Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Escucha recorre doce kilómetros para disfrutar del otoño y la riqueza minera Escucha recorre doce kilómetros para disfrutar del otoño y la riqueza minera
Participantes en la ruta senderista de Escucha

Escucha recorre doce kilómetros para disfrutar del otoño y la riqueza minera

La ruta pasó por las antiguas heridas que quedan de la explotación del carbón
banner click 236 banner 236

Escucha llevó a cabo el pasado sábado una andada circular, de doce kilómetros de recorrido, con el objetivo de recorrer y conocer una parte de su patrimonio minero industrial. Fue una marcha de otoño atípica ya que el arbolado y las hojas que suelen acompañar las andadas en esta estación, afloraban en las laderas, en la conocida como Formación Escucha, en forma de lignitos, los restos carboníferos a que dio lugar la abundante vegetación del Cretácico Inferior.

En el inicio de la marcha se llegó al denominado Valle de las cenizas, un depósito estimado en 15 millones de metros cúbicos de materiales de desecho de la quema de carbón en la Central Térmica entre 1970 y 2012, que cubrió la antigua fuente de la Torrecilla y cuyas cenizas se aprovecharon, en parte, para la elaboración de cementos; este depósito ocupa 8 ha de monte comunal que adquirió, en su tiempo, UTSA (Unión Térmica S.A.).

Desde este punto, a la altura de las instalaciones de Fertinagro, se descendió a la localidad vecina de Utrillas para llegar a la Barriada Obrera del Sur donde se realizó un avituallamiento. Se reemprendió la marcha con un ascenso y vuelta al punto de salida siguiendo el camino de Los desmontes, un itinerario que muestra las antiguas heridas en la tierra que dejó la explotación de los carbones a cielo abierto, iniciada en 1992 por la empresa Minas y Ferrocarriles de Utrillas, tras cerrar el pozo Pilar (que llegó a ocupar a 1400 trabajadores), y que selló definitivamente en 2002.

Extracción de mineral

La zona atraviesa los espacios restaurados tras la extracción del mineral, que sumó cerca de 50.000 toneladas de lignitos y que tenían nombres, según las distintas demarcaciones, como Los alemanes, El murciélago o El Moral. En el recorrido pudieron apreciarse las balsas que encauzan las aguas de las vertientes, la restauración con plantas y arbolado, así como la erosión en forma de grades surcos, desprendimientos y pérdida de tierra vegetal, que se está produciendo en la actualidad. En el recorrido se atravesó a su vez el paraje conocido como el Horcajo, lugar donde se ubicó Magdalena, la primera mina de carbón lignito documentada en la localidad y que data de 1843.

Tras esta actividad, la Asociación Patrimonio Minero de Escucha y el Ayuntamiento comienzan organizar la inminente conmemoración de Santa Bárbara, la patrona de los mineros, que rinde homenaje a trabajadores, a la mujer y en la que sobresale la tradicional Procesión de los candiles con las típicas luminarias a base de carburo.

El redactor recomienda