Síguenos
Un  convenio entre el ayuntamiento y la Fundación Santa María permitirá actuar enel patrimonio de la capital Un  convenio entre el ayuntamiento y la Fundación Santa María permitirá actuar enel patrimonio de la capital
La fuente de la plaza de los Franciscanos data del silgo XIX y cuenta con doce caños

Un convenio entre el ayuntamiento y la Fundación Santa María permitirá actuar enel patrimonio de la capital

Las primeras actuaciones se llevarán a cabo en las fuentes de la plaza de la Catedral y de los Franciscanos, así como en la Escalinata

Un  convenio con la Fundación Santa María de Albarracín permitirá actuar en la recuperación del patrimonio histórico artístico de la ciudad de Teruel. Este convenio se firmará y presentará próximamente pero Buj avanzó ayer que las primeras actuaciones se llevarán a cabo en las fuentes de la plaza de la Catedral y de los Franciscanos, así como en la Escalinata, que este año cumple un siglo desde su puesta en funcionamiento, pero más adelante se podrían acometer otros proyectos como la antigua de traída de aguas de la ciudad.

La Junta de Gobierno aprobó ayer el texto de este convenio con la Fundación Santa María de Albarracín, entidad en la que hace unos meses entró la Fundación Térvalis y que sufragará estas inversiones, según adelantó ayer la alcaldesa de Teruel.

Emma Buj agradeció la colaboración de la Fundación, una entidad que es “sinónimo de calidad en la restauración”.

“Es la suma de voluntades y no tengo más que estar agradecida a todos los que participan en ella”, comentó.

Seis entidades conforman ahora mismo el patronato de la Fundación, con la incorporación de Térvalis en el mes de junio, que acompaña a la Diócesis de Teruel y Albarracín, el Ayuntamiento de Albarracín, Ibercaja, la Diputación de Teruel y el Gobierno de Aragón.

La fuente de la Catedral se encuentra en la antigua Casa del Deán

El convenio “ha venido para quedarse”, apuntó la alcaldesa que señaló que este primero tendrá una duración de cuatro años y conforme se vaya actuado se irán incorporado nuevas actuaciones.  “Comenzamos con estas  tres que son muy simbólicas”,  dijo y apuntó que estas primeras obras supondrán una inversión de unos 300.000 euros.

Este año se cumple un siglo de la puesta en funcionamiento de la Escalinata. El monumento neomudéjar necesita de reparaciones porque presenta humedades y pérdida de algunos de los azulejos que lo adornan. Precisamente el Ayuntamiento ya encargó hace unos años a la Fundación Santa María de Albarracín que interviniera en el relieve de Aniceto Marinas, que ocupa la plaza central de la Escalinata, y que está dedicada a los Amantes de Teruel, y así se hizo, pero falta rehabilitar el resto del monumento.

Reivindicaciones

La adecuación de este monumento había sido demandada por el grupo municipal del PSOE hasta en tres ocasiones con propuestas en el pleno entre esta legislatura y la pasada, debido a su estado de deterioro. Ayer el portavoz del PSOE, Samuel Morón, se felicitó de que se vaya a llevar a cabo esta actuación.

“El PSOE entre la pasada legislatura y esta llevaba tres veces pidiendo una intervención integral de la Escalinata, que es un emblema de la ciudad a nivel patrimonial y turístico, nos alegramos de que se vaya a llevar a cabo porque es muy importante   para Teruel”, dijo.

La fuente más antigua

La fuente de la plaza de la Catedral se encuentra en el edificio de la llamada Casa del Deán. Se trata de la más antigua de la ciudad. Anteriormente se encontraba en el barrio del Arrabal. Hace medio siglo se trasladó a su actual emplazamiento, después de que el escudo que la corona, la pila y los sillares aparecieran durante unas obras efectuadas en la ronda.

Sus orígenes se atribuyen al siglo XVI, como una de las fuentes de la antigua traída de aguas de la ciudad que ideó el ingeniero francés Pierres Vedel.

En su nuevo emplazamiento, los caños se adornaron con unas caras de león y ahora ocupa un lugar relevante en la plaza de la Catedral.

Por su parte la fuente de la plaza de los Franciscanos, que data del siglo XIX, está formada por doce caños metálicos en forma de cara. Debido a su estado de deterioro, de algunos de ellos no mana agua. La recuperación de este monumento completaría el que recientemente se ha llevado a cabo en el templo gótico.

El redactor recomienda