Síguenos

409_1200x150-azafran.gif banner click 409 banner 409

420_comprar-en-teruel.gif banner click 420 banner 420

Los grupos Ignis y Arcoiris anuncian un proyecto socieconómico Los grupos Ignis y Arcoiris anuncian un proyecto socieconómico
La Ciudad de la Carne, complejo del Grupo Arcoiris en Valderrobres. Grupo Arcoiris

Los grupos Ignis y Arcoiris anuncian un proyecto socieconómico "potente" para el Nudo Mudéjar

Competirán por parte de los 1.202 MW con fotovoltaica en Andorra y Escatrón, granjas de cerdos y autoconsumo

Una planta fotovoltaica “innovadora” en Andorra y Escatrón (Zaragoza), con baterías de almacenamiento de última generación y  mecanismos de compensación síncrona, junto a un plan de acompañamiento con granjas de porcino en Andorra e instalaciones de autoconsumo en los 34 municipios del Nudo Mudéjar. Esta es la propuesta conjunta que han presentado los grupos Ignis y Arcoiris para intentar adjudicarse la evacuación a red de parte de los 1.202 megavatios (MW) renovables en liza en el marco del concurso del Instituto para la Transición Justa (ITJ).

La propuesta técnica de implantación de renovables engloba la creación de un complejo de paneles fotovoltaicos, baterías de almacenamiento de energía y sistemas de compensación síncrona que aportarán “flexibilidad, fiabilidad y estabilidad” a la instalación de generación, informa la compañía energética integrada Ignis en una nota de prensa que firma junto al Grupo Arcoiris.

Junto a Energías de Portugal, que concurre con el Grupo Térvalis, Ignis es uno de los dos ofertantes del sector energético que ha apostado por ir de la mano con empresas turolenses, pone en valor la compañía, que destaca que su proyecto socioeconómico es “muy potente con relación a su proyecto energético”, que a diferencia de los gigantes eléctricos no aspira al total de los 1.202 MW.

Plan de acompañamiento

El plan de acompañamiento “incluirá la creación de una granja escuela, orientada a la formación profesional en el sector porcino, y la construcción y puesta en funcionamiento de instalaciones innovadoras de cría y engorde de mediana capacidad” en Andorra “que contribuyan a la oferta formativa personalizada y de empleo de calidad en el sector”, destacan ambas compañías.

En aras de la sostenibilidad en la producción del ganado, añaden, trabajarán en la gestión de los residuos y la utilización eficiente de recursos hídricos y energéticos.   

Por otra parte, apuestan también por el desarrollo de las instalaciones de autoconsumo tanto para domicilios particulares como para empresas englobando a los 34 municipios afectados.

Por último, ofrecen formación en energías renovables (instalación, operación y mantenimiento) dirigida fundamentalmente a personas desempleadas, especialmente a mujeres, y se comprometen a priorizar la “compra de equipos y contratación de servicios locales y provinciales”.

Arcoiris “es un grupo cooperativo agroalimentario de larga trayectoria y reconocido prestigio en la provincia de Teruel”, destaca la nota de prensa. Cuenta con una plantilla directa de 580 empleados y es uno de los pilares económicos del territorio.

Por su parte, Ignis es una compañía energética integrada (activa en toda la cadena de valor, desde el desarrollo hasta la operación de activos y la prestación de servicios energéticos especializados) propietaria de la mayor planta fotovoltaica de Europa, en los términos de Samper de Calanda, Escatrón y Chiprana (Zaragoza).

La pugna está servida

La oferta de Ignis y Arcoiris es una de las 11 plicas que se han presentado al concurso. Entre ellas, están las ofertas de Forestalia; Endesa; Acciona y Falck Renewables; Copenhagen Infrastructure Partners (CIP); Energías de Portugal (EDP) y Térvalis; Naturgy; Iberdrola y Aurinka; Grupotec, Solaria Promoción y Desarrollo Fotovoltaico, y una empresa de reciente creación llamada Calanda Renovables SL.

Algunas de ellas han deslizado ya lo mollar de sus proyectos. Es el caso de Forestalia, que, dentro del “medio centenar de instalaciones eólicas, solares y de almacenamiento”, proyecta una central fotovoltaica de 50 MW que cedería a los ayuntamientos y cuya electricidad abastecería de forma gratuita durante 40 años a los edificios municipales y los hogares de los 36.000 vecinos que habitan los 34 municipios del ámbito del concurso.

Endesa también va fuerte. La propietaria de la térmica, que ahora desmonta generando picos de 200 empleos, no se conforma con instalar una planta de electrólisis para generar hidrógeno verde, sino que ha deslizado que quiere fabricar electrolizadores para otros. Esto aportaría un gran componente de I+D+i a su proyecto de acompañamiento y generaría más de 200 empleos, con una inversión cercana a los 50 millones de euros.

La eléctrica ha desarrollado un plan técnico con diez parques renovables concebidos en cinco proyectos híbridos de tecnología eólica y fotovoltaica para un total de 1.495 MW a implantar en Calanda, Alcorisa, Alcañiz, Híjar, Albalate del Arzobispo, Samper de Calanda, Andorra y Escatrón (Zaragoza). A este complejo renovable irá asociada una batería para almacenamiento de 87 MW de capacidad. También incluye una industria de seguidores solares y un centro logístico de aerogeneradores.

Fondo de inversiones CIP

Por su parte, el fondo de inversiones renovables Copenhaguen Infrastructure Partners (CIP) introduce en la puja un electrolizador de 500 MW para la generación de hidrógeno renovable. Junto a un hidroducto que lo transportaría hasta una nueva industria de amoniaco en Sagunto (Valencia) destinada a fertilizantes sostenibles, aportaría en fase de construcción 5.000 empleos.

El llamado Proyecto Catalina, que CIP promueve junto a Enagás, Naturgy, Fertiberia y Vestas, prevé la implantación de 1,7 gigavatios (GW) de potencia eólica y solar fotovoltaica en Andorra. A largo plazo, el proyecto en su conjunto alcanzaría los 5 GW de  eólica y fotovoltaica en Aragón que abastecerían un electrolizador de 2 GW, suficientes para cubrir el 30% de la demanda actual de hidrógeno en España.

En la evaluación de las plicas, los criterios asociados a la tecnología de generación otorgan hasta 20 puntos; los de impacto socioeconómico, hasta 55 puntos; los de madurez del proyecto, hasta 15 puntos; y la minimización del impacto ambiental un máximo de 10 puntos. El ITJ espera resolver en septiembre la adjudicación. Este mes se reúne ya la mesa de evaluación para abrir los primeros sobres.

El redactor recomienda