que está un par de años y se va.  La elección de personal depende de los departamentos pero sí que estamos intentando, de acuerdo con ellos, buscar esa estabilización de esas personas y de acuerdo con el Vicerrectorado de Profesorado de la Universidad de Zaragoza que está de acuerdo, a ver cómo podemos encontrar esas personas que se quieran estabilizar aquí en Teruel. Ahora son puestos muy concretos porque hemos conseguido en los últimos años ir estabilizando bastante y reduciendo la proporción de profesorado a tiempo parcial.

-Con las nuevas infraestructuras previstas para el Campus, quedarán espacios libres en la Escuela.¿Ya se han planteado que usos se les va a dar?
-Con el proyecto nuevo de edificios que van a ocupar el antiguo colegio Las Anejas y los antiguos módulos del colegio mayor se va a permitir, por un lado, que podamos utilizar esos espacios nuevos donde habrá laboratorios y seminarios. Además, lo que posiblemente va a ser más inmediato es que toda la sede de la biblioteca se va a mover y podremos disponer de toda la planta baja. Hay ya una serie de ideas de reubicación de espacios para intentar crecer en despachos del profesorado, que todo el profesorado a tiempo completo pueda tener un despacho individual; intentar tener laboratorios de investigación más grandes; incluso tener un pequeño salón de actos. Hay una serie de cosas que están ya planteadas y hay un proyecto de cómo querríamos aprovechar el espacio que se libere en este edificio.

-¿Cómo quieren intensificar su relación con el tejido empresarial?
-Tenemos distintas ideas. Vamos a intentar aprovechar los diferentes actos que tenemos cada curso académico en los que podemos darnos a conocer y puede venir aquí la gente de la calle, como la Semana de la Ingeniería o la festividad del patrón del centro. Vamos a ver si aprovechando algunas de esas fechas marcadas en el calendario se organizan actividades tipo feria de empresas o feria de empleo para intentar acercarnos y poner en contacto también con ellos a nuestros alumnos. La mayoría trabaja antes de tener el título, incluso, y el teletrabajo abre mucho las posibilidades de trabajo para nuestros egresados. Lo que nos gustaría es que nuestros egresados tuvieran primero en mente las empresas del entorno a la hora de elegir cuál va a ser su futuro laboral más inmediato. Al final el alumnado toma las decisiones, pero al menos que se sepa lo que hay aquí. Al final, todo lo que le vaya bien a las empresas del entorno repercute en nosotros. Lo que es bueno para la sociedad de Teruel es bueno para nuestro centro y viceversa. Todo lo que pudiera ser que el talento se quedara aquí sería beneficioso para la sociedad y para nosotros como centro universitario de la ciudad.

-Es un centro pequeño que ha mostrado en la pandemia que este modelo puede tener muchas ventajas.
-En el curso 2020-2021, somos conscientes de que tuvimos un cierto incremento de estudiantes que quisieron venir aquí a estudiar por las características de nuestro centro porque éramos un centro pequeño, no masificado, e íbamos a tener presencialidad sí o sí. Creo que al final eso nos ha servido para que se nos conozca más. Vender esas bondades que contamos siempre de que aquí tenemos una atención personalizada al alumnado. Se conoce a los estudiantes y es mucho más directo que en otros centros más masificados.

-La EUPT tiene algunas propuestas de semipresencialidad. ¿Es una línea de futuro?
-Ahora mismo tenemos dos líneas de oferta académica semipresencial: el grado de Ingeniería Electrónica y Automática (que se oferta presencial y semipresencial) y el máster. Estamos abiertos a todas las posibilidades. Somos parte de la Universidad de Zaragoza que es una universidad presencial y entendemos que el crecimiento fundamental del centro debería venir por la vía presencial. Lógicamente, si además se puede complementar con oferta semipresencial como la que tenemos ahora, está bien. Podemos seguir creciendo en oferta semipresencial, por ejemplo, en estudios propios para gente que puede estar trabajando. Pero nosotros no perdemos de vista que formamos parte de una universidad eminentemente presencial y que el crecimiento fundamental lo deberíamos hacer por la vía presencial. Lo otro es un complemento que nos viene bien, que nos hace llegar a un público al que a lo mejor de otra manera no podríamos llegar.

-¿Cuáles serían sus dos o tres retos prioritarios?
-El intentar que el centro siga creciendo en cuanto a alumnado de entrada y de salida, que también es importante. Que podamos seguir consolidando plantilla y que sigamos con ese posicionamiento del centro como centro referente dentro de nuestro entorno en el ámbito de la ingeniería. Posicionarnos bien, ya no solo a nivel local o comarcal sino autonómico y nacional. Este centro tiene titulaciones al mismo nivel que cualquier centro universitario, donde tenemos estudios de grado y de máster oficial, líneas de investigación tan válidas y tan de impacto como en cualquier otro sitio. Que no se nos vea como un centro menor. A pesar de que en volumen somos un centro pequeño, el más pequeño de la Universidad de Zaragoza, eso no quiere decir ni que la docencia sea de menos nivel, ni que la investigación sea de menos nivel. Somos pequeños en volumen pero no en calidad. Ese es el mensaje que creo que tiene que calar. Es importante.

El redactor recomienda