Síguenos

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

Voces expertas aconsejan Voces expertas aconsejan
Unos operarios retiran parte de la columna dañada que sustentaba al Torico, a primeras horas de la mañana de ayere. Bykofoto / Antonio García

Voces expertas aconsejan "profesionalidad y reflexión" en el proceso de restauración del Torico

Los especialistas aconsejan una reconsideración de usos futuros del patrimonio cultural a la hora de emprender la tarea de recuperación
banner click 244 banner 244
Cruz Aguilar

El director del Museo de Teruel, Jaime Vicente Redón, alertó de la necesidad de llevar a cabo “una reflexión profunda” antes de acometer un proceso de restauración, que hay que realizar con “profesionalidad”.  En ese trabajo hay que tener en cuenta tanto el estado de los materiales y las piezas como el uso futuro que se le va a dar a la escultura y las medidas preventivas a aplicar. En este sentido planteó que el Torico es de hierro fundido ­–no de bronce– y cualquier soldadura que se realice para unir las cuatro patas fracturadas con la base “sería un añadido” de dudosa consistencia para según qué usos.

Expresó la necesidad de encargar el trabajo a una empresa especializada en el tema porque se trata del símbolo más importante de la ciudad. En este sentido, Redón recordó que la intervención que se llevó a cabo en el año 2003 se encargó “a un imaginero valenciano” y después tuvo que intervenir el equipo de restauración del Museo puesto que el tratamiento realizado era cuestionable: “No era una restauración en sí, le estaban quitando los óxidos con una radial”, aseveró.

En el Museo le dieron un tratamiento superficial consistente en unos tintes y capas de protección para que tuviera el aspecto de hierro oxidado que ha lucido todos estos años y también para fuera resistente a estar a la intemperie.

El arquitecto Antonio Pérez, que es uno de los grandes expertos del patrimonio de la ciudad, planteó que el desplome de la columna del Torico ayer domingo por la mañana es algo que “desgraciadamente ha ocurrido” pero debe servir de experiencia para el futuro.
Pidió “no sobrecargar” los monumentos “con algo para lo que no han sido construidos”. Ese cuidado que defiende lo extiende a la puesta del Pañuelico, un acto que, en su opinión, “no debería haberse hecho nunca” porque “no tiene sentido escalar por ahí”.

A su juicio “sería un crimen arreglar ese toro en cuatro días y volver a ponerlo para que suban a colocarle el Pañuelico”, dijo. Planteó que lo lógico es “hacer un un proyecto de restauración integral de la fuente, sin improvisaciones en cuanto a la colocación y sujeción de la columna caída y del Torico”, una vez que esté reparado.

El redactor recomienda