Síguenos
El Jam On Festival más multitudinario devuelve la alegría a la noche turolense El Jam On Festival más multitudinario devuelve la alegría a la noche turolense
El público llenó el espacio reservado para disfrutar de los conciertos, respetando en general las normas sanitarias para minimizar el riesgo de contagio. A G. / Bykofoto

El Jam On Festival más multitudinario devuelve la alegría a la noche turolense

T-Music retomará también la organización del Concierto de la Leche con Luciopercas en diciembre

La capital turolense pudo vivir este fin de semana no una, sino dos de esas noche memorables de las de antes, sin perderle la cara a las medidas de seguridad que por desgracia siguen siendo preceptivas, quién sabe hasta cuando, pero retomando el pulso de la música en directo y de la diversión sin filtros ni profilaxis.

Tras un año de paréntesis la asociación T-Music, junto a 16 bandas de música de Terue,l organizaron la quinta edición del Jam On Festival. Aunque diferentes motivos impidieron que finalmente actuaran Les Morenillas el viernes, o que Ade Laredo cantara junto a Luciopercas el sábado, fue la edición más multitudinaria en cuento a participación. “Hasta ahora habían tocado doce bandas como máximo, y quisimos ampliar el festival a dos días para que entraran cuantas más mejor”, explica Julio Zapater, presidente de T-Music, organizadora del festival junto con el Ayuntamiento. “Además con la prolongación del horario de ocio no tuvimos que ir a contrarreloj, con 20 minutos de tiempo por banda, y en lugar de terminar a la 1.00 pudimos alargarnos hasta un poco más de las 2.00 horas”.

Centauros, una de las bandas que actuaron durante el sábado. A.G. / Bykofoto

En cualquier caso, Zapater asegura que probablemente el formato de doble jornada se mantendrá para futuras ediciones, ya que permite promocionar el talento musical turolense en mayor medida al entrar más grupos, prolonga el espectáculo para el público y además permite diversificarlo, de forma que, como ocurrió este fin de semana, “un día se ofrezcan músicas más relacionadas con el folk y otro más rockeras”.

En total, actuaron durante la primera sesión del viernes Lugh, Enamora Tesla, Celia y Covi, Rocío Ro, Carolina Ferrer, Ases del Jiloca y Gipitanos. El sábado comparecieron Oldies, Centauros, Garrampa, Fal_Tones, Visitantes, Luciopercas, Abismo y EFFE.

Por parte del público, Julio Zapater también hizo ayer un balance excelente del festival. No solo porque se notaba que los turolenses tenían muchas ganas de música en directo, llenando la Glorieta el viernes y el sábado, sino “porque mantuvieron un comportamiento ejemplar”.

Las versiones de rock de Oldies abrieron la segunda sesión del Jam On Fest. A.G.

Según Zapater, “en ningún momento hubo que recordar las medidas de seguridad, el uso de mascarillas o nada parecido. Con independencia de que en algún momento pudiera haber mucha gente en la barra, en general durante los dos conciertos el público tuvo un comportamiento excelente, divirtiéndose y demostrando una gran responsabilidad en todo momento. Ha sido de 10 para el público”.

Precisamente motivado por la pandemia, se optó que el grueso del público viera el concierto en sillas y mesas como si se tratara de una terraza, en grupos de diez personas como máximo de convivientes habituales. Más allá de la pandemia, Zapater también opina que ese formato “fue un éxito”, porque mucha gente de todas las edades “pudo acudir allí, tomar algo con los amigos y pasar una estupenda noche”.

Los debutantes Garrampa compartieron escenario con lo mejor del rock turolense

Una carpa

Otra de las novedades fue que todos los conciertos se desarrollaron bajo una carpa alquilada por el Ayuntamiento de Teruel. Era una vieja reivindicación de T-Music, para evitar que la lluvia interrumpiera el espectáculo como sucedió en la segunda edición del Jam On Fest, o lo cancelara definitivamente como ocurrió en la cuarta. Según Zapater “el ensayo ha sido más que satisfactorio, porque incluso aunque no llueva la carpa da una cobertura al escenario que viene bien en cualquier actuación musical o teatral”.

Concierto de la Leche

Entre los planes a corto plazo de T-Music figura retomar el Concierto de la Leche, un concierto que organiza con Luciopercas anualmente en beneficio del Banco de Alimentos de Teruel, y que también tuvo que ser suspendido el pasado año. Pero, a no ser que la situación sanitaria o cualquier otra circunstancia negativa obligara a su aplazamiento, el objetivo es retomar la cita de nuevo a finales de año.

Abismo, otra de las formaciones que actuaron ante el público de la Glorieta.A.G.

Y en cuento al resto de proyectos o ideas que maneja T-Music, asociación sin ánimo de lucro que reúne a profesionales y aficionados a la música y a otras disciplinas artísticas de la capital turolense, su presidente Julio Zapater, menciona un proyecto que “había comenzado a tratarse con el Ayuntamiento” sobre una serie de conciertos acústicos en primavera y verano, durante los fines de semana, “en lugares como la plaza del Torico, San Juan, Las Cuatro Esquinas e incluso La Zona”, pero que la pandemia dejó en dique seco y que quizá se pueda retomar pensando en el próximo.

Julio Zapater también ofreció el apoyo de T-Music a otras iniciativas culturales que parten del sector privado, como el Festival Ilustrado, cuya tercera edición se celebró en 2019 con un gran número de actuaciones musicales y artísticas, entre otras del diseñador Javier Mariscal. “Reunió a gente muy importante y apenas tuvo reconocimiento, y en un lugar como Teruel, donde existe una Escuela de Arte y se estudia Bellas Artes debería tener más apoyo. Por parte de T-Music estamos dispuestos a colaborar de la manera que sea”, afirmó Julio Zapater.

El redactor recomienda