Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Pozales llenos para solicitar que el agua vuelva a correr por la acequia del Diablo de Olba Pozales llenos para solicitar que el agua vuelva a correr por la acequia del Diablo de Olba
Los participantes en la convocatoria realizada por la Comunidad de Regantes El Mijares y la Asociación Mijares Vivo posan junto al puente del Cantal, donde llenaron los cubos de agua

Pozales llenos para solicitar que el agua vuelva a correr por la acequia del Diablo de Olba

200 personas se concentran en el puente del Cantal convocadas por los regantes y Mijares Vivo

Cerca de 200 personas se concentraron este domingo junto al puente del Cantal de Olba convocadas por la Comunidad de Regantes El Mijares y la Asociación Mijares Vivo y respaldadas por el Ayuntamiento de la localidad para regar con cubos las huertas cercanas y mostrar de esta manera su oposición al cierre de la compuerta de la acequia del Diablo llevada a cabo por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) hace ocho meses, que ha dejado sin suministro a varios barrios.

Ambas entidades reiteraron su intención de iniciar un procedimiento contencioso administrativo si el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) no responde en el plazo previsto al recurso de alzada contra la orden emitida el pasado 26 de noviembre que declaró extinguido, por transcurso del plazo de la concesión, el derecho al aprovechamiento de aguas superficiales a derivar del río Mijares en la central hidroeléctrica de Albentosa-Los Toranes, cuyo titular era Iberdrola Generación, y ordenó la demolición de las instalaciones.

En la práctica supuso que desde ese día dejó de correr agua por las acequias de los barrios altos de Olba -Los Giles, Las Ventas, La Verdeja, La Fonseca y las casas Mirko, Bolea, Palacio y Sardina, entre otras-, dado que recibía el agua del canal después de que el azud del que se alimentaba se derrumbara por causas naturales hace 20 años.

El presidente de la Asociación Mijares Vivo, José Manuel González, consideró un “anacronismo y una aberración” destruir la presa y solicitó que una empresa pública se haga cargo de las concesiones de las hidroeléctricas caducadas.

Trasiego de cubos en la cuneta de la carretera que une la Venta del Aire con Olba

Desde la misma asociación, Blanca Beltrán apuntó que la demolición “es más una decisión política que funcional”, en la que no se han tenido en cuenta todas las consecuencias que acarrea. En este sentido, señaló que la posibilidad de contar con una acequia en la puerta de casa también atrae población al medio rural.

El presidente del Jurado de la Comunidad de Regantes El Mijares y miembro de la Asociación Mijares Vivo, Fernando Garrido, indicó que prescindir de la acequia conlleva que se sequen las huertas de un centenar de propietarios e incrementa el riesgo de incendios en una zona que el mapa forestal de Aragón considera un punto negro o de máxima peligrosidad. Sobre este asunto, indicó que el agua de la misma ha servido para extinguir muchos conatos.

Por estos motivos, destacó que ambas entidades “continuarán la batalla hasta el final”. El siguiente paso será la apertura en septiembre de un procedimiento contencioso administrativo contra la decisión ministerial de demoler la presa si el Miteco no responde en seis meses al recurso de alzada, que se cumplen en septiembre, porque el silencio administrativo supone en la práctica su denegación.

Así lo explicó también desde la Asociación Mijares Vivo Javier Marín, quien dijo que la concesión de la central hidroeléctrica debería volver a licitarse o pasar a ser de titularidad pública. Hasta el momento, han conseguido recaudar 5.000 euros para iniciar el procedimiento.

Los alcaldes de Olba y de Albentosa, Federico Martín y Yolanda Salvador, apoyaron la concentración y fueron quienes primero llenaron los cubos de agua.

Martín destacó que esta expresión ciudadana -que estuvo amenizada por la ronda Asti Queda Ixo!- era una muestra de que “si se pierde la acequia, se pierden parte de las oportunidades del territorio”. En su opinión, esta infraestructura “integrada en el entorno” sirve para la prevención de incendios como punto de captación de agua, la producción de energía renovable y el riego de fincas.

Salvador indicó que la demolición de la presa y la supresión de acequias “afecta a toda la comarca” y que mantenerlas es beneficioso para sumar población.

El redactor recomienda