Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

349_1200x150-mas-de-cebrian.gif banner click 349 banner 349

Andorra adjudica por 164.000 euros la traída de aguas a la zona ganadera Andorra adjudica por 164.000 euros la traída de aguas a la zona ganadera
Monte de Andorra donde tendrá lugar la actuación, en una foto de archivo facilitada por el Ayuntamiento de Andorra

Andorra adjudica por 164.000 euros la traída de aguas a la zona ganadera

La actuación asegurará el suministro a nuevas instalaciones porcinas en intensivo
El Ayuntamiento de Andorra ha adjudicado por 164.086,63 euros a la empresa Aqlara Ciclo Integral del Agua las obras de la red de distribución de agua para nuevas explotaciones en régimen intensivo en el área ganadera recientemente ampliada.

Se trata de “una obra importante que asegurará el suministro de agua a las instalaciones ganaderas situadas en el término municipal de Andorra”, destacó el Ayuntamiento en una nota. Las obras salieron a licitación por 191.605,04 euros, con un plazo de ejecución de dos meses.

El pliego recuerda que la localidad “ha sufrido el cierre de la central térmica y la pérdida de numerosos puestos de trabajo”, por lo que es necesario buscar “oportunidades para crear puestos de trabajo, ligados a la tierra y el desarrollo endógeno”, como puedan ser nuevas explotaciones ganaderas “en régimen intensivo, como el porcino”.

De esta forma, argumenta el consistorio, se pondrán en valor “las tierras de labor y la ganadería y la agricultura, transformando el cereal de la zona en pienso para alimentar la ganadería criada también en la zona”, indica el pliego.

Para ello, el consistorio dotará de agua desde la red municipal a las parcelas donde se ubicarán estas explotaciones, repartidas en seis lotes: cuatro de ellos para porcino de cebo o recría de reproductoras y dos para explotación de madres.

9.280 metros de tuberías


El suministro de agua al polígono ganadero será desde el depósito regulador denominado Miner 3, situado a una altitud de 735 metros. Con las actuaciones planteadas se creará una red de distribución de agua, desde la red municipal existente, de 9.280 metros de tuberías de diferente diámetro. El trazado de la red irá siempre fuera de fincas particulares, por caminos públicos.

Para el diseño se ha tenido en cuenta que el consumo de una explotación de madres con capacidad para 765 UGM (unidades de ganado mayor) es de unos 808 metros cúbicos de agua al día, y que para una explotación de cebo de unos 280 UGM hacen falta unos 20 metros cúbicos diarios.

El plazo de ejecución de las obras se ha fijado en dos meses a partir de la firma del contrato. La actuación será financiada con el Fondo de Inversiones de Teruel 2019.

Nudo Mudéjar

La licitación coincide en el tiempo con la tramitación del concurso del Nudo Mudéjar por el que el Instituto para la Transición Justa (ITJ) adjudicará el acceso a red de los primeros 1.202 megavatios (MW) liberados por la central térmica. Al proceso se han presentado 11 plicas, entre ellas la que comparten los grupos Ignis y Arcoiris, que propone dos granjas de madres y una granjaescuela en el plan de acompañamiento socioeconómico.

El alcalde de Andorra, Antonio Amador, aclaró a este diario cuando el pliego salió a licitación que el polígono ganadero está abierto a todo aquel promotor que tenga interés por instalar granjas, no solo los proyectos del Nudo Mudéjar.

El objetivo de esta actuación, dijo el regidor, es “aprovisionar agua, infraestructuras y servicios para convertir distintas partes del término municipal para crear industria ganadera”.

En este sentido, detalló Amador, “ya hicimos una modificación del Plan General de Ordenación Urbana porque, tal y como estaba diseñado el polígono y las normativas de distancias entre explotaciones, con tres granjas más se copaba el área ganadera y había gente de Andorra que estaba interesada en esa alternativa” laboral y económica.

Además, “conseguimos que Andorra saliese de las zonas vulnerables de nitratos”, lo que no es óbice, aclaró el regidor, para cumplir con las demás “restricciones del Inaga (Instituto Aragonés de Gestión Ambiental)”.

 

El redactor recomienda