Síguenos

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

Alcorisa ultima las Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo que tendrán lugar el último fin de semana de marzo Alcorisa ultima las Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo que tendrán lugar el último fin de semana de marzo
Un grupo infantil de tamborileros y tamborileras ensaya en el pabellón de Albalate del Arzobispo. Junta Local de Cofradías y Semana Santa

Alcorisa ultima las Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo que tendrán lugar el último fin de semana de marzo

Tamborileros de 5 Comunidades volverán a encontrarse tres años después

Los tamborileros tienen “muchas ganas” de volver a tocar después de tres años sin hacerlo en condiciones de normalidad en las plazas y las calles de los nueve pueblos de la Ruta del Tambor y Bombo. Las inscripciones a las escuelas están siendo un éxito y las cuadrillas oficiales ensayan para el primer gran reencuentro: las Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo de Alcorisa, que tendrán lugar el último fin de semana de marzo.

La localidad bajoaragonesa tenía todo preparado para las Nacionales del 20 al 22 de marzo de 2020, pero una semana antes hubo que suspenderlas debido a la proliferación de casos de covid. Fue el primer acto tamborilero en caer. Llegó el confinamiento y con él las procesiones y rompidas de balcón. Con las vacunas sin generalizar, la Semana Santa de 2021 tampoco brilló. Pero esta edición, con los contagios en retroceso y sin restricciones en el exterior -más allá de la obligación de llevar mascarilla si no se puede guardar la distancia de seguridad-, cunde el optimismo.

“Las restricciones se han suavizado y las Jornadas Nacionales se pueden realizar en este momento, por lo que estamos organizándolas con normalidad aunque aplicaremos todas las medidas que nos sean exigidas, para lo que se está elaborando un plan de seguridad”, destacó la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alcorisa, Raquel Egea.

Los tamborileros de Aragón, Andalucía, Castilla La Mancha, Comunidad Valenciana y Murcia “se están movilizando” para llegar a Alcorisa porque “tienen ganas de retomar estas jornadas que con mucha pena tuvimos que suspender”, dijo Egea. Serán fechas de reencuentro y por ello “van a ser especiales”.

El comité organizador impulsa el evento “con alegría e ilusión, pero también con responsabilidad y nervios porque va a haber mucho trabajo detrás y queremos que todo salga bien”, dijo la edil, que suplicó a las circunstancias que “por favor esta vez sí lo podamos llevar a cabo”.

Las obras de la variante de Alcorisa han llenado muchos pisos de alquiler que estaban vacíos en 2020, pero “trabajamos incansablemente para poder albergar a los visitantes, cuantos más mejor”, aseguró Egea. En este sentido, además del albergue municipal y los alojamientos turísticos de la localidad, se cuenta con la colaboración de particulares que hacen hueco en sus casas y cocheras, y de las peñas que están cediendo sus locales para instalar camas o literas, que también se ubicarán en algún pabellón. Además del área fija de autocaravanas junto a la plaza de toros, se habilitará otra zona para estos vehículos junto al río.

Han confirmado ya su presencia 300 invitados de las delegaciones oficiales, a los que se sumarán centenares de tamborileros, especialmente de los pueblos de la provincia de Teruel. El programa se está cerrando, pero no variará demasiado con respecto a lo habitual. Habrá exaltaciones, desfiles y mucha fiesta.

Impacientes por volver

En ella participará el miembro de la cuadrilla de Alcorisa y colaborador de la escuela de tambores y bombos local, Juanjo Martín, que aseguró que todos tienen “muchísimas ganas de volver”.

Era de justicia que todo resurgiera en Alcorisa y esa deuda que tiene la pandemia con la localidad se va a saldar. “Nos van llamando los amigos del resto de pueblos para que les busquemos sitio, que tienen mucha ilusión por venir, por lo que el reencuentro va a ser muy emocionante”, indicó Martín.

En cuanto a la escuela, “los chicos están con ganas de cogerlo de nuevo después de dos años sin darle”. En marzo empiezan.

Donde han comenzado ya las clases es en Albalate. Allí hay unas 90 personas perfeccionando la técnica entre los grupos de cinco a ocho años, de nueve a 13, de 13 a 16, y adultos. Ensayan con mascarillas que no ocultan sus ojos apasionados.

“Hemos notado un repunte de gente este año”, aseguró el presidente de la Junta Local de Cofradías y Semana Santa, Miguel del Río, probablemente porque se han inscrito dos añadas de golpe, las de los más pequeños. “Estamos bastante contentos, y también ha empezado a ensayar el grupo de tambores oficial y la cofradía de alabarderos”, puntualizó el responsable.

Preguntado por si se ha perdido destreza después del parón pandémico, del Río aseguró que “esto no se olvida; hay que tener en cuenta que el primer regalo de los tíos o los abuelos a un crío es un tambor o un bombo, por lo que la gente lo lleva dentro”. En caso de que se confirme la normalidad, “esperamos que venga mucha gente que vive en Zaragoza y Barcelona; se nos va a quedar la plaza pequeña”.

La afición a tocar el tambor y el bombo sigue creciendo

Varios escenarios posibles

Con ilusión y prudencia a partes iguales encara Aitor Pes su primera Semana Santa real al frente de la Cofradía del Cristo de los Tambores de Andorra. “Justo el año del confinamiento me iba a estrenar, por lo que para mí y la nueva junta va a ser especial”.

Cofradía, Ayuntamiento y parroquia trabajan con varios escenarios posibles en función de las restricciones que pueda haber ante una hipotética octava ola de covid en Aragón. “Estamos trabajando para poder hacer la Semana Santa normal, como si no pasara nada aunque con mascarillas si siguen siendo obligatorias cuando no se pueda guardar la distancia”, dijo Pes, que mostró cierta preocupación por los actos más multitudinarios, como son Romper la Hora, la Procesión de las Antorchas y el Fin del Redoble en la madrugada del Viernes Santo.

En cualquier caso, el tamborilero aseguró que Andorra y toda la Ruta viven con expectación las semanas previas a los días grandes. Como referencia, el también artesano del tambor aseguró que la venta y reparación de tambores y bombos “está siendo un pelotazo” este año.

En La Puebla de Híjar también están muy ilusionados con la Semana Santa en ciernes. El profesor de la escuela de tambores, Ángel Mendoza, se mostró muy satisfecho por las inscripciones de este año porque “tenemos los mismos niños que de costumbre”.

Hay infantiles, juveniles y adultos, con más de 20 participantes en cada grupo. “Son esponjas. Después de dos años pensábamos que iba a ir peor, pero la gente tiene interiorizadas las marchas y solo tenemos que repasarlas y pulir la técnica”, manifestó Mendoza.

Y es que “somos un pueblo que tiene en las raíces el tambor y el bombo, y en este tiempo hemos hecho unas ganas tremendas de juntarnos”, subrayó.

“Yo toco desde niño y conozco a tamborileros del resto de pueblos como si fueran del mío. Vamos a ir más gente que de costumbre a unas Nacionales porque está muy entregada. Además es en casa como aquel que dice y el ayuntamiento pondrá autobuses”, concluyó.

La Ruta organiza con paso firme y máxima prudencia

La Ruta del Tambor y el Bombo confiesa estar preparando concienzudamente todos los detalles de la Semana Santa pero “con mucha prudencia” por si repuntan los casos y vuelven las restricciones.

Dos años de pandemia hacen al consorcio de los nueve pueblos ser conservador, si bien no pierde comba en la organización de su gran evento de reunión previo a los Días Santos, como son las Jornadas de Convivencia de la Ruta, previstas para el 2 de abril.

“Las cofradías están empezando a ensayar, igual que las escuelas de tambores. Está bajando la incidencia del covid y yo soy optimista, pero tenemos que ver cómo entramos en marzo para concretar”, dijo el presidente de la Ruta, Fernando Galve.

El responsable indicó que la esencia de la fiesta está en la calle, donde se manifiesta esta tradición ancestral de profundas raíces culturales, religiosas y sociales, algo que da esperanza de normalidad.

El redactor recomienda