Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Los expertos apuestan por aplicar una fiscalidad diferenciada en el medio rural que permita asentar población Los expertos apuestan por aplicar una fiscalidad diferenciada en el medio rural que permita asentar población
Un momento de la charla coloquio que se celebró ayer en el Teatro de Alcañiz

Los expertos apuestan por aplicar una fiscalidad diferenciada en el medio rural que permita asentar población

Alcañiz acoge una charla coloquio sobre la situación de los territorios despoblados
El doctor en Economía y coordinador del estudio Una fiscalidad diferenciada para el progreso de los territorios despoblados en España, José Antonio Herce, abogó ayer en Alcañiz por la puesta en marcha en nuestro país de una política fiscal diferenciada para los territorios despoblados. Una diferenciación fiscal para las regiones poco pobladas tendría un coste económico, según el experto, de 335 millones de euros al año (el 0,17% de la recaudación fiscal total), pero generaría un PIB de 267 millones de euros, además de 4.000 empleos y un retorno fiscal de 80 millones de euros directa e indirectamente.

A estas medidas, Herce añade otras como una rebaja de 10 puntos en las cotizaciones sociales a la Seguridad Social, que costarían 271 millones de euros al Estado, generando un PIB de 213 millones, 3.200 empleos y un retorno fiscal de 64 millones de euros. Estos datos los dio a conocer Herce durante la jornada Oportunidades para impulsar el desarrollo de nuestros pueblos, organizada por los Grupos de Acción Local (GAL) Omezyma y Agujama y el Ayuntamiento de Alcañiz, y en la que también participaron Vicente Pinilla, director de la Cátedra DPZ sobre Despoblación y Creatividad de la Universidad de Zaragoza, Mayte Pérez, consejera de Presidencia del Gobierno de Aragón y José Edo, presidente de Agujama y coordinador del proyecto de cooperación Desafío SSPA 2021: Teruel, Cuenca y Soria ante el reto demográfico y la despoblación.

En sus recomendaciones tras la realización del estudio, Herce propone la adopción de la expresión “Ultraperiferia Demográfica Española” como concepto  delimitador de la naturaleza del grave problema de la despoblación. Asimismo, plantea la necesidad de contemplar “lo antes posible la realización de estudios oficiales para la adecuada zonificación de la España despoblada’, además de “realizar estudios de las externalidades positivas de la ultraperiferia demográfica española, así como del coste de su paulatina desaparición”. También observa el coordinador del estudio la necesidad de “implicar a las instituciones competentes en nuestro país para la creación de una cultura de planificación territorial y de evaluación de políticas territoriales rigurosa y basada en datos y conocimiento”.

Periferia demográfica

Según Herce, la creación de una zona específica fiscalmente para la “ultraperiferia demográfica” no está amparada en la Constitución. También indica que una fiscalidad para el mundo rural despoblado sería considerada una “ayuda de estado” por la actual normativa europea, aunque podría ser autorizada, si el Estado lo solicitara.

En este sentido, para el experto, aunque el marco comunitario en el que se ubica una política de estímulos fiscales para los territorios despoblados es estrecho, puede ampliarse para dar luz a un enfoque más amplio. No en vano, “existen antecedentes en el plano jurídico y de la economía aplicada (al territorio) en otros países, y también en España, de otros marcos fiscales adaptables al caso de la despoblación.

Por su parte, Vicente Pinilla, director de la Cátedra DPZ sobre Despoblación y Creatividad de la Universidad de Zaragoza, señaló que España tiene ante sí varios retos hasta 2050, entre ellos favorecer un desarrollo territorial más equilibrado que permita que la población que lo desee pueda permanecer en las ciudades medias y pequeñas, así como en las áreas rurales; mejorar y aumentar las oportunidades económicas y laborales de los municipios de menor tamaño, aprovechando sus recursos endógenos y favoreciendo el desarrollo rural”, entre otras.

Durante su intervención, la consejera de Presidencia de Aragón, Mayte Pérez, enfatizó que “hay que sacar las potencialidades del medio rural, que son, según un informe del Banco de España, los recursos endógenos, es decir, las energías renovables, y debemos ser atrevidos y exigir que donde se genere la energía se debe valorizar”.

Digitalización


Además, “la digitalización es una oportunidad que permite teletrabajar en el medio rural y acercar el ocio a las personas”. Aún así, añadió que “recetas mágicas contra la despoblación no existen, pero llevamos dos años sin perder población en la provincia de Teruel”.  Durante la jornada el gerente de Omezyma, Joaquín Lorenzo, justificó la necesidad de organizar un coloquio debate sobre despoblación y nuevos retos. “Queremos explicar todos los programas que están surgiendo desde el Ministerio y desde el Gobierno de Aragón para poner sobre la mesa todas las posibilidades de desarrollo que tenemos en los pueblos en este momento”, enfatizó Lorenzo.

La intención, añadió, es “aclarar el tipo de ayudas y de programas que tenemos con el objetivo de luchar contra la despoblación”. No en vano, añadió, “observamos que hay programas que no llegan al pequeño empresario y a los pueblos pequeños, de ahí que hayamos organizado una jornada informativa para que los pequeños empresarios sepan de los programas que disponen y de cómo pueden beneficiarse de ellos”.

Todos, añadió, “empezarán a aplicarse a partir del año que viene”. Por su parte, el gerente de Agujama y coordinador de SSPA 2021, José Edo, indicó que “todo esto forma de un proyecto de cooperación Leader, que puede ayudar en la participación de la sociedad rural, como lo ha hecho durante muchos años”. Por su parte, la presidenta de Omezyma, Carmen Agud, deseó que “de una vez por todas con los programas europeos que se van a poner en marcha el impulso de apoyo a los pueblos sea verdadero”.

El redactor recomienda