Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

196_1200x150-valentina.gif banner click 196 banner 196

De la valentía de Ana Álvarez-Errecalde a la ironía de Xavier Ferrer, todo en Teruel Punto Photo De la valentía de Ana Álvarez-Errecalde a la ironía de Xavier Ferrer, todo en Teruel Punto Photo
El trabajo ‘Oremus’, de Xavier Ferrer, se expondrá durante el festival de fotografía en el Claustro del Obispado de San Pedro

De la valentía de Ana Álvarez-Errecalde a la ironía de Xavier Ferrer, todo en Teruel Punto Photo

La Sociedad Fotográfica Turolense presenta una nueva edición del festival que arranca este viernes y se prolongará durante todo el mes de agosto

La fotografía valiente y esclarecedora de Ana Álvarez-Errecalde, el poder fotodocumental de Xavier Ferrer, la reivindicación de la prometedora Laura Gallego, la fusión entre fotografía y otras disciplinas de Pedro Zarzoso, Alba Mozas y Claudi López o la visión de los artistas de la Sociedad Fotográfica Turolense protagonizará, desde este viernes y durante todo el mes de agosto, la decimocuarta edición del Festival Internacional Teruel Punto Photo, “una de las referencias culturales del verano en la capital” según apuntó ayer la alcaldesa turolense, Enma Buj, durante la presentación de la cita.

El certamen, que cuenta con 12.000 euros de presupuesto aportados por el Ayuntamiento y la Diputación Provincial de Teruel, ofrecerá gratuitamente al público siete exposiciones de fotografía, cuatro de ellas en espacios cerrados -Museo de Teruel, Logia del edificio, Claustro del Obispado y Espacio Luvitien- y tres al aire libre -dos en la Glorieta y otra en la escalera de la Plaza de los Amantes- y dos cursos de perfeccionamiento, acerca de las técnicas del retrato y del uso del flash externo.

Temáticamente Teruel Punto Photo dedicará su edición previa al 15º aniversario al lema Renacer, un concepto que todos los artistas invitados al festival trabajan a lo largo de su obra desde diferentes ópticas y sensibilidades. “Renacer es algo a lo que nos hemos visto obligados a aprender después de lo que estamos pasando”, explicó ayer Leo Tena, director del festival. “La pandemia nos ha hecho darnos cuenta de lo miserable e ínfima que puede ser la vida, nos hemos vuelto más fuertes y más sensibles y queremos renacer, volver a lo que teníamos antes e incluso mejorarlo”.

La exposición de Ana Álvarez-Errecalde ocupará el Museo Provincial de Teruel

El cartel de Teruel Punto Photo 21 lo abre la argentina Ana Álvarez-Errecalde, artista comprometida, provocadora y sincera que ha sufrido una y mil veces la censura de revistas y redes sociales y la incomprensión de una parte de la crítica y el público -al mismo tiempo que el entusiasmado apoyo de otra- por fotografiar escenas de la vida cotidiana de extraordinaria belleza a las que, por alguna razón, la sociedad prefiere darles la espalda.

A lo largo de su trayectoria, la argentina afincada en Barcelona ha demostrado una especial sensibilidad para hablar a través de sus fotografías y de su experiencia íntima y personal, de la maternidad, el cuerpo femenino, la vida, la muerte o los cuidados a personas dependientes, que son prácticamente diferentes facetas de una misma cosa.

Su exposición Morir y Renacer que acogerá el Museo Provincial de Teruel en el contexto de Teruel Punto Photo reúne imágenes de varios de sus proyectos, los más especiales, conocidos y también, en algunos casos, polémicos. Es el caso de El nacimiento de mi hija, una serie de autorretratos en el momento de parir que la propia autora explicó en su día que no tenía previsto hacer públicos, pero que al ver el resultado se dio cuenta de lo importante que era hacerlo. Las imágenes destruyen el mito de la maternidad aséptica y funcional alentada por el esquema patriarcal del hombre que espera fumando en la sala de espera a que salga la enfermera a informarle. Pese a que los individuos de nuestra especie llevan cerca de 300.000 años llegando a la vida del mismo modo, las imágenes de una madre ensangrentada, sonriendo junto a su bebé al que todavía le une el cordón umbilical y restos de la placenta, son trasgresoras porque pocas veces se han mostrado en la fotografía, el cine, la televisión o el arte. “Las personas creemos lo que vemos”, asegura.

La muestra en Teruel también incluye fotografías de la serie CARE, Cuidar importa, un multipremiado proyecto sobre casi veinte historias, entre ellas la suya, en la que denuncia la precariedad, la soledad y el tabú al que se enfrentan las personas con discapacidad física o mental severa y sus cuidadores, así como Duelo, el último trabajo de Ana Álvarez-Errecalde inspirado por Neuquén, su hijo mayor fallecido hace ahora un año. Leo Tena explicó ayer que “Ana sabe transmitir la vida con una crudeza y al mismo tiempo una delicadeza espectaculares. Siempre pensamos en la vida como un proceso de continuo aprendizaje pero la realidad es que hay un momento en el que termina. Y ella no tiene miedo de hablarnos de eso”.

La exposición de Álvarez-Errecalde permanecerá abierta en el Museo de Teruel más allá de la finalización de Teruel Punto Photo, en concreto hasta el 26 de septiembre.

Además el valenciano Xavier Ferrer expondrá Oremus en el Claustro del Obispado, una colección de fotografías “que tienen que ver con la religión, especialmente con la católica, porque no hay que olvidar que el concepto del renacimiento está presente en todas las religiones”, según Tena.

Fotografía de Mamen Pérez-Luis que se expondrá dentro de la colectiva de la SFT.

Oremus es un proyecto realizado entre 1988 y 2002 por un fotógrafo que cuenta con tres décadas de trayectoria a sus espaldas. Especializado en el documentalismo y el fotorreportaje, la serie es producto de numerosos viajes en los que captura instantes que tienen que ver con la religiosidad en sus manifestaciones públicas y sociales, con una visión no exenta de una gran ironía.

En uno de los dos cubos que se instalarán en la Glorieta de Teruel, la Sociedad Fotográfica Turolense expondrá Convertido, “que narra la historia de una chica y su transición hacia chico”, explica Tena. “Creo que es una bonita forma de renacer. A veces lo que dicta la sociedad no es lo natural y alguien tiene que luchar para escapar de un cuerpo que no reconoce como el suyo”.

En el otro cubo de la Glorieta estará situada parte de la exposición colectiva de los fotógrafos de la Sociedad Fotográfica Turolense. Habitualmente esa muestra se expone en la Logia del Museo, “pero en esta ocasión son tantos los fotógrafos participantes que sus trabajos no cabían en el mismo espacio”. Así, las imágenes de los 27 fotógrafos participantes en la exposición Renacer se mostrarán en ambos lugares, la Glorieta y la Logia, con una interpretación subjetiva de cada uno de ellos de ese concepto que da título al festival de este año, y que es reflexionado por cada autor de muy diferentes modos, algunos de ellos realmente originales y sugerentes.

Además el Espacio Luvitién expondrá el trabajo de tres artistas que funden la fotografía y otras disciplinas relacionadas con las Bellas Artes, como Claudi López y los turolenses Alba Mozas y Pedro Zarzoso, en una instalación titulada La piel de lo analógico. Esta muestra también excederá en plazo al resto del festival, siendo visitable hasta el 30 de septiembre.

Y la escalera de la Plaza de Los Amantes que el pasado año se convirtió en espacio público para la exhibición de Los Amantes, fotografía creada por Leo Tena, acogerá una nueva fotografía del autor turolense, titulada Los Aman-tres.
 

Visión del concepto ‘Renacer’ que aportará Clara GG en Teruel Punto Photo


Además Teruel Punto Photo organizará dos cursos dirigidos a personas con conocimientos e inquietudes fotográficas, que servirán para inaugurar extraoficialmente el nuevo local de la Sociedad Fotográfica Turolense, en el colegio de San Nicolás de Bari. El primero de ellos estará dedicado al uso del flash externo como fuente adicional de iluminación , y correrá a cargo del profesor Miguel Ángel Muñoz, mientras que Jon Hernández, otro referente en la enseñanza de la fotografía impartirá el curso de Retrato. En ambos casos la inscripción está limitada a catorce alumnos, y las plazas deben reservarse a través de exposft@gmail.com.

Diego Piñeiro, diputado provincial de Cultura y delegado del Museo de Teruel, destacó el hecho de que la Sociedad Fotográfica Turolense haya logrado mantener su festival anual durante catorce ediciones, y destacó la calidad de la exposición de la argentina Ana Álvarez-Errecalde, que acogerá el Museo dentro de una línea en la que la institución trabaja a menudo, “dado que es una extraordinaria forma de arte y de representar nuestra realidad”.

Por su parte desde el Ayuntamiento de Teruel manifestaron, tanto su alcadesa Enma Buj como el concejal de Cultura Carlos Méndez, su compromiso de seguir apoyando económicamente a una de las citas anuales de referencia para la capital, pese a que a lo largo de los años el presupuesto de Teruel Punto Photo se ha visto reducido “de los 45.000 euros el primer año hasta los 12.000 euros actuales”, 9.000 procedentes del Ayuntamiento y 3.000 de la Diputación, según afirmó Leo Tena. “En aquellos años se presupuestaban muchas ayudas y subvenciones sin ingresos suficientes, y de aquellos lodos vinieron estos barros”, matizó Buj. “Mi compromiso en el Ayuntamiento es que eso no vuelva a ocurrir y no caigamos en presupuestos irreales. Pero también es verdad que ahora tenemos una situación cada vez más saneada y es verdad que se pueden ir haciendo esfuerzos cada vez más grandes”, pensando sobre todo en el que Teruel Punto Photo cumplirá su 15º aniversario.

Exposiciones

- Ana Álvarez-Errecalde

Morir y renacer, Museo de Teruel

- Colectiva de la SFT

Renacer I. Logia del Museo de Teruel

- Colectiva de la SFT

Renacer II. Glorieta

- Xavier Ferrer

Oremus. Claustro del Obispado

-L aura Gallego

Convertido. Glorieta

- Alba Mozas, Claudi López, Pedro Zarzoso

La piel de lo analógico. Espacio Luvitien

- Leo Tena

Los Aman-tres. Escalera de Plaza Amantes

 

El Museo de Teruel y la Logia estarán abiertos de martes a viernes de 10 a 14 horas y de 16 a 21 horas (la Logia hasta las 19 horas), sábados y domingos de 10 a 14 horas, y festivos de 10 a 14 horas y de 16 a 19 horas. La exposición del Luvitien puede visitarse miércoles y jueves desde las 18 horas hasta cierre, y viernes y sábado desde las 17 horas hasta el cierre. Por último, el Claustro del Obispado está abierto de lunes a sábado de 10 a 14 horas y de 17 a 19 horas.

El redactor recomienda