Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Más de 80.000 pernoctaciones hacen que los hoteles turolenses registren el mejor mes de julio de la historia Más de 80.000 pernoctaciones hacen que los hoteles turolenses registren el mejor mes de julio de la historia
Dinópolis sigue siendo un foco de gran atracción turística

Más de 80.000 pernoctaciones hacen que los hoteles turolenses registren el mejor mes de julio de la historia

Los alojamientos superan a los contabilizados en 2019, momento que marcó un récord

Los hoteles turolenses recibieron en julio a 40.632 viajeros, que llevaron a cabo un total de 80.882 pernoctaciones, lo que supone la cifra más alta para el séptimo mes del año de toda la serie histórica, que se inicia en 1999, según la Encuesta de Ocupación Hotelera difundida este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los alojamientos en los establecimientos hoteleros turolenses en julio superaron en un 87,83% a los del mismo mes del año pasado (43.061) y en un 1,2% a los de 2019 (79.925), cuando se marcó el anterior récord. Y es que las pernoctaciones en julio venían incrementándose año tras año desde 2015, una tendencia rota únicamente el año pasado por las restricciones derivadas de la pandemia.

Así, la cifra más baja de la serie se dio en julio de 2020 con 43.061, ligeramente inferior a la marcada en 1999 en el inicio de la misma (43.129) y a la de 2012, cuando la crisis económica dejó tan solo 45.849.

Las pernoctaciones de los viajeros residentes en España, que representan el 88,42% del total (71.519), se elevaron un 81,54% respecto a julio de 2020. Y si se compara el dato de este año con el del mismo mes de 2019, sin pandemia, las noches de hotel en la provincia muestran un aumento del 2,58%.

Entre tanto, las llevadas a cabo por extranjeros, que representan el 11,58% restante (9.362), se multiplicaron por 2,5 respecto a julio de 2020, pero todavía son un 8,3% inferiores a las del mismo mes de 2019.

Procedencias

Atendiendo a la procedencia de los residentes en España, el mayor porcentaje de pernoctaciones se corresponde con viajeros llegados de la Comunidad Valenciana (26,13%), seguidos de los procedentes de la propia Comunidad Autónoma aragonesa (22,47%), Cataluña (14,16%), Comunidad de Madrid (12,88%), Andalucía (6%) y País Vasco (5,08%).

Según la Encuesta de Coyuntura Turística Hotelera, en julio permanecían abiertos en la provincia de Teruel 215 hoteles, 23 más que hace un año pero todavía 28 menos que en 2019. El grado de ocupación por plazas alcanzó el 36,37%, porcentaje que se elevó los fines de semana hasta el 46,10%. La estancia media también se incrementó hasta las 1,99 noches por viajero. Estos establecimientos daban empleo a 748 personas, 182 más que en el mismo mes de 2020 pero aún 82 menos que en 2019.

Los establecimientos hoteleros turolenses acumulan 211.817 pernoctaciones de enero a junio, con lo que ya superan en un 10,42% a las registradas en el mismo periodo de 2020 (191.919), aunque todavía son un 52,38% inferiores a las de 2019 (444.827).

En concreto, las de los viajeros residentes en España han crecido un 7,77% respecto a los siete primeros meses de 2020 y permanecen un 52,72% por debajo de las de 2020, mientras que las de los extranjeros han crecido un 31,6% respecto al año pasado y han caído un 44% en relación a 2019.

Puntos turísticos

Los hoteles de la ciudad de Teruel recibieron en julio a 12.607 viajeros, que llevaron a cabo 26.081 pernoctaciones. Aunque son un 78,8% más que las registradas en el mismo mes de 2020 (14.586), todavía son un 22,13% inferiores a las de 2019 (33.495).

Cabe recordar que por segundo año consecutivo no se celebraron las Fiestas del Ángel, aunque la disputa de la Baja Aragón el penúltimo fin de semana del mes ayudó a mejorar las cifras de ocupación. De enero a julio, el número de alojamientos (73.062) ha aumentado un 3,5% respecto al mismo periodo de 2019 (70.566), pero todavía es un 60,7% inferior al de 2019 (185.897).

La capital disponía en julio de 26 hoteles abiertos, dos más que hace un año pero cuatro menos que hace dos. La ocupación media fue del 50,27%, porcentaje que se elevó los fines de semana hasta el 58,51%, y la estancia media fue de 1,84 noches por viajero.

El número de empleados llegó a los 180, 24 más que en julio de 2020 pero 14 menos que en el mismo mes de 2019.

Entre tanto, los establecimientos hoteleros de la ciudad de Albarracín contabilizaron 5.077 viajeros y 9.329 pernoctaciones en julio, lo que representa un incremento del 53,8% respecto a hace un año (6.066) y un 28,7% más que en el mismo mes de 2019 (7.248).

El INE no ofrece datos de Albarracín para los cuatro primeros meses de 2021 debido a las restricciones a la movilidad vigentes hasta el final del tercer estado de alarma el 9 de mayo, por lo que en este caso no es posible realizar la comparativa de los siete primeros del año.

El número de hoteles abiertos en la ciudad de los Azagra llega a 27, seis más que hace un año y cuatro más que hace dos. El grado de ocupación alcanzó el 42,47%, el 56,2% los fines de semana. La estancia media fue de 1,64 noches por viajero.

Estos establecimientos daban empleo a 48 personas, cuatro más que hace un año y ocho menos que en julio de 2019.

Datos regionales

Los hoteles aragoneses registraron en julio 528.599 pernoctaciones, un 76,37% más que en el mismo mes de 2020 (299.712), pero todavía un 9,8% menos que en 2019 (586.020), y la ocupación media alcanzó el 45,1%.

Mallorca registró en julio el mayor número de pernoctaciones hoteleras, con casi 4,2 millones de registros.

Los destinos principales de los viajeros residentes en España fueron Andalucía, Cataluña y Comunitat Valenciana.

La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) prevé un descenso notable de la actividad del mercado doméstico en el mes de septiembre, cuando se retomen los calendarios laborales y escolares, por lo que muchas zonas que han compensado con los turistas nacionales también sufran las consecuencias del descenso del turismo extranjero.

El redactor recomienda