Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

Piden tres años de prisión para un joven por abrirle la cabeza a otro en el transcurso de un altercado en el exterior de una discoteca de Andorra Piden tres años de prisión para un joven por abrirle la cabeza a otro en el transcurso de un altercado en el exterior de una discoteca de Andorra
El acusado, de espaldas, en la sala de vistas de la Audiencia Provincial durante el desarrollo del juicio

Piden tres años de prisión para un joven por abrirle la cabeza a otro en el transcurso de un altercado en el exterior de una discoteca de Andorra

El acusado dice que no le golpeó, que hubo un forcejeo y el otro se cayó
banner click 244 banner 244

Una noche de fiesta estuvo a punto de acabar en desgracia cuando el pasado mes de marzo un altercado entre dos jóvenes ocurrido en el exterior de una discoteca de Andorra acabó con uno de ellos en el centro de salud con la cabeza abierta. Para el presunto responsable de la agresión, que asegura que no le golpeó, que solo hubo un forcejeo y que la víctima se cayó, la Fiscalía pide 2 años y dos meses de prisión, mientras que la acusación particular eleva la petición de pena a  3 años de cárcel por un delito de lesiones.

La Audiencia Provincial de Teruel dejó este martes visto para sentencia un juicio por un incidente ocurrido en una zona de fiesta un fin de semana y que acabó con una persona con una herida en la cabeza de seis centímetros. Este tipo de broncas ligadas al ambiente festivo y al efecto desinhibidor del alcohol no es infrecuente y el juicio de ayer puso de manifiesto el peligro que pueden entrañar sin existir de fondo ningún motivo aparente que justificara lo ocurrido.

De hecho, en la vista oral quedó patente la ausencia de un motivo que llevase a lo ocurrido, aunque ambas partes se acusaron mutuamente de haber provocado la situación. Según la Fiscalía y la acusación particular, el agresor golpeó con fuerza a la víctima en la cabeza causándole una herida de seis centímetros, mientras que la defensa alegó que solo hubo un forcejeo entre ambos, lo que provocó que se cayese y sin estar acreditado cómo se pudo producir la lesión y si fue al golpearse en la caída, argumentó esta parte.

Discoteca

Los hechos ocurrieron en las inmediaciones de la discoteca Galaxia de Andorra en la madrugada del 13 de marzo de este año, cuando según la Fiscalía se produjo un enfrentamiento entre dos grupos de personas cuya causa no quedó aclarada en la vista. La víctima apuntó que buscaban a su cuadrilla por ser de fuera, mientras que el acusado aseguró que profirieron insultos racistas contra él, y algunos testigos se refirieron también a unos comentarios en los baños de la discoteca.

El tribunal deberá determinar si hubo agresión y golpeó en la cabeza a la víctima, lo que asegura esta, su esposa y un testigo que es amigo, y que es en lo que se basan las acusaciones, o si por el contrario fue un forcejeo lo que provocó la caída e hizo que se lesionara el perjudicado, que es lo que sostiene la defensa a tenor de la declaración de su representado. Esta parte argumenta además que el resto de numerosos testigos de la causa manifestaron no haber visto el golpe.

La lesión consistió en una herida contusa de unos seis centímetros en la región temporal izquierda de la cabeza, que precisó de dieciséis grapas y le ha dejado una cicatriz de ocho centímetros con el consiguiente perjuicio estético. La víctima se vio impedida de poder realizar su actividad normal durante veinte días, y en el juicio comentó cómo a los dos días empeoró su situación y tuvieron que hacerle un TAC en el Hospital de Alcañiz.

El fiscal pidió para el acusado, M. A. M., una pena de 2 años y dos meses de prisión por un delito de lesiones, además de indemnizar en concepto de responsabilidad civil al perjudicado con la cantidad de 1.140,80 euros por las lesiones sufridas y 6.919,80 euros por las cuelas.

La acusación particular modificó el tipo penal que había planteado inicialmente sin modificar por ello las penas que pedía, que mantuvo en 3 años de prisión y 9.014,60 euros en concepto de responsabilidad civil.

La defensa por su parte pidió la libre absolución al entender que no se había acreditado que su representado hubiese golpeado a la víctima y las “contradicciones” puestas de manifiesto entre los testigos, por lo que a su juicio existía una “duda razonable” que debía resolverse a favor del reo.

Insultos

En su declaración, el acusado afirmó que la víctima fue a por él con “insultos referidos a mi color”, puesto que es negro, a consecuencia de lo cual hubo un “forcejeo”. Argumentó que no dio ningún golpe y que en cambio fueron a por él. Aseguró que no lo vio caer al suelo ni tampoco sangre.

Los amigos de la víctima declararon en cambio que al auxiliarle en el suelo vieron ya la gravedad de la herida por lo que sangraba y se lo llevaron al centro de salud. Con posterioridad, el acusado se puso en contacto con la víctima para disculparse y ofrecerle la posibilidad de un acuerdo pagándole los días que había estado de baja para evitar ir a juicio.

La acusación entiende que esos mensajes y audios, que se reprodujeron en la vista, eran una prueba de que reconocía los hechos, pero el acusado insistió en que él no le golpeó, y que le envió esos mensajes preocupándose por él y para evitar la situación de un juicio. “No quería que mi familia me viera en un sitio como este”, dijo, para insistir que quería “evitarlo” a toda costa y que él no hizo “nada”.

La víctima comentó que al salir de la discoteca acudió para ver lo que pasaba porque un amigo de su cuadrilla estaba discutiendo con el acusado, que este se echó a reír y le golpeó con tal fuerza que le dejó KO, se fue para atrás hasta toparse con la persiana de un establecimiento y después cayó al suelo porque se quedó “aturdido totalmente”.

Durante la vista los testigos discreparon sobre el estado en que podían encontrarse por el consumo de alcohol esa noche (el incidente ocurrió sobre las 4 de la madrugada), y quedó en el aire si el presunto golpe el agresor lo pudo propinar con una botella, ya que nadie llegó a verla. Un amigo de la víctima aseguró que él también había sido golpeado pero no puso denuncia.

El redactor recomienda