Síguenos

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

La Encomienda Templaria Hospitalaria de Teruel, pregonera de Las Bodas de Isabel de Segura 2022 La Encomienda Templaria Hospitalaria de Teruel, pregonera de Las Bodas de Isabel de Segura 2022
La alcaldesa de Teruel junto a miembros de la Encomienda Templaria y Hospitalaria de Teruel y de la Fundación Bodas de Isabel

La Encomienda Templaria Hospitalaria de Teruel, pregonera de Las Bodas de Isabel de Segura 2022

Se reconoce así la gran implicación de este grupo con la recreación medieval de la historia de los Amantes de Teruel
banner click 244 banner 244

Los pregoneros de la XVI Edición de Las Bodas de Isabel de Segura serán los miembros de La Encomienda Templaria y Hospitalaria de Teruel por su apoyo incondicional a la organización de Las Bodas de Isabel de Segura, así como por su vinculación desde el inicio de la celebración.

Además de colaborar con la organización, la Encomienda participa en el programa de Las Bodas de Isabel de Segura con el Capítulo de la Orden del Temple y protagoniza uno de los momentos álgidos de Las Bodas de Isabel de Segura: la entrada de los cuerpos de Isabel y Diego en la Plaza del Seminario mientras entonan el Non nobis domine.

La Encomienda Templaria Hospitalaria comenzó como grupo en el año 1999, aunque algunos de sus miembros ya trabajaban con la organización de Las Bodas de Segura desde su comienzo en 1997.

En palabras de sus miembros, “la esencia del grupo siempre ha sido la colaboración en esta recreación medieval tan esencial en la villa de Teruel, asumiendo compromisos que nos han llevado a vivir la fiesta de una manera singular y propia. Para este proyecto, hemos aportado nuestra creatividad, rigor histórico y un elemento aglutinador, colaborando en todo lo que iba surgiendo. Esto nos ha servido, además, para enriquecernos personalmente, investigando y estudiando la sociedad de aquel siglo XIII”.

Desde los comienzos, la Encomienda se ha ocupado de organizar la apertura de espacios para que se pudieran desarrollar las diferentes escenas de la Leyenda y de trasladar los cuerpos de Isabel y Diego. En esos primeros años, en los que no estaban tan implicados los servicios públicos, “la gente nos veía como el referente para solucionar problemas de toda índole que surgían, incluso para cuestiones bien mundanas. Durante todos estos años, el camino ha sido largo, fructífero y duro, como la vida de un caminante y peregrino que agradece los pasos que anda sin más pago que la humildad de un fin más grande. Non nobis domine non nobis sed nomine tuo da gloriam”.

El redactor recomienda