Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La restauración de las grisallas de Mirambel despierta gran interés La restauración de las grisallas de Mirambel despierta gran interés
La imagen corresponde a la visita realizada a la zona de las celdas del Convento de las Agustinas de Mirambel. S.S.

La restauración de las grisallas de Mirambel despierta gran interés

Los trabajos de la segunda fase se van a centrar en recuperar las decoraciones pictóricas al temple de la celda de castigo y el pasillo
Cruz Aguilar

Las pinturas de grisalla que hay en el Convento de las Monjas Agustinas de Mirambel despertaron un gran interés durante la visita guiada que se ofreció para mostrar los avances en la restauración. La actividad realizada, coincidiendo con el Día Europeo del Patrimonio, se enmarca en un ciclo de visitas con el que la Comarca del Maestrazgo pretende dar a conocer su patrimonio entre vecinos y visitantes.

Todos los recorridos, que se prolongarán hasta el mes de noviembre, han sido organizados a través del proyecto de Europa Creativa, Artech, del que la Comarca del Maestrazgo forma parte como socia.

Encarna Ripollés, responsable de la empresa Albarium, que se está ocupando de los trabajos, explicó el proceso que van a seguir durante los próximos tres meses, en los que está previsto recuperar los trazos que a finales del siglo XVI o principios del XVII se crearon para narrar la historia de Cristo en las paredes del pasillo y las celdas.

La actuación que se inició la semana pasada se va a centrar en la celda de castigo y en el pasillo y aún quedaría pendiente una tercera fase para acometer las decoraciones que hay, según se ha constatado mediante catas, en algunas de las doce celdas de las monjas.

Un momento del recorrido guiado por el convento de Mirambel. S.S.

Esta intervención de Albarium se suma a la que realizó la Fundación Santa María de Albarracín y que dejó a la vista del público varias escenas religiosas y decoraciones arquitectónicas en la celda de la madre superiora. Ahora es el turno de la celda de castigo, donde las catas dejan entrever que se trata de escenas del calvario, según indicó Encarna Ripollés. La responsable de la empresa indicó que llevan una semana trabajando pero que todavía no han sacado pinturas porque han actuado únicamente en el zócalo gris, para cuya construcción se utilizó ceniza, algo habitual para evitar las humedades porque actúa como hidrofugante, según explicó.

Entre los misterios que quedan por desvelar de las pinturas que poblaban el convento de las Agustinas está una frase o palabra en latín que hay en el friso, está escrita con letras latinas en mayúsculas y se podrá leer durante el proceso de restauración.

Las grisallas fueron realizadas sobre el muro con pigmentos naturales utilizando un aglutinante para fijar esa pintura en polvo

que podría ser agua de cal, pero los análisis químicos realizados por los restauradores de la Fundación Santa María de Albarracín durante la primera fase de la restauración no resultaron concluyentes y ahora la empresa que se está ocupando de la segunda fase los realizará de nuevo sobre los restos pictóricos que saquen a La Luz.

El redactor recomienda