Síguenos
Guada Caulín adapta ‘Rondando cuervos’, de EFFE, a la lengua de signos Guada Caulín adapta ‘Rondando cuervos’, de EFFE, a la lengua de signos
Uno de los ‘frames’ del videoclip de EFFE, con Guada Caulín y, sobreimpresionado, Fabián Navarrete

Guada Caulín adapta ‘Rondando cuervos’, de EFFE, a la lengua de signos

La banda turolense publica en su canal de Youtube un nuevo videoclip de su tema musical

De por sí ya es una canción peculiar en el repertorio de EFFE -el propio Fabián Navarrete admite que es la “rareza” del tercer disco, Ni realidad ni quimera-, mucho más lenta, menos roquera y muy obsesiva, con un obstinato agobiante y una armonia atípica en la que la tensión antecede al reposo. El último videoclip publicado por la banda turolense EFFE en su canal oficial de Youtube (efferock) aún hace más especial Rondando Cuervos, ya que Guada Caulín traduce el tema a la lengua de signos que adquiere una especial relevancia y significado. No se trata de una mera traducción simultanea únicamente concebida para que los sordos puedan disfrutar de los versos de Navarrete, sino que la interpretación del poema por Caulín se convierte en una suerte de danza que le proporciona nuevo significado y estética, incluso para quien no comprende esta lengua.

Rondando Cuervos forma parte del tercer disco de la banda integrada por Fabián Navarrete, Rubén Fernández, Borja Lacruz, Diego Soriano y Gustavo Ramos. Cuenta con la colaboración de Poncho K, cantante de rock sevillano que canta alguna de las estrofas del tema y Navarrete, cantante de EFFE, reconoce que es el verso suelto del disco. “Soy un poco maniático y me gusta que cada disco tenga algo atípico, algo diferente. Y Cuervos rondando es la rareza de Ni realidad ni quimera.

Guada Caulín, por su parte, es profesora de lengua de signos, y actualmente da clase en el grado Superior de Mediación Comunicativa que se cursa en el Francés de Aranda. Además es fotógrafa y, a partir de la realización de varios trabajos para promocionar su imagen, entró en contacto con el grupo.

Poesía visual

“Desde la primera vez que escuché Cuervos rondando me atrapó por lo visual que es”, explica Caulín. Traducir la poesía o la letra de las canciones a la lengua de signos es extremadamente complejo más allá de hacer una traducción objetiva del contenido del texto. “Pero hay poemas cuya naturaleza hace que sean muy visuales, que estén especialmente indicados para contarse en esta lengua”. Tanto se obsesionó Caulín con el tema que propuso a EFFE hacer un videoclip en lengua de signos, concebido primero como un material de apoyo para sus clases, aunque dado el resultado final la banda decidió colgarlo en su canal de Youtube oficial.

Cuervos rondando no se limita a ser una traducción convencional en la que a través de una pequeña ventanita se traduce el significado de lo que se escucha, sino que la interpretación de Guada Caulín suma un nuevo canal a través del cual el poema se expresa con mayor intensidad que a través únicamente del oído.

Guada Caulín es profesora e intérprete de la lengua de signos para sordos

Como explica Caulín, lo significativo de la lengua de signos es que utiliza el espacio físico para comunicarse. “Dentro de ella hay varios parámetros como la expresión facial, la corporal, la vocalización o no, el uso del espacio y de los clasificadores”, unos elementos que hacen referencia a gestos que no son abstracciones de un significado o palabra en particular, sino que describen e interpretan ese significado. “Por ejemplo”, aclara Caulín, “cuando la canción habla de cuervos que rondan, hago un movimiento giratorio alrededor de la cabeza, que imita ese movimiento que harían los pájaros”. Cuando Caulín dice que es un poema muy visual se refiere a que está lleno de elementos poéticos que se pueden recrear a través de la gestualidad, y no quedarse en la mera traslación a otro idioma palabra por palabra. Por usar una metáfora, la lengua de signos permite dibujar el poema en el aire, “de forma que hay partes, como el estribillo, que pueden llegar a entenderse incluso sin conocer la lengua de signos”.

Otra cosa, evidentemente, son las melodías o las armonías. Es imposible traducirlas a una lengua gestual, pero eso no significa que la letra se desvincule por completo de su contenido musical. La velocidad, la candencia y todo lo que es capaz de expresar la sección rítmica de un grupo se traslada gracias a la expresión facial y corporal, con el movimiento, de forma que además de percibir esa musicalidad que tiene el poema -aunque de un modo diferente a cómo se hace a través del oído- es posible percibir si la canción es una balada, un tema melódico, “o de algo más agresivo como el rock o el rap, por ejemplo, que sería dificilísimo de hacer en lengua de signos por la velocidad que lleva”.

Para Fabián Navarrete el resultado del experimento ha sido “estupendo”, no solo porque estética y artísticamente el videoclip es redondo -pese a que fue grabado con medios caseros por Gauda Caulín y David Esteban- sino por lo que contribuye a la visibilización de la lengua de signos. “Ya hicimos hace tiempo un videoclip sobre un vídeo sobre la Educación Especial”, en colaboración con el Colegio Gloria Fuertes de Andorra, “y todo lo que tenga que ver con la música inclusiva nos interesa”.

Además no existen demasiados vídeos como el de Cuervos rondando, en el que la lengua de signos adquiere tanto protagonismo en la producción. “En España uno de los grandes referentes en este sentido es María Rozalén y Beatriz Romero, que hacen un espectáculo conjunto en directo que va más allá de la simple traducción”, y aunque no son ni las primeras ni las únicas, quizá su concepto sea ahora mismo el más interesante en cuanto a que la lengua de signos forme parte del montaje y no sea un simple apoyo. “Sin embargo eso es algo que suele hacerse en los directos, no tanto a través de videoclips”, matiza Caulín.

El audiovisual está grabado en el despoblado de El Campo, en el término municipal de Villel. “Es uno de mis lugares favoritos y creo que era muy oportuno para hacer esto, por la sensación de decadencia que me transmite el lugar y la canción”. Al contar con una sola cámara se grabaron varias tomas desde diferentes ángulos, con el handicap de tener que hacerlo manteniendo la coherencia de la traducción, para evitar después errores de raccord al mezclar las secuencias, pero sin que ello supusiera encorsetar la interpretación ni restarle frescura y expresividad. Después, las imágenes que mezclaron con otras de algunos de los miembros de EFFE, que sin embargo permanecen en un segundo plano dándole todo el protagonismo al poema en movimiento interpretado por Guada Caulín.

El redactor recomienda