Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Los diferentes prismas de la soledad, en un documental de Acompañando-Teruel Los diferentes prismas de la soledad, en un documental de Acompañando-Teruel
Sede del programa Acompañando-Teruel donde se han rodado algunas de las escenas del documental. Acompañando-Teruel

Los diferentes prismas de la soledad, en un documental de Acompañando-Teruel

El equipo formado por alumnos y titulados de Bellas Artes ultima la recogida de testimonios
banner click 244 banner 244

Durante este mes de septiembre se están ultimando las grabaciones del documental La soledad de los que no existen, una iniciativa enmarcada en el programa Acompañando-Teruel que se está llevando a cabo con un grupo de estudiantes del grado de Bellas Artes de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de Teruel. Este trabajo gira en torno al sentimiento de soledad desde todos sus puntos de vista y partiendo de la situación que generó la covid. Recoge testimonios de turolenses de todas las edades y de personas de otras nacionalidades que han llegado a la ciudad y cuentan su experiencia. La posibilidad de participar en este trabajo está todavía abierta y para ello solo hay que contactar con las responsables del programa.

Acompañando-Teruel es un proyecto de buena vecindad y creación de redes ciudadanas para la convivencia y apoyo a las personas en situaciones de aislamiento que surgió de la colaboración entre el Ayuntamiento de la capital y la Federación de Asociaciones Vecinales de la ciudad, al que se sumaron otras entidades. El proyecto cogió el testigo de la iniciativa que surgió durante el tiempo de confinamiento por la pandemia y trabaja con una red de voluntarios que colabora en paliar la soledad no deseada de los vecinos de la ciudad, sea cual sea su edad y condición.

El pasado mes de abril se presentó una iniciativa surgida desde el campus universitario turolense, que consiste en la grabación de un audiovisual que pretende reflexionar sobre la soledad no deseada como concepto universal focalizándolo en la sociedad turolense durante la pandemia y tras ella.

Dos de los alumnos de Bellas Artes durante el rodaje. Acompañando-Teruel

El documental busca el retrato realista y cercano de la soledad contado con la voz de sus protagonistas. Las grabaciones de sus testimonios comenzaron en mayo y tras el parón veraniego se han retomado este mes.

El profesor Alfonso Burgos está al frente de este proyecto que cuenta con un elenco de alumnos de Bellas Artes (Ana Luque, Ángel Celimendiz, Elena García Patón, Marta Burriel, Sheila J. Calvo y Adrián Gimeno)  y egresados de Bellas Artes (Carlos Romano, Jowita Tyzska y Xavier Urrios), inmersos en la tarea de poner sonido y cara a este sentimiento universal desde una perspectiva local. Junto a ellos, se encuentra el equipo de Acompañando-Teruel con el que trabajan para llevar este proyecto a buen puerto.

El profesor Alfonso Burgos explica que, en los próximos días, una vez que recojan todos los testimonios orales, procederán al montaje del documental. En un principio querían contar con imagen y sonido pero después han decidido incluir también voces de personas que no quieren salir en pantalla pero que desean contar su experiencia. En este caso el montaje se realizará con dibujos y material gráfico que preparen los estudiantes de Bellas Artes. Con dos testimonios que quedan con grabar esta próxima semana serán 11 las voces que se podrán escuchar aunque podrían incorporarse nuevos protagonistas, por lo que hace un llamamiento por si alguien se quiere sumar  al proyecto. Para ello puede contactar con ellos en acompanando.teruel@gmail.com o el  número 681 153 238.

Una vez que esté editado, el objetivo de los promotores es presentar el documental en concursos y festivales cinematográficos, convencidos de que se va a poder romper el estigma y los perjuicios que  existen en torno a la soledad.

Maximino explica su experiencia en el documental. Acompañando-Teruel

“Es un sentimiento que no solo afecta a las personas mayores y que no solo es negativo”, afirma Burgos, que enfatiza que con el proyecto se pretende ofrecer un punto de vista vital. “La soledad no es algo malo, hay quien lo vive de forma temporal y no tiene por qué ser negativo”, señala.

Para el desarrollo de este trabajo, se ha contado con una ayuda económica de la Fundación Universitaria Antonio Gargallo destinada tanto al soporte técnico necesario para hacer el documental como para su promoción posterior y proyecciones.

 

El redactor recomienda