Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

La directora de la AESA, Isabel Maestre, en la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales del Campus de Teruel. Javier Escriche

"La Agencia Estatal de Seguridad Aérea no regula el sector espacial ni otorga licencias de astropuerto"

Isabel Maestre, directora de la AESA, ve positiva la creación de una Agencia Espacial Europea y su posible instalación en Teruel

La directora de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), Isabel Maestre, considera necesario regular los vuelos orbitales y suborbitales, pero indicó que esta normativa no compete a la agencia ni al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del que depende. Por lo tanto, tampoco puede resolver la solicitud del Aeropuerto de Teruel para operar como astropuerto.

Así lo aseguró Maestre durante su primera visita a la plataforma aeroportuaria turolense con motivo de la celebración de la séptima edición del Curso de Avances y desarrollo del sector aeronáutico y aeroespacial de la Universidad de Verano de Teruel que organiza la Fundación Antonio Gargallo.

-¿Qué es la AESA y cuáles son sus cometidos?
-La Agencia Estatal de Seguridad Aérea es la autoridad de aviación civil en España. Eso significa que cualquier actividad que se quiera hacer en el marco de la aviación, tanto por una empresa como por un profesional, tiene que pasar previamente por la agencia para ser supervisada y ver si cumple una serie de requisitos, sobre todo de seguridad, para evitar accidentes aéreos. Es decir, una compañía aérea, una empresa de trabajos aéreos como la extinción incendios, la gestión de un aeropuerto o de un proveedor de servicios de navegación aérea... todas estas empresas tienen que pasar por la agencia antes de empezar a vender sus servicios. Y un piloto, un controlador aéreo, un técnico de mantenimiento de aeronaves, etcétera, también tienen que pasar por la agencia para que le emitamos la licencia con la que puede trabajar.

-¿Ha cambiado mucho la seguridad aérea con motivo de la pandemia?
-No, no ha cambiado. Nosotros llevamos un trabajo continuado desde el primer vuelo realizado en 1903 por los hermanos Wright. Desde los primeros años, la aviación tomó la decisión de investigar los accidentes aéreos, no desde el punto de vista punitivo sino de las lecciones aprendidas para evitar para que eso se volviera a repetir. Ha sido un aprendizaje muy importante. Eso, unido a la necesidad de crear autoridades de aviación civil en cada país que garanticen el cumplimiento de los requisitos de seguridad, ha llevado a que, siendo el aéreo el medio de transporte más joven, sea el más seguro de todos.

Medidas

-¿Existen cada vez más normas en el sector?
-Lo que se busca es la mejora continua y si se es riguroso en el cumplimiento de las medidas que son necesarias. Al fin y al cabo, nuestro trabajo consiste en evitar accidentes y fallecimientos; por tanto, lo que hacemos es preservar la vida de los ciudadanos. Desde ese punto de vista, ni las empresas del sector de la aviación ni las autoridades de la aviación civil podemos quedarnos de brazos cruzados. Trabajamos desde hace años en la mejora continua de la seguridad y, por lo tanto, en la excelencia.

-Con la aparición de nuevos desarrollos, como los drones, se abren nuevos campos que regular...
-Efectivamente. Los drones son una asignatura en la que estamos trabajando desde el 2012. En 2014, España fue uno de los primeros países que tuvo una ley y en 2017 ya tuvimos en el BOE un Real Decreto. Las leyes estaban escritas para aviación convencional, no para pilotar las aeronaves en remoto. No quisimos esperar a la normativa europea, que salió en 2019. Tenemos que ir antes porque sino el sector no se desarrolla. Gracias a ese trabajo previo, con la entrada en vigor el 31 de diciembre de 2020 de la normativa europea, España ya tiene un sector bastante consolidado, en desarrollo también pero muy buen cimentado, y se ha adaptado rapidísimamente.

Ahora mismo en España hay más de 31.000 operadores de drones y tenemos 47.000 pilotos. Son números que multiplican por 100 lo que es el transporte convencional. Se abre un sector para la aviación sin límite ahora mismo. Y ahí detrás estará también el transporte de personas, los aerotaxis, el urban air movility, porque en 2025 ya empezaremos a ver en Europa ensayos de transporte de personas con drones.

-¿Y qué opina sobre la necesidad de regular los vuelos orbitales y suborbitales?
-Deberían regularse, desde mi punto de vista. Evidentemente, nosotros no somos los que llevamos el espacio, por lo que entiendo que será esa futura Agencia Espacial Española la que lo haga. Pero creo que las lecciones aprendidas en la aviación, es decir, en los vuelos no espaciales, para los que llevamos más de un siglo desarrollando la mejora de la seguridad, pueden servir. La regulación ha hecho que ese sector se desarrolle. El que haya más regulación no quiere decir que haya más imposibilidad, al revés, lo que hace es que un sector se desarrolle perfectamente y sea un vector económico potente en la sociedad.

Toda esa experiencia que tenemos en la AESA es algo que debemos poner al servicio de la futura Agencia Espacial Española. Y todas esas lecciones aprendidas en metodologías porque, aunque es una forma de vuelo distinta, la metodología de trabajo creo que es un buen referente para que el desarrollo en nuestro país de todas las empresas que trabajan en el espacio sea seguro, robusto y firme. Y que sea una andadura potente para nosotros.

Astropuerto

-Entonces, ¿la AESA no puede calificar al Aeropuerto de Teruel para operar como astropuerto?
-Nosotros no estamos capacitados. Sí que hemos verificado el Aeropuerto de Teruel para todos los trabajos que se hacen ahora mismo y que han dado como resultado uno de los negocios más interesantes en el mundo de la aviación, aún más con motivo de la pandemia.

-¿Qué le pareció la plataforma aeroportuaria turolense?
-Impresionante. Hacía mucho tiempo que quería venir. El director del Aeropuerto, Alejandro Ibrahim, me había invitado hace bastante tiempo y tener la oportunidad de venir y de ver todo lo que se ha hecho y se sigue haciendo y los proyectos que hay a futuro es algo de lo que me siento muy orgullosa. Es muy importante que se lleven a cabo estas tareas, esta creación de empleo, esta riqueza, esos desarrollos tecnológicos tan importantes, no para ahora sino para el futuro.

Nosotros siempre tenemos que pensar en el futuro, tenemos que adelantarnos. Esa es la manera de que la tecnología avance y con ello la sociedad para que haya mejoras para los ciudadanos. Como directora de un organismo público siempre en el centro de todo está el ciudadano, está la persona.

-¿Qué opina sobre la propuesta para que esa Agencia Espacial Española se instale en Teruel?
-No tengo opinión porque dependerá de un ministerio. Nosotros dependemos de Transportes y también somos agencia. Entiendo que tendrá un formato similar al nuestro y que dependerá del ministerio correspondiente, pero no puedo decir nada porque no está en mis manos y ni siquiera me van a preguntar por ello

En cualquier caso, la agencia es la autoridad y será importante para el desarrollo del sector, como la AESA lo es para la aviación. Pero lo principal desde mi punto de vista es que haya un tejido industrial privado que impulse todo. La agencia tiene que ser un facilitador. Sin ese tejido, no se puede hacer nada. ¡Ojalá estuviera aquí! Pero el foco es lo que ya se está haciendo, como por ejemplo el banco de prueba de los motores cohete de PLD Space. Esto es lo importante, con lo que hay que quedarse para seguir avanzando.

-En otro ámbito, usted es también presidenta de la asociación ‘Ellas vuelan alto’...
-Es una asociación de mujeres y hombres que luchan por la igualdad y por la visibilidad de las mujeres en este sector. La aviación es un sector muy masculinizado. Tengo grandes compañeros, pero queremos animar a las jóvenes y a las niñas para que estudien y se formen en profesiones aeronáuticas, desde ingeniería o gestión aeronáutica, piloto, controlador, mecánica, azafata... Es un sector muy interesante, con mucho futuro, y son profesiones bastante cualificadas y muy motivantes, por lo que estoy segura de que nunca se desanimarán. La sociedad se enfrenta a grandes retos, desde la pandemia a la disminución de tráfico aéreos, la sostenibilidad, los drones... Hay tantos retos que es una pena perder el 50% del talento que tenemos en el mundo y no utilizarlo en este sector.

Soy una firme creyente en que la mujer aporta mucho al sector de la aviación. Ahora mismo solo el 25% de las personas que cursan carreras técnicas son mujeres. Tenemos que avanzar porque creo que la mujer tiene mucho que decir y que hacer en este sector.

-Además, las chicas turolenses pueden labrarse su futuro laboral aquí...
-Eso es importantísimo. Tarmac Aragón prevé duplicar la plantilla en los próximos cuatro años. Hace falta mucha gente y hace falta que las nuevas generaciones se preparen bien para abordar todos los retos que tenemos por delante. Además, el Aeropuerto de Teruel tiene vocación de seguir creciendo, no solo en tamaño, que también, sino en tecnología, innovación y nuevos proyectos.

El redactor recomienda