Síguenos
Padrón de 2022: Teruel capital pierde 94 habitantes y el resto  de municipios de la provincia 30 Padrón de 2022: Teruel capital pierde 94 habitantes y el resto  de municipios de la provincia 30
Varias personas el viernes de la semana pasada por la calle San Juan de Teruel

Padrón de 2022: Teruel capital pierde 94 habitantes y el resto de municipios de la provincia 30

Las cifras son a 1 de enero y se han publicado esta semana

La provincia de Teruel ha perdido  más habitantes en la capital que en el resto de los municipios, según ponen de manifiesto las cifras oficiales de población resultantes de la revisión del Padrón municipal referidas al 1 de enero de 2022, que publicó el pasado miércoles el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital en el Boletín Oficial del Estado. A esa fecha la provincia de Teruel contaba con 134.421 habitantes, 124 menos que un año antes.

La capital perdió 94 habitantes y el resto de la provincia 30. Un análisis de la última década facilitado por el comisionado para la lucha contra la despoblación en Aragón, Javier Allué, muestra una contención de la sangría demográfica en las zonas rurales frente a la pérdida de población que registran las capitales.

Los datos definitivos de la revisión del Padrón a fecha de 1 de enero de este año mejoran la estadística del Padrón continuo publicada en abril, cuando entonces se daba una pérdida de población de 185 habitantes en la provincia de Teruel, que al final se ha cerrado con un descenso de 124, según el Real Decreto publicado en el BOE.

El descenso se produce también en la provincia de Zaragoza, que pierde 1.014 habitantes, mientras que Huesca gana población al aumentarla en 1.192 personas. El saldo para todo Aragón es positivo puesto que gana 54 habitantes, ya que las pérdidas de Zaragoza y Teruel se compensan con el crecimiento de Huesca. A 1 de enero de este año Aragón contaba con 1.326.315 habitantes, de los cuales 966.438 estaban empadronados en la provincia de Zaragoza, 225.456 en la de Huesca, y 134.421 en la de Teruel.

El comisionado para la lucha contra la despoblación en Aragón, Javier Allué, hizo un análisis en profundidad de la evolución de la población aragonesa, según las cifras del Padrón definitivo, que ponen de manifiesto que donde más habitantes se están perdiendo es en las capitales, mientras que en el resto ganan población o se contiene la sangría como es el caso de la provincia de Teruel.

De acuerdo con el análisis del comisionado, la ciudad de Huesca perdió 124 habitantes con respecto al padrón de 2021, la capital turolense perdió 94 y la zaragozana 2.291. En consecuencia, restando las capitales, la provincia oscense arrojó un saldo a favor de 1.068 habitantes, la de Teruel perdió 30, y la de Zaragoza ganó 1.277.

Allué destacó la contención de la sangría demográfica si se hace un análisis de la última década, en la que Aragón ha perdido 23.152 habitantes.

Evolución por legislaturas

Por legislaturas, explicó que los datos estadísticos indican que  entre enero de 2012 y enero 2016 se perdieron en la Comunidad Autónoma 40.904 habitantes, entre 2016 y 2019 se ganaron 10.728, y entre 2019 y 2022 ganó 7.024. Incidió, como “dato curioso”, en que Aragón “perdió el doble de habitantes entre 2012 y 2016 que en toda la última década”.

En el caso concreto de Teruel, el comisionado para la lucha contra la despoblación apuntó que se han perdido 9.307 habitantes, pero si se observa por legislaturas se aprecia un cambio significativo al contenerse en los últimos años la sangría demográfica.

Así, de acuerdo con los cálculos facilitados por Allué, entre el 1 de enero 2012 y la misma fecha de 2016, la provincia turolense perdió 6.751 habitantes, a una media de 1.687 por ejercicio; entre 2016 y 2019 perdió 2.840, con una media de 700 habitantes por año; mientras que entre 2019 y 2022 ha ganado 284, que arroja una media de más de 70 por año.

La evolución en Huesca y en Zaragoza es también a mejor y Allué apunta que la pérdida en las capitales distorsiona las cifras globales de las provincias. Afirma por ello que “el medio rural en Aragón y Teruel ha frenado la sangría demográfica”, algo que a su juicio “responde sin lugar a dudas a la generación de oportunidades y empleo y a los buenos datos de los saldos migratorios”.

Javier Allué añadió que la evolución por legislaturas “certifica que las políticas del Gobierno de Aragón han impactado en la evolución demográfica de manera positiva desde el 1 de enero de 2016 y especialmente desde 2019”. Incidió en que “cuando más población ha perdido Aragón en la última década es entre 2012 y 2016”.

El redactor recomienda