Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Lara Dibildos rompe la hora en Calanda con la imagen de Buñuel presidiendo la plaza Lara Dibildos rompe la hora en Calanda con la imagen de Buñuel presidiendo la plaza
Calanda este Viernes Santo rompiendo la hora. Javier Gascó

Lara Dibildos rompe la hora en Calanda con la imagen de Buñuel presidiendo la plaza

Miles de personas se reencuentran con la tradición que no se ha podido hacer durante dos años por la pandemia

Tras dos años sin poder celebrarlo, se intuía que el de 2022 iba a ser un Viernes Santo muy especial en el municipio turolense de Calanda. Cuando el reloj ha marcado las 12 en punto, la localidad ha vuelto a vibrar como hacía tiempo gracias al estruendo producido por sus tambores y bombos, un año más, con el esperado acto de "romper la hora", el más emotivo de los últimos años.

Este año la actriz y presentadora Lara Dibildos ha sido la encargada de "romper la hora" bajo la mirada atenta y expectante de cientos de cofrades y aficionados que, luciendo la típica túnica morada, se han agolpado en la plaza de España.

Era el mismo lugar que permaneció desierto y silencioso durante este mismo día de los dos últimos años debido a pandemia y que hoy, por fin, ha estado abarrotado.

Dibildos ha llegado hasta el punto en el que se encontraba al emblemático bombo acompañada por el alcalde de la localidad, Alberto Herrero; el alcalde de Zaragoza y presidente del Partido Popular de Aragón, Jorge Azcón, y la representante de la Cofradía María Magdalena de Calanda, Conchita Vidal. El público mientras ha pedido silencio en la plaza. También ha asistido al acto la consejera de Presidencia de Aragón, Mayte Pérez.

Con las mazas ya en el aire, los segundos se han hecho eternos hasta que el reloj, por fin, ha marcado las 12.00. Emoción, lágrimas y, sobre todo, muchísimas ganas se han sentido en la plaza, que ha congregado a familias enteras y cofrades para comenzar a tocar al unísono con sus baquetas y mazas.

Al otro lado de la mancha morada, decenas de turistas han alzado sus teléfonos móviles para no perderse nada de la tradicional "rompida", que se ha resistido a abandonar la plaza dos horas después de su inicio.

Notablemente emocionado por recuperar este acto tras dos años tocando en los balcones debido a la pandemia, el alcalde ha asegurado momentos antes a los medios que estaba "muy contento" por poder vivir, por fin, su primera Semana Santa "real" como primer edil.

“En Calanda vivimos en torno al tambor, lo llevamos en el ADN -ha recordado-. Dos años sin poderlo hacer han sido muy largos", ha admitido Herrero, que ha destacado que este año están "batiendo récords de participación".

Un año en el que además los tamborileros han contado con la compañía de otro invitado muy especial tras la reciente inauguración de la escultura en honor a su vecino más ilustre, el cineasta Luis Buñuel, colocada en la misma plaza, a escasos metros de la que fue su casa familiar.

Se trata de una obra del artista Daniel Elena en la que aparece el director tocando el tambor y que se ha convertido en una de las protagonistas de la Semana Santa de Calanda.

Tampoco ha querido perderse el acto la consejera de Presidencia del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, para vivir "con emoción", el momento "mágico" de la Rompida de la Hora, "un momento de reencuentro, de compartir y de mucha ilusión y esperanza", ha admitido.

Pérez también ha recordado a aquellas personas que este año no han podido celebrar el acto, una tradición que se mantiene viva gracias a los tamborileros que la transmiten de generación en generación y que ha convertido a Aragón en un reclamo de primer nivel para el turismo nacional e internacional.

No en vano, las tamborradas que "rompen la hora" en la Semana Santa del Bajo Aragón fueron declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2018. Además, La Ruta de Tambor y Bombo, de la que forman parte nueve localidades bajoaragonesas, fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional e Internacional en 2014.

“Para entenderlo hay que vivirlo. Es indescriptible”, afirmaba un emocionado Raúl Campoy. El calandino de 42 años aseguraba que los vecinos lo han cogido “con más ganas que nunca”.

Por la plaza también paseaban turistas llegados de distintos puntos de España, y de otros países como Francia. Era el caso de Martine e Ybes, de Guérande, situada en la Bretaña Francesa: “Nos invitaron unos amigos a venir y no nos lo pensamos. Estamos muy sorprendidos con este espectáculo. No hay palabras”.

El atronador retoque de bombos y tambores, que regresan hoy a las calles dejando atrás las restricciones de la pandemia y que los calandinos reviven con emoción, no cesará hasta las 14 horas de este Sábado Santo, cuando tendrá lugar el homenaje a Mosén Vicente Allanegui y a todos los fallecidos de Calanda, con la interpretación de la ‘Marcha Palillera’.

Cuadrilla tocando a las 12 de la mañana. Javier Gascó

 

Lara Dibildos junto al alcalde de Calanda, Alberto Herrero. Javier Gascón

El redactor recomienda