Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Los nuevos ingenieros de la Escuela Politécnica de Teruel reciben sus insignias Los nuevos ingenieros de la Escuela Politécnica de Teruel reciben sus insignias
Juan Valenciano, Enrique Zaro y Martín Orna con los profesionales y estudiantes del grado de Ingeniería

Los nuevos ingenieros de la Escuela Politécnica de Teruel reciben sus insignias

El acto regresa tras un año de ausencia por la situación sanitaria de la covid-19
Nuria Andrés
Son los reyes de la tecnología. Saben de electrónica, robótica e informática. Todo aquello que a nuestro alrededor contenga algo de estos campos pueden controlarlo.Lo dicen los números: los graduados en Ingeniería Electrónica y Automática tienen un futuro académico lleno de esperanzas. En medio de este largo camino profesional que les queda por delante, el Colegio de Graduados de Ingeniería de la Rama Industrial, Ingenieros Técnicos Industriales y Peritos Industriales de Aragón (Cogitiar) se presenta como un centro de apoyo para los nuevos profesionales del mundo de la ingeniería. Para formalizar este soporte, el Cogitiar celebró el jueves, 1 de julio, la entrega de insignias a los cursos 2019-2020 y 2020-2021; así como del premio al mejor Trabajo de Fin de Grado (TFG).

Desde hace ya varios años que el Cogitiar otorga una distinción a los egresados de la Escuela Politécnica de Teruel (EUPT). En concreto, esta se trata de la tercera edición de un acto en el que hacen reconocimiento y dan la bienvenida a los nuevos profesionales. Debido a la crisis sanitaria derivada de la covid-19, el año pasado no pudo celebrarse este evento, por lo que, en la reciente ceremonia estaban convocados tanto aquellos estudiantes de la promoción 2019-2020, como los de la de 2020-2021.

Tal y como explicó la directora de la EUPT, Inmaculada Plaza, se trata de un acto simbólico en el que ellos se presentan como profesionales de referencia que, a partir de ahora, van a poder asesorar y acompañar a los alumnos en el inicio de su carrera profesional y, posteriormente, a lo largo de esta. “Es un acto muy bonito y muy emotivo en el que se pretende brindar un apoyo a los nuevos profesionales en su camino laboral”, contó Plaza.
Todos los años desde la Escuela Politécnica de Teruel se entrega una distinción a organizaciones, instituciones o personas que tienen una estrecha colaboración con el centro.

En esta ocasión, se otorgó a Cogitiar debido a la gran relación que mantiene con la escuela; un trato que, según explica Plaza, está cada vez más consolidado. Prueba de ello es que en este evento, quien entrega las insignias es el decano del Cogitiar, Enrique Zaro; a quien además acompañan los profesionales Juan Valenciano Horta, delegado de Teruel y Martín Orna Carmona, director de la Escuela Universitaria Politécnica de la Almunia (EUPLA) y representante de la Cátedra de Cogitiar.
Se trata del primer año en el que en este acto académico se concede el Premio al mejor Trabajo de Fin de Grado del curso 2019-2020.

Premio al mejor TFG

Un total de cuatro proyectos fueron seleccionados y, finalmente, fue el del alumno Gonzalo Martínez el que resultó ganador y recibió una recompensa de 300 euros. El alumno Sergio Domínguez fue el estudiante que quedó en segundo puesto; José Miguel Monzón en tercer lugar y, finalmente, Jaime Abril en cuarta posición.


El comité de expertos de Cogitiar valoró la alta calidad de todos los proyectos presentados, pero, en especial, destacó el de Gonzalo Martínez -titulado Automatización, Interfaz HMI y cuadro eléctrico en renovación de sistemas de control en una máquina disparadora de machos- por ser un trabajo centrado en la industria, ser real y,sobre todo, por haberlo realizado en una empresa industrial de Teruel como es Pyrsa, en Monreal del Campo.

Gonzalo Martínez, antiguo estudiante del grado de Ingeniería Electrónica y Automática recibió el reconocimiento de Cogitiar por haber realizado el mejor Trabajo.de Fin de Grado de la promoción 2019-2020. Tal y como el propio ingeniero comentó en el evento, él realizó su trabajo en febrero de 2020 y quiso que su proyecto se centrara en la empresa Pyrsa, de Monreal del Campo.
Martínez había realizado las prácticas de la carrera en esta misma empresa,por lo que, su deseo era aplicar todos los conocimientos  aprendidos en los años de la carrera en un centro donde había estado ejerciendo como es Pyrsa.

En concreto, Gonzalo Martínez, realizó una renovación completa de  una máquina disparadora de machos. Este aparato se trataba de una máquina del centro que seguía en funcionamiento, pero en la que el ingeniero se percató de que necesitaba una renovación. Por lo tanto, Martínez centró su Trabajo en renovar todo el sistema de control , así como el cuadro eléctrico de la misma;consiguiendo de esta manera modernizarla y obtener mejores resultados del aparato.

El antiguo alumno de la Escuela Universitaria Politécnica de Teruel  contó que había sido un trabajo largo para el que había destinado muchas horas y mucho esfuerzo, además, agradeció el trabajo de José Carlos Rando, su tutor por parte de la empresa y Eduardo Gil, su tutor de la Universidad.

Pese a que, según cuentan los estudiantes, la carrera de Ingeniería Electrónica y Automática es complicada y requiere mucho esfuerzo y largas jornadas de estudio, los alumnos de esta rama pueden presumir de algo muy difícil dados los tiempos que corren y la generación a la que pertenecen: todos aquellos que se gradúan en este campo salen de la carrera con trabajo. De hecho, muchos de los alumnos no pudieron asistir al acto por motivos laborales. “La mitad no pudieron venir porque están trabajando todos, el 100%. Incluso de este último año, algunos ya tienen ofertas de empleo antes de terminar la carrera. Para nosotros, la empleabilidad es total, estamos muy orgullosos porque todos los que salen de la carrera , consiguen colocarse enseguida”, constató Inma Plaza.

No solo esto, sino que, tal y como cuenta la profesional, los alumnos de esta titulación desean trabajar en Teruel, es un perfil muy arraigado a la provincia, y por tanto, desde la escuela potencian el ámbito del emprendimiento tanto para todos los que quieran obrar en empresas, como también, para aquellos que deseen crear sus propias firmas y sus gabinetes de ingeniería. “Les estamos animando mucho a que creen empresas en Teruel, pero la verdad es que es un perfil que mayoritariamente se queda en Teruel a trabajar, generamos bastante trabajo para la provincia. Es un perfil muy bonito, muy fijado a esta tierra”, comentó Inmaculada Plaza.