Síguenos

297_1200x150-trail-oliete.gif banner click 297 banner 297

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

Cabra de Mora y Alcaine, cara y cruz de la situación poblacional en el año 2020 en la provincia de Teruel Cabra de Mora y Alcaine, cara y cruz de la situación poblacional en el año 2020 en la provincia de Teruel
El turismo es la base del crecimiento de actividad económica y poblacional de la localidad de Cabra de Mora, en la Comarca de Gúdar-Javalambre

Cabra de Mora y Alcaine, cara y cruz de la situación poblacional en el año 2020 en la provincia de Teruel

La primera localidad tuvo la mayor ganancia porcentual, el 33,3%, y la segunda cayó un 14,2%
banner click 236 banner 236

Las localidades de Cabra de Mora y de Alcaine fueron en el año 2020 la cara y la cruz de la situación poblacional en el medio más rural de la provincia. Con la publicación de la revisión del padrón municipal y en términos porcentuales Cabra de Mora fue el municipio que mayor ganancia de población tuvo. Sumó 17 habitantes hasta los 68, lo que representa un 33,3%. Tenía 51. Por contra el municipio de Alcaine descendió un 14,2%. Pasó de 53 a 46 habitantes. Se da la circunstancia que ambos municipios, uno en la Comarca Cuencas Mineras y otro en Gúdar-Javalambre viven y aspiran, en cuanto a actividad, a vivir del turismo, además de ser segundas residencias.

El alcalde de Cabra de Mora, Samuel Monleón, manifestó que desde su municipio se había intentando ayudar a través del Ayuntamiento y de la asociación Pueblo Vivo a atraer nuevos pobladores buscándoles trabajo por la zona y vivienda en el municipio. “Lo que hemos hecho ha sido poner en contacto con los datos que teníamos a los nuevos pobladores con trabajos por la zona, que no falta, sobre todo para hombres, y viviendas que se pudieran alquilar”.

Además, añadió el primer edil de Cabra de Mora el Ayuntamiento ha mejorado las comunicaciones telemáticas para faciliter el teletrabajo. “Ahora llegan con Embou 30 megas y ha sido un éxito”, afirmó.

Samuel Monleón dijo que el número de vecinos que se incrementó en el último padrón municipal correspondiente a 2020 fue de 17 pero que podía haber sido 6 vecinos más. “Lo que pasó es por cuestión de médicos 6 personas se tuvieron que volver a Valencia”. No obstante expresó su confianza de que esta familia volverá a Cabra de Mora.

Entre los nuevos vecinos de Cabra de Mora que han elegido a esta pequeña localidad para vivir hay una pareja que han residido muchos años en Francia y que tienen un hotel rural con rutas a caballo, una familia de Chiva (Valencia) con un hijo que lleva el bar y  un vasco que gestiona el restaurante y el hostal.

Nuevos residentes y vecinos de Cabra de Mora: la familia de María Jesús García, que regenta el bar municipal 

La demanda de nuevos pobladores por Cabra de Mora ha hecho que escasee la vivienda, pero no el trabajo. En este punto, el alcalde de la localidad dijo que solo quedan 3 pisos particulares y que el trabajo no falta por la Comarca de Gúdar-Javalambre. “Trabajos para mujeres es más difícil, pero para hombres no falta por la zona”, aseguró Samuel Monleón.

El empresario hostelero vasco, Samuel Churruca, (Vitoria) con más de 25 años en el sector en Canarias y en Chile confesó que está encantado con Cabra de Mora, lugar donde le gustaría jubilarse.

Samuel Churruca señaló que su presencia en Cabra de Mora se debe a que tiene un hermano en Teruel y que en los viajes por la provincia le encantó la montañosa y boscosa localidad y cuando se enteró del concurso del Ayuntamiento para gestionar el hotel, restaurante y bar municipal se presentó y lo ganó. “Ahora llevo el restaurante y el hostal Posada de Cabra y trabajo únicamente por reservas. El bar lo lleva una familia de Valencia”.

Samuel Churruca apuntó que Cabra de Mora tiene muchas posibilidades turísticas y más  con la pandemia de la crisis sanitaria que ha provocado que la gente busque lugares poco masificados. “Lugares como Cabra de Mora lo buscan no solo los nacionales sino también los extranjeros. Además tiene cerca las pistas de esquí”, valoró.

Una de las nuevas familias que se han asentado en Cabra de Mora es la de María Jesús García Silvestre, que regenta el bar municipal junto a su marido. Tiene un hijo, que es el único que vive en Cabra de Mora.

María Jesús García reseñó que son de Chiva, Valencia, pero que con la crisis se fueron abajo sus negocios. “Entonces a mi marido, Alfredo, le salió un trabajo de portero en una fábrica donde un compañero le informó que en Cabra de Mora buscanban gente para el taller de empleo de jardinería de Alcalá de la Selva. A mí no me escogieron, pero a mi marido, sí. Así que nos venimos y yo trabajé con Santiago Churruca hasta que cogimos el bar. Con la vivienda nos ayudó el Ayuntamiento y la asociación Pueblo Vivo y la verdad es que estamos encantados con Cabra de Mora. No nos falta el trabajo y podemos vivir del bar. En verano nos dan las tantas trabajando y no tenemos intención de volver a Valencia. Aquí se disfruta de la calidad de vida que ofrece y es mucho más sano”, afirmó.

Samuel Churruca, nuevo poblador de Cabra de Mora, que gestiona el restaurante y el hostal de la localidad . ----------------------

Alcaine

Por contra, un ejemplo del lado negativo de los pequeños municipios de la provincia  con la disminución de la poblacción es Alcaine.  Esta pequeña localidad de la Comarca de Cuencas Mineras pasó de los 53 vecinos a 46 en el padrón municipal de 2020, que se acaba de publicar.

El alcalde de la localidad, Juan Ignacio Val, explicó que el descenso de la población se debió a la marcha de la familia que llevaba el albergue a Barcelona a dos o tres fallecidos y también a la marcha de una familia con hijos al divorciarse. Alcaine desde entonces no tiene niños.

Juan Ignacio Val apuntó que las posibilidades que tiene Alcaine se centran en el turismo, aparte de las segundas residencias y jubilados. “La actividad laboral es limitada al turismo. Es difícil que haya otras alternativas”, confesó

En esta línea de esperanza, el alcalde dijo que había una chica que está gestionando una empresa, “Aguas encantadas”, que vive entre Barcelona y Alcaine y que si sale bien sería muy bueno para revitalizar el municipio y  los de la zona, aparte que ella viviría en el pueblo.

Miriam Humanes, descediente de Alcaine cuya familia emigró a Barcelona, señaló que nunca ni siquiera de niña había perdido contacto con el pueblo en los veranos y al que le gustaría vivir con su proyecto de turismo deportivo, de naturaleza y cultural en una zona preciosa como es el Parque Cultural del Río Martín.  “Si el proyecto funciona cogería una excedencia para vivir en Alcaine”.

Miriam Humanes dijo que el objetivo es dar visibilidad al extraordinario y poco conocido patrimonio natural, histórico y cultural que albergan estos municipios y su territorio, entre ellos, las pinturas de los abrigos rupestres declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco y los diversos Centros de Interpretación existentes en varias localidades del Parque Cultural del Río Martín”.

Añadió que busca potenciar el desarrollo rural y luchar contra la despoblación, fomentando el uso de servicios de todo tipo disponibles en las localidades. “Al atraer a más visitantes se beneficiarán los establecimientos hosteleros, de restauración, taxis para desplazamientos, tiendas, etc. Además, de dar a conocer a los productores locales. En los bajos del Ayuntamiento de Alcaine, puse en marcha el verano pasado la Oficina de Turismo de Alcaine que estuvo abierta de junio a septiembre. Desde la oficina se facilita información turística del pueblo y del resto de municipios que forman parte del trekking. Estará abierta en periodos vacacionales, semana santa, puentes que pueda desplazarme desde Barcelona”.

El Trekking/Trail de Miriam Humanes es un nuevo desafío  que recorre el tramo del sendero GR 262 Río Martín en sus 86 km. Se descubren 9 poblaciones y que son: Las Parras de Martín, Martín del Río, Montalbán, Peñarroyas, Obón, Alcaine, Oliete, Ariño y Albalate del Arzobispo. Los 86 kilómetros están programados en 8 etapas y cuentan con un desnivel positivo acumulado de 1.985 metros. El recorrido se puede realizar por tramos o en diferentes periodos hasta completarlo.

Al finalizar los 86 KM se obtiene el “Diploma Finisher” y la “camiseta técnica oficial Finisher, expuso Miriam Humanes.

El redactor recomienda