Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

196_1200x150-valentina.gif banner click 196 banner 196

Arcatur presenta ‘Los castillos turolenses de la Mitra Zaragozana’ Arcatur presenta ‘Los castillos turolenses de la Mitra Zaragozana’
Imagen de la presentación, en Cutanda, de la última obra de Arcatur, ‘Los castillos turolenses de la Mitra Zaragoza’

Arcatur presenta ‘Los castillos turolenses de la Mitra Zaragozana’

La obra reseña dieciséis fortalezas históricas de la actual provincia de Teruel

La localidad de Cutanda fue escenario este fin de semana de la presentación de Los castillos turolenses de la Mitra de Zaragoza, última obra publicada por la Asociación para la Recuperación de los Castillos Turolenses (Arcatur) que cuenta con la colaboración de autores como Javier Ibáñez, José Casabona, Juan Pina Lucindo, Rubén Sáez y Manuel Siurana.

La obra gira en torno a la Mitra Caesaraugustana, que durante la Edad Media constituyó un amplio señoría que se extendió por grandes extensiones de lo que hoy es la provincia de Teruel, distribuidas por las cuencas de los ríos Martín y Matarraña, así como las sierras del sureste.

Así, en el libro aparecen reseñadas fortificaciones como la de Albalate del Arzobispo, Arcos (Albalate), Ariño, Andorra, Mazaleón, Torre del Compte, Valderrobres, Beceite, Fuentespalda, Miravete de la Sierra, Jorcas, Linares de Mora, Puertomingalvo, Castelvispal, Cutanda o Camarena de la Sierra.

La mayor parte de este señorío se obtuvo por donación real, para su defensa y repoblación. En este contexto, los castillos constituyen una estructura esencial para asegurar la protección del territorio. En un primer momento, se reutilizaron diversas fortalezas andalusíes (Jorcas o Camarena son dos ejemplos), que fueron sustituidas, décadas después, por nuevos edificios, como los castillos de Puertomingalvo y Linares (de los años 20 del siglo XIII).

A partir del siglo XIV, se registró un importante cambio de tendencia, con la creación de las grandes fortalezas de función residencial y corte palacial. Su construcción se prolongó durante los siglos XV y XVI, erigiéndose algunos de los mejores ejemplos de castillos-palacio de la provincia, como los de Albalate del Arzobispo y Valderrobres. Este proceso de monumentalización también afectó a otros castillos, como los de Cutanda, Andorra, Mazaleón o Miravete de la Sierra.

En algunos pueblos de la Mitra, los principales ejemplos de arquitectura fortificada que han subsistido se corresponden con recintos amurallados (Beceite, Torre del Compte), y en otros, los restos conservados son escasos (Castelvispal), no han sido identificados (Santuario de Arcos, en Albalate) o, pese a subsistir estructuras monumentales, la información documental disponible es insuficiente (Fuentespalda).

Además de los apartados dedicados al estudio de estas fortalezas, en la publicación se incluyen un capítulo dedicado al armamento de los castillos de la Mitra y otro a las fuentes documentales conservadas en el Museo Diocesano de Zaragoza. Por último, se incorpora un extenso anexo documental, que incluye la excepcional visita de 1532, en la que se describen detalladamente los castillos del señorío y su estado de conservación.

Esta presentación se enmarcó dentro del ciclo Cultura e Historia en el Pancrudo, organizado por la Fundación San Roque (Ayuntamiento de Calamocha) en colaboración con la Asociación Batalla de Cutanda. La publicación ha sido financiada por la Diputación Provincial de Teruel, dentro del proyecto Interreg Europe RFC Recapture the Fortress Cities, y por la Dirección General de Turismo de Gobierno de Aragón. Durante la presentación del libro, el sábado, también se realizó una jornada informativa sobre el proyecto Interreg Europe RFC Recapture the Fortress Cities (RFC). El proyecto RFC tiene como objetivo principal desarrollar estrategias para restaurar, mantener y favorecer el desarrollo sostenible de los enclaves fortificados, para generar nuevas formas de aprovechamiento del patrimonio militar y devolver las fortalezas a la vida. Durante la sesión informativa se proporcionó una visión de conjunto del proyecto, así como de los hitos ya alcanzados y las tareas en las que se están trabajando actualmente.

El redactor recomienda