Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

La Guardia Civil de Teruel ha realizado más de 600 auxilios a la ciudadanía en lo que va de año La Guardia Civil de Teruel ha realizado más de 600 auxilios a la ciudadanía en lo que va de año
Los niños realizaron una ofrenda floral a la Virgen en el patio de armas

La Guardia Civil de Teruel ha realizado más de 600 auxilios a la ciudadanía en lo que va de año

El subdelegado del Gobierno pide que este dato se tenga en cuenta para dotar a la provincia de más agentes

El subdelegado del Gobierno en Teruel, José Ramón Morro, abogó por que los servicios humanitarios -se han prestado más de 600 en lo que va de año- cuenten también a la hora de dotar de más efectivos a la Guardia Civil en la provincia, y  que no solo se tenga en cuenta la tasa de criminalidad. El reto demográfico y la igualdad territorial estuvieron presentes en el acto de celebración de la patrona del instituto armado que tuvo lugar en la Comandancia de Teruel, que volvió a celebrarse después de que el año pasado no tuviera lugar por la pandemia. En el mismo hubo un recuerdo para las víctimas de la covid, así como un reconocimiento a los sanitarios.

El patio de armas de la Comandancia de la Guardia Civil de Teruel volvió a acoger los actos de celebración del día del Pilar, patrona del cuerpo, aunque con un formato algo diferente en el que se suprimió el desfile final, que en años anteriores a la covid se había trasladado a la calle en un gesto de acercamiento a la sociedad.

Esa cercanía a la ciudadanía y ganarse su confianza fue un aspecto en el que incidió la teniente coronel jefa de la Comandancia, Silva Gil, durante su intervención. “Tan importante es nuestra labor de prevención e investigación policial como la necesidad de poner especial mimo en el trato a la ciudadanía”, dijo Gil, puesto que de ello dependerá ganarse la confianza o no de la gente de la calle, puntualizó.

Pero fue la implicación del instituto armado con el reto demográfico y la necesidad de tener unas plantillas acordes con las necesidades del territorio, lo que destacó en las intervenciones tanto de la teniente coronel como del subdelegado del Gobierno, José Ramón Morro.

La teniente coronel abogó por mirar hacia la estrategia de la Guardia Civil 2021-2025 atendiendo a las tres líneas de trabajo que establece de cara a la modernización del cuerpo, la generación de valor público y “la contribución frente al Reto Demográfico”.

Fue el subdelegado, no obstante, el que fue más explícito en esta demanda de incrementar las dotaciones de guardias civiles teniendo en cuenta las características del territorio turolense por su extensión, altitud, dispersión de la población y envejecimiento de la misma. “Por estas razones, nos encontramos legitimados para pelear por disponer de una plantilla completa e, incluso, de un número mayor de guardias civiles”.

Morro reconoció que la provincia continúa manteniendo una de las tasas de criminalidad más bajas del país, con 19,7 infracciones por cada mil habitantes, casi veinte puntos por debajo de la media española y cerca de diez puntos de la media aragonesa entre junio de 2020 y el mismo mes de 2021. Además, incidió en que la tasa de esclarecimiento de delitos es del 47,7%, la más alta de la última década.

No obstante, puso énfasis en el elevado número de acciones humanitarias que lleva a cabo el cuerpo debido a las propias características de la provincia. Indicó que en lo que va de año se llevan prestados algo más de 600 servicios humanitarios, entre ellos el rescate de personas que se pierden buscando setas en esta época del año. A fecha del martes la cifra era de 42 personas tras los tres últimas rescatadas el lunes en el Maestrazgo. Morro precisó que esa cifra era solo de las personas rescatadas por el instituto armado, a lo que habría que sumar las encontradas por los propios familiares o agentes de protección de la naturaleza.

Asignación de efectivos

Estas actuaciones de la benemérita llevaron al subdelegado a asegurar que “quizá seamos de los primeros del país en prestar servicios humanitarios a la población, porque vivimos en una provincia muy extensa, orográficamente compleja y climatológicamente dura”. Consideró al respecto que “también esto debe contar en la balanza de asignación futura de efectivos”

Morro expresó el deseo de que los agentes estén “contentos” en la provincia y puedan disponer para ello de buenos servicios, “ayudas tecnológicas como la videovigilancia en localidades pequeñas, banda ancha en los acuartelamientos y unas condiciones dignas en las instalaciones y en sus viviendas”.

Al término del acto, y en declaraciones a la prensa, el subdelegado dijo que hay que hablar de Teruel “en positivo” porque los datos de criminalidad son bajos, pero a la vez hay que hacer valer el importante volumen de servicios humanitarios a la población que se prestan. Además, abogó por incentivar a los agentes para garantizar su permanencia en un puesto rural al menos durante cinco años.

Morro comentó que el reto es tener cubierta la plantilla “prácticamente al 95%”. Ni el subdelegado ni la teniente coronel precisaron  en qué porcentaje se encuentra ahora ni el número de efectivos en cifras absolutas, si bien la segunda precisó que ahora está un poco por debajo.

La teniente coronel Silvia Gil dijo que incrementar esas plantillas permitiría que el tiempo de respuesta se redujese, y que lo deseable sería tener dependencias abiertas las 24 horas, aunque añadió que “lamentablemente las circunstancias no facilitan que eso sea así, y en algún momento tendremos que plantearnos cómo hacer para dar un mejor servicio”.

Gil reconoció que reagrupar efectivos “no es sencillo” y hay que “tener en cuenta todas las sensibilidades”, por lo que están tratando de darle una solución. “Hay que repensar todo, sobre todo porque hay acuartelamientos que están muy próximos unos de otros”, comentó, por lo que apuntó que tal vez sería más efectivo que hubiese un único puesto en lugar de dos en estos casos concretos, pero que el personal viviese en los dos acuartelamientos. Insistió en que no hay una solución única y que se trata de “repensar y replantear cada uno de los casos”.

Morro apuntó que la posición de la Subdelegación es que la Guardia Civil es un cuerpo policial ligado al territorio y que cualquier decisión futura que se tome debe mantener esa premisa. Además, recordó que desde 2018 se ha incrementado “notablemente” la oferta pública de empleo en el cuerpo y que se espera que en 2022 sea mayor.

Durante sus intervenciones en el acto, que contó con la presencia de la alcaldesa de Teruel, Emma Buj, y de la consejera de Presidencia de la DGA, Mayte Pérez, así como de numerosas autoridades, tanto el subdelegado como la teniente coronel incidieron igualmente en seguir dedicando una especial atención a combatir la violencia de género y hacer frente al nuevo reto de la lucha contra la ciberdelincuencia.

El colectivo sanitario recibió un reconocimiento durante el acto

Reconocimientos en un periodo marcado por la pandemia

Durante el acto institucional de ayer se impusieron distintas condecoraciones y se hicieron reconocimientos a miembros de la Guardia Civil y de otros cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, así como a personal civil en un año especialmente marcado por la pandemia, después de que en 2020 no pudiera celebrarse este acto debido a la covid.

Uno de los reconocimientos estuvo dirigido al personal sanitario por su trabajo en estos dos años, que se fijó en particular en los profesionales del centro de salud Teruel Ensanche, con quienes la Guardia Civil ha trabajado de manera muy directa durante la vacunación. Recogieron ese reconocimiento el coordinador médico, Mariano Lozano, la coordinadora de enfermería, María José Fernández, y la enfermera Natalia Marín, que agradecieron el gesto de que se hubiesen acordado de los profesionales sanitarios.

El redactor recomienda