Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

Antonio Amador, alcalde de Andorra y diputado delegado de Presidencia en la DPT: “Tenemos ante nosotros la oportunidad de rediseñar el Bajo Aragón histórico con el Nudo” Antonio Amador, alcalde de Andorra y diputado delegado de Presidencia en la DPT: “Tenemos ante nosotros la oportunidad de rediseñar el Bajo Aragón histórico con el Nudo”
Antonio Amador, en la plaza del Ayuntamiento de Andorra. M. N.

Antonio Amador, alcalde de Andorra y diputado delegado de Presidencia en la DPT: “Tenemos ante nosotros la oportunidad de rediseñar el Bajo Aragón histórico con el Nudo”

El concurso del Miteco garantiza cientos de empleos en planes de acompañamiento

El alcalde de Andorra, Antonio Amador, garantiza que el concurso diseñado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) para la adjudicación de 1.202 megavatios (MW) de evacuación de nueva energía renovable en el Nudo Mudéjar lo ganará la propuesta que contenga el mejor plan socioeconómico para el territorio. El regidor advierte que el Bajo Aragón histórico puede quedar rediseñado, con centenares de empleos diversificados y de calidad a medio plazo por su componente tecnológico e innovador.

-¿El Nudo Mudéjar salvará Andorra tras el fin del carbón?

-El concurso parte del cierre de la central térmica. Al principio se daba por supuesto que esos megavatios se los quedaría Endesa para poder desarrollarlos donde quisiera, pero el Gobierno de Aragón, con el presidente Javier Lambán a la cabeza, propuso ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que se quedaran aquí y se abriera un proceso de concurrencia competitiva. Y a partir de ahí, el ministerio plantea una forma de trabajar novedosa que ha permitido al territorio valorar, aportar y sugerir. Y ya vemos que hay empresas comprometidas, que Aragón tiene músculo empresarial competitivo que cree en el territorio. El concurso se desarrolla con una premisa clara: el proyecto que más beneficie al territorio ganará los megavatios. Además de la innovación tecnológica, lo que más puntúa es el plan de acompañamiento económico y social. Se ha conseguido que las empresas promotoras usen como colaboradoras a empresas locales que están planteando alternativas de desarrollo industrial más allá de la producción energética.

-¿Se corre el riesgo de que las empresas que resulten adjudicatarias desarrollen solo sus proyectos energéticos para conectarse a la red y se olviden de los planes de acompañamiento?

-Como el papel lo soporta todo, una de las medidas que se tomó para garantizar la calidad de los proyectos y no demorarlos en el tiempo fue elevar la cuantía de los avales, de modo que una empresa que solicita el total de los 1.202 MW de evacuación tiene que depositar hasta 240 millones de euros. Si la empresa adjudicataria no cumple escrupulosamente el plan socioeconómico y los hitos temporales para desarrollarlo, perderá los avales y se le retirará la concesión. Con todo, ha quedado un concurso en el que participan, además de las empresas aragonesas, las grandes compañías eléctricas que han tenido que innovar sus proyectos fotovoltaicos y eólicos pero, sobre todo, han adquirido compromisos con el territorio que acompañarán con empleo y diversificación.

-¿Cuándo podremos palpar esa ansiada diversificación?

-Hay algunos planes de acompañamiento que se pueden establecer de manera inmediata para empezar a funcionar ya, mientras que otros son a medio plazo porque hay que construir toda la infraestructura y logística que conllevan. En cualquier caso, mientras se implementan estas industrias de acompañamiento también se construirán los parques, de forma que obtendremos ese oxígeno en forma de empleo que veníamos pidiendo. Además del Nudo Mudéjar, que cubrirá la potencia de acceso a red eléctrica que ha dejado libre la térmica,  hay otros proyectos renovables que están a punto de obtener las autorizaciones pertinentes para conectarse a otras redes de evacuación del entorno.

-¿Cuánto empleo calcula que se generará?

-Estamos hablando de miles de empleos en la fase de construcción y de varios cientos de puestos de trabajo cuando los planes de acompañamiento estén consolidados. Y esto es lo más interesante, porque es lo que va a generar diversificación económica y productiva para planificar el futuro de Andorra. No todo tiene que ser agricultura y ganadería, o industria, sino que habrá proyectos pioneros, innovadores y de experimentación. El impacto será en Andorra y en los otros 33 municipios del Nudo, pero también alrededor. Tenemos ante nosotros la oportunidad de rediseñar el Bajo Aragón histórico.

-De las once plicas que se han presentado, ¿cuáles considera más viables? ¿Qué participantes se han puesto en contacto directo con el Ayuntamiento?

-Antes de que acabara el plazo para presentar las ofertas hemos tenido contacto con el fondo de inversión Copenhagen Infrastructure Partners, Forestalia, Endesa, Energías de Portugal-Térvalis, Ignis-Arcoiris y Acciona-Falck Renewables. Después nos contactó Iberdrola-Aurinka. En cualquier caso, estamos hablando de compañías todas ellas de primer nivel. Este será el primer concurso de transición justa para adjudicar potencia de evacuación y le seguirán otros tantos, por lo que se presupone que en el primero no pueden mentir, no pueden quedar mal a las primeras de cambio. Insisto en que los avales y los megavatios que están en juego, que suponen cientos de millones de euros de beneficio anual en su explotación, son razones de peso para no dudar de las propuestas.

-Se han publicado algunas ofertas en los últimos días, desde la planta de 50 MW que Forestalia regalaría a los ayuntamientos hasta la industria de electrolizadores de Endesa, pasando por el hidroducto del fondo danés. ¿Cuál le llama más la atención?

-Hay proyectos que el Ayuntamiento de Andorra venía trabajando con estas empresas y desarrollando, independientemente del concurso, y finalmente han acabado formando parte de las propuestas del Nudo. Hay que ser prudentes, pero sí es verdad que unos, por empaque, originalidad y envergadura, tienen más posibilidades que otros. Los planes presentados son compromisos ante un territorio, pero también ante el Gobierno de Aragón y el Gobierno de España. Europa está también muy pendiente de cómo se realiza esta transición, por lo que insisto en que hay razones de peso para no dudar. Las empresas se lo han tomado como una cuestión de orgullo.

-¿Un gran desarrollo energético es compatible con el resto de sectores que sostienen ahora la provincia de Teruel?

-La provincia de Teruel es y será mucho más que producción de energía, mucho más que turismo y mucho más que sector agroalimentario, aunque destaca en todas estas facetas. Es un territorio repleto de oportunidades, con multitud de posibilidades de desarrollo como se está demostrando. Nos estamos convirtiendo también en un referente en el sector de fertilizantes y somos un gran plató de rodaje de cine y televisión. Lo que va a producir la resolución de este concurso es enriquecer aún más el abanico de posibilidades del territorio. Todos los sectores están para garantizar el futuro de la provincia y el desarrollo de un pilar no puede ser el verdugo del resto. Han de ser complementarios y tienen que generar sinergias entre ellos. Y aquí propongo una cuestión clave: que la energía sea más barata en los sitios donde se produce para el desarrollo de nuevos tejidos industriales y productivos.

-¿Hasta el punto de que pueda ser gratuita para los 34 municipios del Nudo, como propone Forestalia?

-Hasta el punto de que permita que cualquier tipo de industria que se pueda instalar en Teruel sea competitiva. En la factura eléctrica, el consumo de energía ocupa una parte pero después está la distribución y los distintos impuestos que se pagan, de modo que gratis no sería en ningún caso. En su día se desarrollaron unas Comunidades Autónomas en detrimento de otras como Aragón, de modo que lo que hay que hacer es tomar medidas de discriminación positiva en aquellas provincias en las que ha habido un déficit de inversión manifiesto, siempre teniendo muy presente que Teruel es una provincia de oportunidades. Todos aquellos que ven a Teruel como una provincia abandonada, dejada y poco menos que tercermundista, solo demuestran que no la conocen bien.

-¿Le preocupan declaraciones de impacto ambiental negativas como la del proyecto fotovoltaico Mudéjar de Endesa en Alcañiz e Híjar?

-Es un claro ejemplo de la rigurosidad normativa a la que se somete cualquier proyecto que puede tener un impacto ambiental. Ahora bien, tenemos que ser conscientes de que el concurso determinará una parte muy importante de la provincia de Teruel y se debe garantizar la convivencia entre aves, como el protegido cernícalo primilla, y los parques renovables.

-¿Qué hay del Convenio de Transición Justa? Se presentaron 140 propuestas que parece haber engullido el Nudo.

-El Convenio ha estado varias veces a punto de presentarse para su firma, pero surgían nuevas oportunidades para enriquecerlo, como por ejemplo los fondos europeos Next Generation. Es importante tener un Convenio en el que se marquen unas directrices de desarrollo, pero más importante aún es que esté perfectamente perfilado para que garantice el futuro de las comarcas mineras. Por ello no he entendido la presión sobre el Convenio en los meses en los que se estaba trabajando el concurso. Éste último va a marcar unas líneas de desarrollo de acuerdo a las propuestas que se hicieron en su día, que ciertamente estaban muy bien y algunas se incorporan en los planes de acompañamiento. El concurso habla de aspectos concretos inmediatos y de realidades de desarrollo. En septiembre estará adjudicado y, acto seguido, se empezará a trabajar en la ansiada reindustrialización.

-¿Se podía haber estirado un poco la central térmica mientras la zona encontraba una salida? Vemos ahora que plantas a carbón como As Pontes continúan para garantizar el suministro y estabilizar precios.

-Partiendo de que yo defendía que la alternativa al carbón era el carbón, sinceramente creo que  mirar atrás no tiene mucho sentido ahora. Cabe recordar que, en As Pontes, Endesa realizó la inversión que aquí no ejecutó, igual que en Carboneras (Almería). La térmica de Andorra dejó de actualizarse hacía tiempo. Hay que tomar el cambio como una oportunidad, tiene que salir bien sí o sí porque Europa pide esto. Ser los primeros es oro en este momento. ¿Que se desenchufó algo sin tener otro enchufe preparado? Puede ser. ¿Que nunca hubiésemos estado conformes y preparados? Pues también.

-¿Qué trascendencia tendrán los fondos europeos de recuperación en la cuenca minera?

-Al margen de lo que les pueda llegar a las empresas que desarrollan proyectos relacionados con la transformación de la economía, en este momento hay una convocatoria de ayudas abierta por el Miteco para infraestructuras públicas en municipios en transición justa por valor de 100 millones de euros, con cargo al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia financiado con fondos europeos. Ese dinero será mucho o poco en base a lo que se ejecute. Si estudiásemos el nivel de ejecución de las ayudas nos daríamos cuenta de que algo está fallando. Y de ahí nace la necesidad de una Oficina de Transición Energética y Reto Demográfico que solicitamos, volvimos a solicitar y desde aquí vuelvo a insistir en esa necesidad. Y Andorra es el lugar idóneo porque confluyen ambos aspectos. Descentralizar una administración solo depende de dos aspectos: determinación y voluntad política.

-Tres años después, ¿qué nivel de cumplimiento tiene el programa con el que se presentó a la alcaldía de Andorra?

-Si la pregunta es si estamos en el punto en que nos gustaría, diría que no, porque ha habido multitud de factores que nos han ralentizado, el más importante la pandemia. Pero en los 15 meses que quedan de legislatura estoy seguro de que alcanzaremos el 98% el cumplimiento del programa electoral del PSOE.

-¿Qué falta por hacer?

-Lo más importante es el nuevo contrato del agua, y hay que trabajar también en otras cuestiones que no dependen directamente del Ayuntamiento, como que haya un buen servicio pediátrico en el centro de salud. También hay que seguir avanzando en la dinamización de Andorra y acometer actuaciones de eliminación de barreras arquitectónicas, sostenibilidad y eficiencia. Se han incorporado aspectos claves como la participación ciudadana, transparencia y modernización de la administración. También tenemos pendiente la reforma del polideportivo.

-¿Cuándo verá la luz el nuevo pliego del agua?

-Si no lo llevamos en el pleno de febrero, convocaremos uno extraordinario en marzo para aprobarlo y comenzar con la licitación. Eran inasumibles las pérdidas constantes y el mantenimiento no solo era deficiente sino que estaba totalmente abandonado. La presión era insuficiente en ciertas zonas y lo que se pagaba no era acorde al servicio. Nos encontramos un rendimiento hidráulico del 39%, con todo lo que conlleva. Ahora hemos logrado reducir el consumo de los pozos en torno al 35%. Sabemos de la importancia de este pliego, con el que queremos subsanar todas las deficiencias. Estamos trabajando con una ingeniería que nos asesora. La idea es licitar una concesión para 10 años, prorrogables, con 250.000 euros para actuaciones de urgencia que mejoren el rendimiento hidráulico. Estamos convencidos de que en el servicio y la calidad habrá una mejora importante.

-En este momento, ¿Andorra está en condiciones de ofrecer agua a todo el desarrollo industrial que está por llegar?

-La Confederación Hidrográfica del Ebro nos deja usar 4 hectómetros cúbicos más que garantizan el suministro de Andorra. No renunciamos a recuperar el proyecto de la Elevación de Aguas del Ebro.

-¿Se les está resistiendo la ampliación de la residencia?

-La ampliación de la residencia Los Jardines va a ser una de las inversiones más potentes que abordará el Ayuntamiento de Andorra con recursos propios, ya que tenemos medio millón en subvención del Miteco pero necesitamos otro millón y medio más. Una vez quedó desierta la adjudicación por el encarecimiento de las materias primas, lo volvimos a licitar con agilidad para no perder la ayuda. A primeros de marzo queremos empezar a construir.

-¿Bajará Andorra de 7.000 habitantes censados?

-No hemos bajado de 7.000, estamos en 7.327 vecinos a fecha de noviembre de 2021 y lo que tenemos que hacer es luchar por recuperar los 8.000. Lo cierto es que la bajada de población es paulatina desde 2009, cuando tuvimos el pico de 8.403 habitantes. El cierre de la central no ha supuesto el punto de inflexión que cabría esperar y la realidad es que el paro ha bajado hasta el 8,43%. Hay múltiples análisis sobre este dato. Uno de ellos es que hay gente censada que está trabajando fuera. Es gente que sigue creyendo en Andorra y que, sobre todo, quiere seguir viviendo aquí, para lo que tenemos que generar las oportunidades.

-¿Qué balance hace de su paso por la Secretaría de Organización del PSOE de Teruel?

-Me tocó coger el testigo de un gran secretario de Organización como fue Antonio Arrufat. Para mí ha sido un gran orgullo y se lo agradezco a la secretaria general de los socialistas turolenses, Mayte Pérez, que depositó esa confianza y esa responsabilidad en mí. Me ha permitido conocer la provincia a fondo. La parte orgánica es uno de los aspectos de la política que a mí me gustan, si bien es verdad que el Ayuntamiento de Andorra requiere mucha dedicación. Coge el testigo Javier Baigorri, que estará a la altura y mejorará la senda trazada, y a mí me toca ejercer como responsable de Transición Justa dentro del partido.

-Los socialistas afirman que la provincia funciona.

-El PSOE ha sido impulsor de proyectos que han conformado el Teruel que conocemos ahora, pero el partido no se conforma con esto por las potencialidades que vemos en nuestra provincia. Los socialistas no llegan a la política para otra cosa que no sea mejorar la vida de las personas y desarrollar el territorio. Con esto, y viendo las alternativas que hay, los retos electorales no pueden ser otros que ganar las elecciones para no dejar Teruel en manos de los que han demostrado que, cuando han gobernado, la provincia ha seguido igual que cuando cogieron las riendas; pero tampoco en manos de aquellos que ven Teruel como una provincia desangelada, sin futuro, como un territorio casi muerto. Ante este panorama, queremos que Teruel siga avanzando, se desarrollen nuevos proyectos y se potencien los que ya hay.

-En la Diputación de Teruel asume desde 2019 la delegación de Presidencia y Relaciones Institucionales. La administración provincial trabaja este año con un presupuesto histórico de 87 millones de euros. ¿A qué se van a destinar para mejorar la vida de los turolenses?

-El equipo de gobierno, con el presidente Manuel Rando a la cabeza, nos creemos de verdad que la DPT es el Ayuntamiento de Ayuntamientos, y apostamos por mejorar los servicios en los 236 municipios. Nos encontramos una administración con una cantidad ingente de dinero en los bancos, casi un Plan de Obras y Servicios (POS), que se tenía que haber puesto anteriormente a disposición de los municipios que tenían importantes carencias. Además, estaba anticuada tecnológicamente. Vamos a seguir destinando recursos y más recursos a que nuestros municipios mejoren la calidad de vida de sus vecinos destinando cuantías económicas importantes, históricas diría, en planes de inversión, además de incrementar los programas de empleo y una apuesta firme por la cultura y por el turismo, sin dejar de lado las políticas sociales.

-¿Qué facetas de sus delegaciones de gobierno ha desarrollado en estos tres años?

-Como responsable también de Nuevas Tecnologías, hemos realizado una apuesta importante por modernizar la administración. Se ha implementado la firma electrónica, el registro telemático, se va a lanzar la oficina virtual tributaria, se ha modernizado el parque telemático, se va a trabajar por la transparencia y se ha dotado a cuerpos esenciales como los Bomberos de programas informáticos para mejorar la prestación de servicios. En resumen, se ha creado una administración más cercana, más ágil y sencilla, y atendiendo a las peculiaridades que tiene nuestra magnífica provincia. Ya no es necesario tener que desplazarse a Teruel para hacer cualquier gestión ordinaria. Además, en el laboratorio de Medio Ambiente, ubicado en Andorra, hemos renovado y ampliado maquinaria.

El redactor recomienda