Síguenos

297_1200x150-trail-oliete.gif banner click 297 banner 297

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

Un litigio histórico: Albarracín y Cuenca siguen sin llegar  a un acuerdo sobre el límite provincial Un litigio histórico: Albarracín y Cuenca siguen sin llegar  a un acuerdo sobre el límite provincial
Aprovechamientos forestales -maderables- extraídos recientemente de la zona en litigio entre las provincias de Teruel y Cuenca

Un litigio histórico: Albarracín y Cuenca siguen sin llegar a un acuerdo sobre el límite provincial

Han acercado posturas con respecto a la zona del Valtablao, pero no sobre el monte El Entredicho
banner click 236 banner 236
Cruz Aguilar

La ciudad de Albarracín y la de Cuenca han llegado a un acuerdo de mínimos sobre dónde parte el límite provincial en la zona de Valtablao, pero continúan sin consensuar por dónde va la línea divisoria con respecto al Monte número 12, denominado El Entredicho que, como ya desvela su nombre, arrastra un litigio histórico entre las dos ciudades por una superficie que ronda las 2.000 hectáreas.

La ciudad de Cuenca, que es junto con otras localidades conquenses la propietaria de los terrenos limítrofes, plantea que sea  el río Tajo el que trace la línea del mapa, mientras que desde Albarracín defienden que la delimitación administrativa tiene que coincidir “con los límites del monte de utilidad pública” del que son titulares, que es el número 12, denominado Entredicho, según explica el alcalde de Albarracín, Michel Villalta.

El aprovechamiento de este monte siempre lo ha realizado Ciudad y Comunidad –figura que es la propietaria de numerosas hectáreas de la Sierra de Albarracín y que está formada por Albarracín, por un lado, y por los 23 municipios que componen la serranía por otro–. Los aprovechamientos han sido micológicos, madereros, apícolas, de pastos, cultivos, caza y, hasta hace algunos años, resineros, según enumeró el alcalde de Albarracín.

Durante los últimos meses los técnicos de ambas instituciones de Cuenca y Teruel se reunieron en la zona cero del conflicto y, tutelados por el Instituto Geográfico Nacional, buscaron posibles acuerdos sobre los límites, aunque finalmente solo acercaron posturas en los mojones correspondientes a la zona del Valtablao. Finalmente hace aproximadamente un mes “se formalizó el acuerdo a través de una reunión entre todas las partes por videoconferencia”, especificó Michel Villalta. En ella hubo representantes de Cuenca, Albarracín, la Junta de Comunidades, la administración de la comunidad autónoma de Aragón y el Instituto Geográfico Nacional (IGN).

El presidente de la Comunidad de Albarracín, Benito Lacasa, concretó que los dirigentes de ambos territorios “nunca se han puesto de acuerdo con esa divisoria” y añadió que se trata de “un litigio histórico” que “sigue estancado”. En este mismo sentido se pronunció el alcalde de Albarracín, quien aseguró que se trata de un problema “endémico y enquistado”.

Villalta ve poco probable llegar a un acuerdo porque “son posturas irreconciliables que se arrastran desde el pasado”, argumentó, para confirmar que “cualquier cesión que hiciera Ciudad y Comunidad sería mal vista”, dijo. Por otro lado, planteó que el hecho de que lleven siglos explotando los recursos muestra que desde Cuenca “asumen que la titularidad es nuestra”.

La zona sobre la que hay división de opiniones es el tramo alto del Tajo, para el que Cuenca plantea que sea el propio cauce el que marque los límites provinciales y de Comunidad Autónoma, mientras que desde la Comunidad de Albarracín y la ciudad del mismo nombre aseguran que el curso es de ellos y el límite provincial está más allá.

El alcalde de Cuenca

El alcalde de Cuenca, Darío Dolz, en declaraciones recogidas por el periódico Voces de Cuenca, apuntó que llegar a un acuerdo es muy difícil “porque ellos se mantienen firmes en el perímetro del monte y nosotros en el cauce del río Tajo, y alguien a instancias superiores deberá tomar la decisión de cara a futuro. Debe acudir incluso a Consejo de Ministros porque incide en el límite de dos comunidades”

Una prueba de que el desencuentro viene de lejos es que en esa zona los mojones que hay colocados son provisionales, lo que demuestra que ya en sus orígenes hubo discrepancias.

Si no se llega a un acuerdo y desde Cuenca presionan para zanjar el asunto de una vez por todas tendrá que ser la Administración General del Estado –al tratarse de un límite entre Comunidades Autónomas– la que intente tutelar para que consensúen una decisión y, de no lograrlo, que sean sus técnicos los que diriman.

El redactor recomienda