Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

El enólogo Manuel Roldán vendimiará este año los viñedos que cultiva en Camarena, a 1.500 metros de altura El enólogo Manuel Roldán vendimiará este año los viñedos que cultiva en Camarena, a 1.500 metros de altura
Manuel Roldán, a las puertas de su viñedo

El enólogo Manuel Roldán vendimiará este año los viñedos que cultiva en Camarena, a 1.500 metros de altura

El vino resultante será convenientemente embotellado

El joven ingeniero agrónomo y enólogo Manuel Roldán Mínguez está cultivando y plantado viñas a 1.500 metros de altitud en Camarena de la Sierra. Empezó a plantar viñas en campos familiares en  2016 y este año obtendrá la primera pequeña cosecha de vino que embotellará. Manuel Roldán señala las dificultades que tiene cultivar el viñedo a 1.500 metros de altitud  pero también destaca las cualidades que posee la vid de aroma, sabor y grado. Practica una agricultura denominada orgánica, regeneracionista.

Manuel Roldán Mínguez, que nació y se formó en Cataluña pero sin olvidar nunca el municipio originario de su familia al que frecuentaba, Camarena de la Sierra, apostó por plantar viñedo en 2016 en campos familiares. Previamente como ingeniero agrónomo y enólogo que es hizo un detallado estudio técnico en 2013. “La primera viña la planté con garnacha blanca en una antigua viña de su tío abuelo y que ha puesto su nombre en su honor, La Viña del Tío Fructuoso”. La finca tiene 3.500 metros cuadrados y está vallada para que no entren los animales, sobre todo, los corzos.

En la presente campaña de vendimia, Manuel Roldán Mínguez, recogerá la primera cosecha de vid para hacer vino blanco, que embotellará en una bodega de Rubielos de Mora.

Tras la primera finca de La Viña del Tío Fructuoso, Manuel Roldán, ha ido y está plantado de viñedo otros campos familiares y también trabaja otra finca arrendada en Riodeva, que está a 1.050 metros de altitud  y que fue un viñedo histórico de más de 130 años. También trabaja en La Yesa, Valencia y junto a Abejuela, más viñedos que están entre los 900 y los 1.000 metros de altitud.

En Camarena de la Sierra, que posiblemente se cultive el viñedo de mayor altitud de Europa continental, Manuel Roldán en su 1,5 hectáreas tiene plantadas las variedades de garnacha blanca, merseguera y tempranillo blanco. En el viñedo histórico de Riodeva las variedades plantadas son bobal, garnacha tinta, garnacha blanca y camera.

Manuel Roldán reseñó que en la recuperación y cultivo en altura del viñedo en Camarena de la Sierra los principales problemas que tiene son los climatológicos y la fauna. Tanto es así que ha tenido que vallar todas las fincas de viñedos y “pese a ello aún saltan los corzos”. En cuanto a la climatología lo más peligroso del cultivo de la vid a 1.500 metros de altitud son las heladas primaverales y las heladas de otoño, así como el pedrisco en verano. “Cuesta mucho pero para mí el fracaso sería no intentarlo”, confesó.

Cultivo de la vid

En esta línea de defensa del cultivo de la vid a tanta altitud entre los 1.400 y 1.500 en Camarena de la Sierra y más de 1.000 metros en Riodeva, el joven ingeniero agrícola apuntó el cambio climático que se está produciendo que obliga a nuevas estrategias, porque los viñedos que están en cotas más bajas repercute en la acidez, aroma y un grado  alcohólico excesivo. “En cambio los vinos en altura son más finos de acidez, tienen mayor riqueza aromática y con grados alcohólicos entre los 11 y los 12,5. La alta montaña produce unos vinos blancos finos”.

Tras 5 años de la primera plantación de viñedo en Camarena de la Sierra, el joven Manuel Roldán recogerá la primera cosecha, unos 200 kilogramos de garnacha blanca cuyo vino elaborará y embotellará en la bodega de Jesús Romero en Rubielos de Mora.

“El primer vino embotellado saldrá a la venta en diciembre. Quiero embotellar unas 900 botellas y el precio será de 14 euros la botella más el IVA. El nombre comercial será “Tocando el cielo de Bodega Javalambre, Viticultura de Alta Montaña”.

Añadió que la venta del primer vino embotellado de “Tocando  el cielo” va a ser directa y que ya tiene contactos con restaurantes de la comarca y también de Valencia. “El grado del vino que va a tener es de 11,5”.

De cara al futuro, el enólogo Manuel Roldán espera tener bodega en Camarena de la Sierra y que sea  rentable. Hasta la fecha todas las inversiones que ha realizado han sido con los ahorros y no ha contado con subvención alguna, que espera tener cuando haga la bodega propia en Camarena de la Sierra. “Quiero apostar por el territorio y la provincia de Teruel tiene un gran   potencial gastronómico con lo que el vino propio cultivado en altura encaja muy bien”, aseguró.

Añadió que las perspectivas son buenas y que va a seguir con las plantaciones de viñedo en altura con el objetivo de alcanzar entre las 15.000 y las 20.000 botellas de vino. “Para ello quiero acceder al viñedo histórico pero no quedan en la Comarca de Gúdar-Javalambre”, lamentó.

En este punto, Manuel Roldán Mínguez recordó la política de prima a los agricultores por el  arranque de viñedos, que afectó  en la provincia de Teruel a zonas muy vitivinícolas y frías como la ribera del Jiloca.

La vendimia en altura en Camarena de la Sierra comenzará en dos semanas.

El redactor recomienda