Síguenos
Daniel Brito García-Mascaraque, presidente de la Asociación de Truficultores de Teruel: “Teruel debe tener una marca propia para su trufa por tradición, producción y calidad Daniel Brito García-Mascaraque, presidente de la Asociación de Truficultores de Teruel: “Teruel debe tener una marca propia para su trufa por tradición, producción y calidad
Daniel Brito es el nuevo presidente de Atruter, la Asociación de Truficultores

Daniel Brito García-Mascaraque, presidente de la Asociación de Truficultores de Teruel: “Teruel debe tener una marca propia para su trufa por tradición, producción y calidad"

“Teruel tiene cosas que no se venden, como el clima o el cielo, debemos quitarnos el complejo de inferioridad”
Cruz Aguilar

Daniel Brito García-Mascaraque es el nuevo presidente de Atruter, la Asociación de Truficultores y Recolectores de Trufa de Teruel, un cargo que asume después de formar parte durante tres años como vocal en la junta directiva. Nacido en Utrillas y maestro de profesión, conoció el mundo de la trufa de la mano de su mujer, Simona Doñate, y lleva desde 2014 dedicándose profesionalmente al sector.

-¿Cuál es el primer objetivo que se ha marcado como presidente de la Asociación de Truficultores de Teruel?

-Sobre todo aumentar el prestigio que tiene ya la trufa de Teruel y abrir el mercado nacional. Siempre pensamos que tenemos que ir fuera, pero mucha gente en España no conoce la trufa, incluso en Aragón es desconocida.

-Y a medio plazo, ¿hacia dónde tiene previsto dirigir la agrupación?

-A medio plazo aún no nos hemos fijado metas porque la nueva junta acaba de llegar, pero en principio seguiremos con la línea que teníamos, con los matices que conlleva la renovación de un 75% de la junta anterior. 

-La Asociación cuenta con más de 400 asociados, ¿son la mayoría de los truficultores y empresas truferas que hay en Teruel o quedan muchos posibles socios por captar?

-Tenemos un potencial muy grande en ese aspecto, hay muchísima gente que no es socia y tenemos que hacer algo por atraer a esas personas. 

-¿Qué ventajas tiene para un trufero o truficultor pertenecer a Atruter?

-Estamos realizando varios cursos, por ejemplo del 1 de octubre empezamos un curso de adiestramiento de perros. Como curiosidad decir que las 20 plazas que ofertamos se cubrieron en 48 horas, de hecho ya tenemos casi la mitad de otro grupo cubierto. También estamos ahora perfilando otros cursos, pero todavía no hay fecha fijada para su realización. 

-¿Hay una gran necesidad de formación en el sector?

-Sí, porque hay muchos nuevos truficultores que aún no conocen bien su producto, cuanto mayor conocimiento haya del producto mejor será para el productor y para el consumidor.

-El cultivo de la trufa es tan reciente que apenas hay investigaciones, ¿cree que se deberían impulsar los trabajos científicos sobre el sector?

-Hay cultivos como el olivo, la vid o el cereal, que llevan miles de años y aún quedan cosas por aprender, pues nosotros que llevamos entre 30 y 40 estamos, por decirlo de alguna manera, en pañales. Se han pedido algunos proyectos que estamos pendientes de que nos aprueben o no, son proyectos con diferentes entidades, intentamos hacer una combinación entre lo científico y lo empírico para poder llegar a una meta.

-Están trabajando para la creación de una IGP, ¿en qué momento se encuentran?

-Acabamos de llegar y estamos trabajando porque creemos que, por historia, por producción, por tradición y por calidad la trufa de Teruel se merece tener una marca, pero no podemos avanzar aún nada al respecto.

-Huesca ha anunciado la creación de otra marca para la trufa, Trufa de Aragón, ¿es compatible con la marca Trufa de Teruel?

-Sí, porque cada uno al final barre para su casa.

-Pero en esa marca Trufa de Aragón se presupone que la provincia de Teruel, que forma parte de Aragón, está dentro

-Sí, pero no se ha llegado a un acuerdo y nosotros tenemos los medios, la producción y el clima.  Ellos quieren tirar por ahí y, si luchan por algo en lo que creen que les corresponde, adelante.

-¿Por qué cree usted que la Trufa de Teruel debe tener una marca específica?

-Porque llevamos 35 años cultivando trufa, antes íbamos nosotros a aprender truficultura a Francia y ahora vienen de allí a aprender aquí. En Teruel empezamos la truficultura de toda España, creo que hemos hecho mucho enseñando truficultura a las demás regiones, hemos hecho mucho por Aragón sobre todo. Por eso y por historia, por calidad, por tradición y por saber hacer, porque tenemos todo el ciclo,  desde la plantita hasta la exportación, todo el proceso, creo que cae de cajón.

-Una tarea pendiente es contar con puntos de venta en comercios de la provincia y de la capital durante la temporada trufera, ¿habrá alguna novedad esta campaña al respecto?

-En principio no tenemos nada cerrado en este sentido pero seguiremos trabajando en la promoción del producto. Para que una persona venda algo primero tiene que conocerlo, porque si no no se atreve a venderlo..

-La trufa contó en su momento con ayudas para impulsar su cultivo. Ahora hay subvenciones en otras provincias pero no en Teruel, ¿cree que hay que luchar por recuperarlas o que, por el contrario, es un cultivo rentable por si mismo y habría que impulsar al sector pero desde otros águlos?

-Las ayudas siempre son buenas y una ayuda muestra implicación por parte de las entidades. El producto es rentable porque, si no, no viviríamos de ello, pero también hay que hacer una gran inversión. El que asocia trufa a dinero tiene que saber que durante ocho años tienes que hacer muchas inversiones y no recoges nada. Las ayudas siempre son buenas, estamos abiertos a cualquier tipo de apoyo.

-Siempre ha habido cierta polémica, y en el último año se acentuó, sobre la poca transparencia sobre los precios de la trufa, ¿llegará el día que contemos con una lonja pública que los marque?

-Ya hay algún mercado que hace públicos los precios de la trufa y nosotros desde la Asociación cada semana fijamos un precio que es orientativo, pero la trufa es un producto cuyo precio varía por semanas y también cambian las trufas, no vale lo mismo una extra que otra que tiene un defecto.

-Pero esos precios públicos de los que habla están dirigidos al mayorista, yo me refería a que el consumidor pudiera saber en qué rango se mueven los precios a la hora de comprar una trufa, porque muchas veces no compran por miedo a sentirse engañados.

-Es difícil porque el precio final lo fija el que la va a vender al detalle y nosotros solo podemos poner un precio orientativo para mayoristas, porque además es un producto muy cambiante, en un día puede subir o bajar 100 euros el precio por kilo.

-De trufa siempre ha habido más demanda que oferta, ¿qué aprendieron los truferos de la situación que se vivió con la hostelería, que es su principal cliente, cerrada a nivel mundial?

-Aprendimos que somos unos afortunados porque a pesar de cómo estaba todo, las trufas nos las compraban. Otros productos que no se pudieron vender pero nosotros, fuese al precio que fuese, vendíamos las trufas. Yo personalmente estoy contento porque recogerla durante toda la semana y luego no venderla es un problema.

-¿Considera que hay que mirar más hacia el mercado interior por si esta situación se repite?

-Creo que sí, siempre he pensado que tienes que ir de dentro hacia fuera, no puedes pretender ir a Japón si en Sevilla no te conocen. hay muchos sitios muy cercanos que no lo conocen, incluso de la provincia y esa es nuestra labor, que la gente la conozca, que la pruebe y que les llame la atención.

-Pero hablamos de un producto que se conoce casi más en Japón que en Sevilla

-Sí, desde luego, pero yo creo que es también un poco porque los españoles y, sobre todo, los turolenses, tenemos un gran complejo de inferioridad, no nos creemos lo que tenemos y no apostamos por ello. Ese pensamiento nos lo tenemos que quitar porque tenemos recursos que no tiene nadie, pocas provincias pueden juntar tantas cosas singulares que, además, no se pueden comprar. Tenemos un clima idóneo para la trufa, con un terreno idóneo, y eso no lo puedes comprar, no te lo puedes llevar a otro sitio. ¿Por qué tenemos tanta producción trufera? porque  nuestro clima es así. Lo mismo pasa con el cielo, con las estrellas o con los dinosaurios, no te puedes llevar ese cielo limpio o los yacimientos paleontológicos a otra parte. 

-Pronto se incrementarán considerablemente las hectáreas de regadío al entrar en servicio el regadío de Sarrión, ¿qué supondrá?

-No sabemos cómo va a responder el mercado, porque el mundo de los negocios es muy cambiante, pero sí sabemos que la producción será más estable porque no dependeremos tanto del tiempo al asegurar el agua en el cultivo.

El redactor recomienda